Firmas

¿Se ha retrasado la resolución de la impugnación del nombramiento de Berberoff hasta que Sieira estuviera jubilado?

¿Se ha retrasado la resolución de la impugnación del nombramiento de Berberoff hasta que Sieira estuviera jubilado?
A la izquierda Dimitri Berberoff, cuyo nombramiento ha sido impugnado por un magistrado de la Audiencia Nacional, Jesús Calderón, que considera que tiene más curriculum y méritos que él, y José Manuel Sieira, cuya jubilación anticipada ha privado a Maurandi de uno de los grandes apoyos para que la decisión sobre el futuro de Berberoff sea tomada por el Pleno de la Sala.
26/2/2020 02:49
|
Actualizado: 12/4/2021 10:55
|

Esta es la duda que flota en el ambiente entre muchos de los miembros de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, donde está por decidir el futuro de Dimitry Berberoff, cuyo nombramiento como magistrado de esa Sala fue impugnado por el magistrado de la Audiencia Nacional, Jesús María Calderón González. 

Y tiene que dirimirse bien a través de la Sección Sexta, o Sección del artículo 638 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, compuesta por los presidentes de las Secciones Segunda, Tercera, Cuarta y Quinta y presidida por el magistrado presidente de la Sala, Luis María Díez-Picazo Giménez. 

O bien mediante la convocatoria del Pleno de la Sala, para lo que el ponente del asunto, Nicolás Maurandi, presidente de la Sección Segunda –a la que también pertenece Berberoff–, precisa conseguir la mitad más una de las firmas de los magistrados que componen la Sala.

Porque Díez-Picazo, que tiene el poder de convocar el Pleno, no está por la labor de hacerlo. 

La Sección Sexta es la que conoce de los recursos interpuestos contra los acuerdos del Pleno del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ); el nombramiento de Berberoff es uno de ellos. Díez-Picazo, durante su mandato, ha evitado, en estos casos, la intervención del Peno.

Maurandi cree que la cosa es demasiado grave como para dejarla en manos de los cinco componentes de la Sección Sexta. 

Muy en línea con lo que siempre ha pensado –y ha aplicado– el anterior presidente de la Sala (2010-2015), José Manuel Sieira Míguez, quien, hasta su jubilación, el 15 de diciembre pasado, había formado parte de la Sección Sexta, como presidente de la Sección Quinta.

Sieira Míguez ha sido uno de los magistrados con más «auctoritas» de la Sala Tercera.

En febrero de 2011 avocó al Pleno los nombramientos impugnados de Isabel Perelló, José Antonio Montero Fernández, Clara Martínez de Careaga y de Carlos Lesmes, actual presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo.

Durante dos días sus miembros estuvieron debatiendo la legalidad de sus nombramientos por el CGPJ, y los dieron por buenos, finalmente.

Calderón, actualmente presidente de la Sección Segunda de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional, interpuso su recurso ante la Sala el 22 de enero de 2019.

Por lo delicado del caso, la Sala suele tardar una media de 6 a 9 meses en resolver este tipo de recursos.

No ha sido así en este.

La cosa ya ha cumplido un año y todavía queda lo suyo.

A ello ha contribuido, según ha podido saber Confilegal, a peticiones de pruebas que eran innecesarias y a comunicaciones tardías entre CGPJ y Supremo.

De haberse cumplido los plazos normales máximos –aproximados–, de 9 meses, la Sección Sexta habría debatido el caso el pasado mes de octubre o, como muy tarde, principios de noviembre, antes de que Sieira se hubiera jubilado.

Maurandi habría encontrado un fuerte aliado en él; un hombre persuasivo, convincente y muy eficaz en el debate cuerpo a cuerpo, para llevar el caso al Pleno, con el acuerdo de la mayoría de la Sección.

O para convencer a la mitad más uno de los miembros de la Sala para que apoyaran la avocación al Pleno.

Es evidente que el retraso de la causa ha privado a Maurandi de su mejor aliado. Y ha beneficiado a Berberoff, quien fue aupado a ese puesto con el apoyo personal de Lesmes.

El paso del tiempo se ha convertido en una ventaja competitiva para asegurar su puesto en el Supremo.

El magistrado fue elegido en el Pleno del CGPJ del 24 de julio de 2018.

Han pasado 19 meses.

Por su juventud –tiene 50 años– y su dinamismo, y porque no cae mal, el asunto se ha convertido en un incordio entre algunos compañeros, que reniegan del debate plenario por miedo a que se produzca otra división como la del «hipotecazo».

Para Maurandi, un hombre de fuerte convicciones morales e ideológicas, es, además, un gran dolor de cabeza, porque conoce de primera mano a Berberoff, ya que ha formado parte de su Sección Segunda, hasta comienzos de este año. Ahora ha sido asignado a la Sección Primera, de Admisión.

Maurandi no ve otra forma diferente a la del Pleno para que la Sala diga la última palabra sobre este pleito.

Sin duda alguna, con Sieira la cosa habría sido distinta.

Otras Columnas por Carlos Berbell:
Últimas Firmas
  • Opinión | «La Gran Exclusiva», la entrevista que sacudió los cimientos de la monarquía británica
    Opinión | «La Gran Exclusiva», la entrevista que sacudió los cimientos de la monarquía británica
  • Opinión | La IBA moderniza sus directrices sobre conflictos de intereses en el arbitraje internacional
    Opinión | La IBA moderniza sus directrices sobre conflictos de intereses en el arbitraje internacional
  • Opinión | La víctima del delito como «parte acusadora» en el proceso penal
    Opinión | La víctima del delito como «parte acusadora» en el proceso penal
  • Opinión | 40 años de «habeas corpus» en España (y III): los falsos mitos
    Opinión | 40 años de «habeas corpus» en España (y III): los falsos mitos
  • Opinión | Mejorar el servicio público de justicia: lograrlo entre todos, también gracias a la procura
    Opinión | Mejorar el servicio público de justicia: lograrlo entre todos, también gracias a la procura