PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

In Memoriam de Cristina Toro Ariza, fiscal antidroga

Cristina Toro falleció el pasado 25 de marzo a consecuencia del COVID-19; Santiago Milans del Bosch, socio director del despacho Milans del Bosch Abogados y compañero de la carrera fiscal –en excedencia– de Toro, es el autor de este perfil "In Memoriam" de una mujer que era muy querida y muy apreciada entre los suyos.
|

Querida Cristina…

La verdad, no sé cómo empezar tu nota necrológica y hacerlo con la jovialidad permanente de tu carácter, y sin el formalismo que reservabas para los juicios y actos solemnes de la profesión.

Nos conocimos en 1987, cuando sacamos las oposiciones -entonces eran dos, “separadas”- para ingreso en las carreras judicial y fiscal.

Y desde entonces hemos coincidido en las “dos escuelas”, en el viejo edificio de la Complutense, con sus clases y “sus salidas” con los compañeros que venían de fuera, en las prácticas en los mismos juzgados y en la Fiscalía de Madrid, en el acto de la jura, antes de tomar posesión del primer destino, ante la Sala de Gobierno de la antigua Audiencia Territorial de Barcelona, y en actos de ocio y divertimento.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Los normales de una amistad in crescendo que desde entonces hemos ido cultivando y que venía auspiciada por la que tenían nuestros respectivos preparadores (Anselmo Sánchez-Tembleque y mi querido José Antonio Jiménez-Alfaro, que en paz descanse).

Estuviste destinada en la Fiscalía de Sevilla. Estabas encantada.

De vuelta a Madrid, aquí coincidimos hasta que pediste destino en la Fiscalía antidroga.

Siempre recordaré cuando fui a visitarte en el nuevo edificio de la Audiencia Nacional de la calle Génova cómo me mostrabas orgullosa los reconocimientos y detalles que tenías por tu profesionalidad y, en particular, por tu lucha contra el crimen organizado del tráfico de estupefacientes.

PUBLICIDAD

Pero tú eras más que una buena profesional.

Has sido, por tu forma de ser, parte esencial en todos los eventos de despedida u homenaje a compañeros (el último por la jubilación de tu preparador) y actos conmemorativos de los diversos aniversarios de nuestra promoción de fiscales, la XXXII.

Y con la “excusa” de formar parte de la comisión organizadora de las bodas de plata estuvimos viéndonos con mucha frecuencia y esto hizo afianzar mucho más la amistad entre los cuatro que utilizamos el grupo de Whatshapp para quedar a nuestras comidas con mucha periodicidad.

PUBLICIDAD

En la foto del perfil estás en el medio, como conexión entre los demás.

Y siempre estarás ahí: alegre, positiva, siempre de buen humor, detallista y educada con todos, responsable y valiente.

PUBLICIDAD

Pudiste con todas las mafias y carteles de la droga.

Pero este maldito coronavirus, al que no se ve, se te ha llevado en muy pocos días.

No nos podríamos creer la noticia de tu muerte. Nos ha dejado a todos “en shock”, totalmente apenados.

PUBLICIDAD

Llorando.

Ni siquiera nadie ha podido velarte.

Desde el Cielo sabrás cuando acabará todo esto y cuándo se levantará el confinamiento para poderle dar un abrazo a José Miguel y a vuestros hijos.

También desde el Cielo les infundirás esa forma de vivir irradiando felicidad que siempre tenías y que tenemos grabada en nuestros corazones.

Cristina, querida Cristina, con nuestra oraciones y dolor: un millón de gracias por todo lo que nos has dado.

Descansa en Paz.