PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Los juicios telemáticos, una alternativa a la distancia social que se reclama en la desescalada del Covid-19

En el juicio telemático celebrado ayer lunes se dirimía una sanción urbanística que interpuso el Ayuntamiento de Santander a un establecimiento de hostelería de la zona.
| | Actualizado: 12/05/2020 0:21

En menos de media hora ha quedado resuelto el primer juicio telemático celebrado en nuestro país. Un asunto contencioso de una supuesta infracción urbanística realizada por un restaurante de Santander. Al final, el ayuntamiento ha presentado un documento que revela que dicha infracción ya había caducado como señalaba la parte recurrente.

El juicio tuvo lugar en el juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Santander, cuyo titular, Luis Acayro Sánchez, era el único que se encontraba en la sede judicial. Con aplomo supo llevar esta vista que al principio tuvo problemas de conexión que luego se solventaron.

En el lado digital, el resto de participantes. Tanto la letrada de la administración de Justicia, los abogados de las dos partes y una treintena de personas como público virtual que asistieron desde diferentes soportes técnicos, ordenadores o teléfonos móviles.

El magistrado Luis Acayro Sánchez del juzgado Contencioso Administrativo número 2 de Santander.

Entre los asistentes, Confilegal ha recogido las impresiones de Telmo Esteban, abogado jefe en Cantabria, una de las entidades a las que el magistrado Luis Acayro consultó para diseñar el protocolo de actuación telemática, que luego se acompañó de otro más tecnológico.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

«La tecnología ha llegado a la justicia para quedarse. La crisis sanitaria va a ayudar a un uso mayor por la distancia social”, afirma Esteban.

Cuando le llego la propuesta de Acayro, “en un inicio me lo planteó de forma extraoficial que estaba trabajando en un protocolo donde era importante el acuerdo entre las partes para poner en marcha esta iniciativa. Luego se convirtió en una propuesta por escrito sobre el contencioso administrativo abreviado”.

Este jurista le planteó al propio magistrado otra situación, “todo un grupo de procedimientos donde las cuestiones jurídicsa, que no solo podrían tramitarse vía online, sino también que podrían transformarse a un procedimiento escrito, como permite el articulo 78.3 de la Ley de la Jurisdicción. A veces los abogados no piden esa transformación por desconocimiento”.

Al final se acogió la idea. Ahora, explica, “los juzgados de lo contencioso trabajan en dos líneas, una los que se pueden convertir por escrito por falta de pruebas y no será necesaria la vista y se da traslado a los demandantes para que estén de acuerdo. Y nos dan traslado la realización de juicios online como el que hemos asistido este lunes”.

PUBLICIDAD

“Los problemas técnicos del principio recuerdan a las demoras que hay en los juicios tradicionales. No hay que darles más importancia de las que tienen, pero creo que hay que estar satisfechos de cómo ha ido este juicio digital”, apunta Esteban.

La experiencia volverá a repetirse en Cantabria el próximo 25 de mayo con otra tanda de cinco juicios también de lo contencioso, “es importante seguir trabajando en esta línea con nuevos procedimientos para afianzar el sistema. Otra cuestión es saber si realmente se podrán incorporar testigos en el futuro. Al final es posible que se utilice la vista física presencial para aquellos asuntos que realmente lo necesiten”.

Desde Madrid, Lara Vilacha, coordinadora del área contenciosa de la Abogacía del Estado, se ha conectado a este juicio online, siguiendo los consejos del propio Telmo Esteban. “La experiencia ha sido satisfactoria siendo el primer juicio digital que ha tenido lugar. Ha sido sencillo el acceso y el desarrollo del juicio digital no ha tenido problemas, salvo el retraso inicial que debe achacarse a lo novedoso de la iniciativa”.

PUBLICIDAD

Para esta jurista “esta claro que a lo largo del juicio no ha habido indefensión para ninguna de las partes. Cada una de ellas expuso sus argumentos, de la misma manera que lo hubieran hecho en una vista convencional. También pudimos ver como se incorporan documentos en pleno juicio, sin excesivos problemas tecnológicos”.

Nuestra interlocutora reconoce que este tipo de iniciativas apuntan a que se puede entrar en una nueva era donde la tecnología puede ayudar a ser más eficaces a nivel judicial, “esta claro que asuntos de esta índole, donde las partes han tenido ya acceso al expediente y no hay dificultades añadidas de testigos o pruebas complejas son viables con esta tecnología online”.

PUBLICIDAD

En cuanto a la extensión de este tipo de tecnología a otros procedimientos judiciales, cree que es necesario hacer un estudio jurisdicción por jurisdicción de cara a saber en qué tipo de asuntos se puede implementar este tipo de herramientas tecnológicas para poder implantar este tipo de aplicaciones.

La tecnología ayuda a ser más eficiente

Raquel Catalá, juez de refuerzo de lo contencioso en Elche desde hace tres años y juez titular de adscripción territorial del TSJ de Valencia, conoce bien a Luis Acayro y sabe de sus inquietudes por mejorar la justicia en nuestro país.

“Es un proyecto interesante, que este lunes hemos visto que es viable técnicamente. En estos momentos de pandemia hay que apostar por la agilidad que dan las tecnologías”.

PUBLICIDAD

Esta magistrada estuvo el jueves pasado en la prueba y ya pudo comprobar lo sencillo que es utilizar esta tecnología Skype que no genera coste para la administración de Justicia. “Creo que la iniciativa es muy viable. Ahora solo queda la sentencia pero tal y como se ha desarrollado ya sabemos cuál ha sido el desenlace”.

Al mismo tiempo recuerda que los jueces de lo contencioso hacen revisiones de muchos asuntos en vía administrativa, hay mucha prueba documental sobre todo y pocos testigos en estos asuntos.

Ahora va a preparar con ayuda de Acayro un video tutorial para conocer esta tecnología, “como hemos podido presenciar cuenta con todas las garantías procesales pese a su innovador formato. No hay ningún tipo de vulneración procesal en esta iniciativa digital. Nunca pensé que llegaría a ver un juicio de esta forma en nuestro país”.

Catalá recuerda que en esta situación “desplazarse a los juzgados es complicado. Ahora entre juicio y juicio debe haber una pausa para desinfectar la sala, con lo cual como mucho se van a celebrar cinco juicios pese a que el volumen de entrada que tenemos de asuntos es notable”.

Para esta magistrada «la vía telemática es una solución, los abogados quieren y creo que la Administración dotará de medios a este tipo de iniciativas. Al mismo tiempo es una herramienta que ayudará a la conciliación de muchos profesionales jurídicos, sin necesidad de desplazamientos. Otra razón para utilizarlo”.

La justicia debe ser parte de la solución

Juan Antonio Orgaz, abogado coordinador del colectivo innovador Legal Hackers, ha sido otro de los asistentes a este juicio virtual.

“La experiencia ha sido exitosa gracias a la tecnología Skype. Llama la atención lo bien que se han desenvuelto los dos letrados, con años de experiencia».

Este jurista recuerda que al final “uno de los problemas de la justicia es saber gestionar sus recursos que son limitados, cada vez más los abogados vemos en la tecnología un aliado y una ayuda para ser más eficientes. Es fundamental perderle el respeto y saber que un despacho con una tecnología adecuada puede rendir aún más de lo que se espera de él”.

Prueba aportada vía telemática por el Ayuntamiento de Santander.

También considera que en un momento como el actual, en el que se recomienda que exista distancia física entre los ciudadanos, “la tecnología es ideal para avanzar en el mundo de la justicia y poder desarrollar pleitos poco complejos donde haya prueba documental notable como este asunto de Santander que este lunes quedó visto para sentencia. La tecnología nos ofrece ser más eficaces y nos da mas tiempo para gestionar en otras cuestiones”.

Para este colectivo Legal Hackers, la tecnología debe estar al servicio de la justicia, “es una herramienta importante para que mejore la Administración de Justicia. Es el momento de un gran pacto por la Justicia entre todos los operadores. Harán falta inversiones y saber gestionar los recursos. La justicia no puede ser un obstáculo y debe ser parte de la solución a los problemas que se avecinan ante la avalancha de reclamaciones de toda índole”, concluye.