PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La pandemia ha servido para identificar “las carencias” del sistema de Justicia, según el secretario de Estado

El secretario de Estado de Justicia, número 2 del Ministerio, Pablo Zapatero, en una foto tomada recientemente. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.
|

El secretario de Estado de Justicia, Pablo Zapatero, ha destacado hoy que el consenso alcanzado con distintas instituciones durante la crisis sanitaria provocada por la pandemia del coronavirus ha servido de experiencia para conseguir que la Justicia sea “servicio público de calidad”, ya que se han podido constatar las “carencias” que tiene el sistema.

Así lo ha afirmado durante su intervención en el curso de verano de El Escorial ‘Garantías para la independencia de la Justicia’, organizado por la Universidad Complutense de Madrid, en la que ha comenzado recordando que, según encuestas, los ciudadanos españoles tienen una mala percepción de la independencia judicial.

“Creo que la pandemia nos ha servido para tener una imagen clara de las carencias del sistema, pero creo que esta experiencia intensa, de reuniones semanales, servirá para implantar el plan de justicia”, ha dicho Zapatero.

Asimismo, ha recalcado que este compromiso se ha mantenido en la conferencia sectorial que se celebró la semana pasada en Lerma (Burgos): “Se vio que todos estamos a una”, ha señalado.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Zapatero ha hecho hincapié en que, durante la vigencia del estado de alarma declarado por la pandemia del coronavirus, el Ministerio de Justicia ha sacado adelante varias medidas con el objetivo de paliar las consecuencias de la crisis sanitaria en la Administración de Justicia y que gracias al acuerdo alcanzado con el Consejo General del Poder Judicial, la Fiscalía General del Estado y las comunidades autónomas con competencias transferidas en materia se pudo aprobar el conocido como decreto anti-colapso de la Justicia o los planes de choque.

Sobre esos planes de choque aprobados para hacer frente a la previsible avalancha de asuntos en algunas jurisdicciones con motivo de la pandemia, el secretario de Estado ha afirmado que “han venido para quedarse” al menos durante dos años, pero que servirán de modelo para futuras situaciones en las que haya que hacer frente a la elevada cargas de trabajo de los tribunales.

“Un Poder Judicial independiente, dictando sentencias basadas en leyes que respondan a la realidad judicial y con un Poder Ejecutivo comprometido con la mejora continua del sistema, serán sin duda las tres patas que coadyuvarán a lograr entre todos, esperamos que entre todos, lo más consensuada posible, un verdadero servicio público de Justicia”, ha concluido.

PUBLICIDAD

Con ello, ha resaltado que España cuenta con un “sistema” judicial “consolidado” y que la división de poderes funciona.

Así, tras explicar las tres líneas de trabajo en las que se basa el proyecto denominado ‘Justicia 2030’ liderado por el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, el ‘número dos’ del Ministerio ha indicado que ,aunque se tenga que “profundizar” en la independencia judicial, el objetivo es “promover la calidad del servicio público lo más eficaz y eficiente posible” y para ello será necesario el “consenso”.

PUBLICIDAD