PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El expresidente de Gowex pide entrar en prisión para paliar su ‘dramática situación económica’

Para recuperar su fianza porque está "literalmente, en la calle, sin trabajo, y sin medios con los que mantenerse a sí mismo ni a sus hijos" Jenaro García se libró de ingresar en prisión en 2014 pagando una fianza de 600.000 euros. Foto: EP
| | Actualizado: 27/10/2020 14:10

El expresidente del Consejo de Administración y consejero delegado de ‘Let’s Gowex’ y ‘Gowex Wireless’, Jenaro García Martín, ha pedido al magistrado de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz el ingreso voluntario en prisión provisional para recuperar la fianza que depositó y poder hacer frente a la «dramática situación económica» que vive.

En agosto de 2019, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional dictó auto de apertura de juicio oral contra García Martín.

La Fiscalía pide para él 18 años de prisión y una multa de 10,2 millones de euros por delitos de falsedad en documento mercantil, fraude de inversores, apropiación indebida, fraude a los presupuestos de la Unión Europea y uso de información relevante que afecta a una generalidad de inversores.

La misma pena reclama para la consejera de Gowex, Florencia Maté, esposa de Jenaro García, y para el secretario del consejo de administración, Francisco Manuel Martínez, pide 17 años y medio y una multa de 4,25 millones.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El juicio no se ha celebrado aún, y su defensa envió ayer un escrito al magistrado solicitando su ingreso provisional en prisión.

Señala que tras acordarse libertad provisional para Jenaro García en 2014 bajo fianza de 600.000 euros, éste transfirió a la cuenta de consignaciones del juzgado el total del saldo de la cuenta de la que era titular la sociedad Arcole Ventures y que constituía entonces todo su patrimonio.

Así, habría consignado 4,2 millones de euros en concepto de reparación del daño más 600.000 euros en concepto de fianza, a lo que añadió casi 20 millones de acciones de Let’s Gowex. «De este modo, quedó desde entonces en poder del Juzgado la totalidad del patrimonio de mi representado», indica la defensa.

Apunta que pese a ello, Jenaro García Martín no contaba con «la desproporcionada dilación que sufre el procedimiento», y añade que a pesar de que en 2014 confesó los hechos y entregó al Juzgado todas las pruebas necesarias -incluido su ordenador, su teléfono móvil, y toda la documentación en su poder- para corroborar su confesión, agilizar la instrucción de la causa y contribuir a su rápida finalización, «la causa se ha alargado innecesariamente».

PUBLICIDAD

«Las dilaciones indebidas de este procedimiento están perjudicando gravemente a mi representado, que consignó todo su patrimonio en 2014 ante el horizonte cercano de un juicio, pero que ve como pasan los años (más de seis largos años hasta ahora) y debe sobrevivir todo ese tiempo sin ingresos y sin patrimonio», destaca la defensa.

LA PENSIÓN DE LOS HIJOS Y DEUDAS

También señala que durante estos seis años, su cliente ha cumplido de manera escrupulosa con todas las obligaciones y requerimientos que le ha impuesto el Juzgado, desde la entrega del pasaporte hasta acudir a firmar todos los días 1 y 15 de cada mes (más de 140 comparecencias).

Manifiesta que por todo ello, su representado está «literalmente, en la calle, sin trabajo, y sin medios con los que mantenerse a sí mismo ni a sus hijos» y no entiende por qué ante la reiterada petición de reducción de la fianza, ni Pedraz, ni Fiscalía, ni la Sala de lo Penal responden de forma positiva.

PUBLICIDAD

Además, indica que tiene impagos acumulados de la pensión de alimentos de sus hijos, debe honorarios a su letrado, tiene deudas con la Agencia tributaria y la Seguridad Social, ha de devolver un préstamo y cubrir además «sus necesidades más básicas».

Por ello, pide ingresar en prisión y recuperar los 600.000 euros, que destinaría en parte a reparar daño (400.000 euros) y parte a esas deudas y la pensión de sus hijos (200.000 euros).

PUBLICIDAD

El escándalo de Gowex estalló en el verano de 2014 tras un informe de la consultora Gotham City Research que advertía de que el valor real de los títulos de la compañía era de cero euros y de que el 90% de sus ventas no existían.

Las primeras querellas se registraron aquel año y tras casi cinco de instrucción, Anticorrupción presentó escrito de acusación solicitando 18 años de cárcel para Jenaro García y Maté Garabito; 17 años y seis meses para Martínez Marugán, y un año y diez meses para Navarro Alventosa; así como multas de 730.000 y 150.000 euros, respectivamente, para Lets Gowex y Gowex Wireless.

MÁS DE 10 MILLONES EN MULTAS

En cuanto a las sanciones económicas, la petición más alta de Fiscalía es para Jenaro García, a quien pide imponer multas por importe superior a los 10,2 millones de euros, así como el comiso de las ganancias que obtuvo con la venta de Let’s Gowex, petición a la que se adhiere la Abogacía del Estado.

PUBLICIDAD

Además, solicita que los tres principales acusados afronten solidariamente una responsabilidad civil que supera los 24,4 millones de euros como indemnización a las entidades financieras afectadas, y a los que habría que sumar las indemnizaciones que solicita para accionistas e inversores de la compañía y 132.836 euros más intereses de demora para el Ministerio de Industria.

La acusación de la Abogacía del Estado va en la misma línea. En el procedimiento acusan también el Banco Santander, que eleva a 19 años la petición de cárcel para todos los enjuiciados; Caixabank; un grupo de accionistas e inversores; el Partido Político Perjudicados por las Preferentes; y un particular.

GOWEX, LA EMPRESA QUE NO VALÍA NADA

Jenaro García constituyó la mercantil ‘Let’s Gowex’ en 1999 como matriz de otras sociedades con la finalidad de prestar servicios de soporte de comunicación y de conexión a Internet a través de wi-fi gratis y premium en ciudades y sus medios de transporte. El proyecto empezó a no ser rentable desde 2004 y precisó por ello financiación para mantener los puestos de trabajo.

El 12 de marzo de 2010 Gowex salió a cotizar al Mercado Alternativo Bursátil (MAB), y es mismo día se realizó una ampliación de capital que permitió el pago de la deuda existente hasta la fecha. El 15 de junio de ese año Gowex salió a Nyse Alternext, un mercado análogo al MAB en Francia.

El grupo empresarial se encontraba obligado a presentar cuentas anuales sometidas a control de auditoría aunque según detallaba Pedraz, desde su salida a Bolsa «las cuentas no respondían a la realidad ni reflejaban la imagen fiel» y así captaron nuevos inversores. El crecimiento fue especialmente importante en 2012, con una facturación que García estimó en 114 millones de euros.

El 3 de julio de 2014 el MAB suspendió cautelarmente la cotización de Gowex, habiendo llegado a alcanzar una cotización máxima de 21,59 euros, tras un informe de una consultora hasta entonces desconocida en el que se denunciaba que más del 90% de los ingresos declarados no existían y en realidad eran inferiores a los diez millones de euros anuales.