Campo da por cerrado el acuerdo con el PP para renovar el CGPJ
El ministro de Justicia ha hecho estas declaraciones en un desayuno informativo de Europa Press, en el que, entre otras cosas, también ha informado que la reforma del Código Penal planteará un refuerzo del delito de desobediencia al Tribunal Constitucional. Foto: EP

Campo da por cerrado el acuerdo con el PP para renovar el CGPJ

El anuncio del ministro llega después de que fuentes 'populares' hayan descartado que haya pacto "en los próximos meses"
|
30/11/2020 11:10
|
Actualizado: 05/5/2021 12:43
|

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha afirmado hoy que el acuerdo para la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) «sólo falta hacerlo público», si bien esta circunstancia también forma parte del mismo, por lo que no puede poner fecha a dicho anuncio.

No obstante, ha vuelto a reclamar al PP que «sea un partido de Estado» y facilite la consecución de este pacto.

Campo ha hecho este anuncio en un desayuno informativo organizado por Europa Press.

Preguntado si en dicho acuerdo se prevé que haya vocales de Podemos, ha señalado que «ello dependerá del grupo parlamentario». Ha añadido que «nadie tiene el marchamo de la calidad», argumentando que «no es legítimo vetar a nadie». «No hay nadie que tenga el carné de autenticidad», ha subrayado.

Campo ha recordado que en todos los Consejos ha habido vocales propuestos por IU, PNV u otros partidos y que ello no supone ningún problema.

Sobre el punto en el que se encuentra el acuerdo, ha dicho que el actual estado de las negociaciones es el que existía el pasado mes de agosto, incluso en los términos del acuerdo, que pasa por la idea de «dotar de mayor peso a la Carrera Judicial».

Ha explicado que otra cuestión es la necesidad de dotar de mayor fuerza a la percepción del mecanismo de legitimación del propio Consejo, por lo que sería bueno facilitar la visibilidad de un gran acuerdo para su renovación.

Campo ha reconocido que el PSOE comparte con el PP la idea de incrementar las mayorías para que el órgano de gobierno de los jueces no pueda nombrar a un magistrado con menos de trece votos.

«Es poco lo que nos separa y mucho lo que nos une, el acuerdo sólo falta hacerlo público», ha añadido.

Respecto a la propuesta del PSOE y Unidas Podemos de modificación del sistema de elección, ha dicho está congelada y no retirada como solicita el PP.

Lo cierto es que tras el anuncio del ministro del acuerdo, el presidente del PP, Pablo Casado, ha insistido en que Podemos debe quedar fuera del proceso de renovación del CGPJ.

Además, según publica El Mundo, el PP descarta la renovación del CGPJ «en los próximos meses».

Según informa, Casado no confía en que el PSOE ceda, así que redobla sus condiciones y exige más garantías de que Podemos quedará fuera del pacto. También reclama avanzar en la despolitización de la Justicia con una mini reforma con tres pilares: Que no se nombre a nigún expolítico como miembro de la cúpula judicial, que todas las decisiones del CGPJ se tomen por mayoría reforzada, y que la Fiscalía General del Estado tampoco la pueda ostentar un expolítico, como ocurre ahora con Dolores Delgado.

«Y cuando gobernemos, ya cambiaremos el sistema de elección para que los jueces se elijan entre sí», han informado fuentes del Partido Popular al citado diario.

REFORMA DEL CÓDIGO PENAL

El ministro también ha informado que la reforma del Código Penal que su Departamento está elaborando planteará el refuerzo del delito de desobediciencia al Tribunal Constitucional (TC).

«Es una de las carencias que particularmente veo», ha destacado tras ser preguntado por la decisión de los independentistas catalanes en 2017 de desobedecer la Constitución e impulsar una legislación alternativa en el Parlamento catalán.

El ministro ha señalado que se está estudiando la modificación de los delitos de rebelión y sedición, que contemplará esta reforma normativa, para adecuar estas «conductas muy graves» a la realidad.

Ha destacado que hay que analizar más detenidamente los actos de desobediencia al TC y reforzar este delito: «Le dimos unos cometidos al Tribunal Constitucional pero no hemos establecido qué castigos se deben imponer a los que incumplen al tribunal», ha explicado.

DICE QUE EL GOBIERNO NO ES PIMPINELA

Por otra parte, Campo ha dicho que a pesar de las tensiones internas, el Gobierno de coalición no es Pimpinela porque la aritmética parlamentaria no permite a PSOE y Unidas Podemos hacer un «olvídame y pega la vuelta».

«No, no somos Pimpinela», ha afirmado en alusión al dúo musical para ilustrar las tensiones entre los socios del Ejecutivo.

El ministro ha asegurado que «este Gobierno está unido».

«Todos sabemos que no podemos hacer un ‘olvídame y pega la vuelta'», ha esgrimido, explicando que «la aritmética parlamentaria en un Parlamento tan fragmentado es muy caprichosa»: «Nos necesitamos unos a otros».

También ha defendido que «todos los representantes de la ciudadanía gozan de legitimidad», supuestamente en referencia a los apoyos que el Ejecutivo ha recabado de Bildu y ERC para aprobar los Presupuestos Generales del Estado.

IGLESIAS ‘NO SIEMPRE GANA’

Preguntado sobre el poder que ejerce el vicepresidente y líder de Podemos Pablo Iglesias dentro del gabinete, el ministro ha señalado que «no siempre» gana en sus planteamientos.

«Pablo Iglesias, como líder de un grupo político y vicepresidente del Gobierno, exterioriza sus cuestiones. Unas veces podrá pensarse que las gana, no siempre, pero en cualquier caso si expone un tema y el Gobierno lo asume es un tema de Gobierno», ha explicado.

El ministro ha restado importancia a los roces en el seno del Ejecutivo, considerando que «son lógicas las tensiones» en el primer Gobierno de coalición de la democracia española. «Tiene que encontrar su encaje, son dos posturas de ver algunas cosas con cierta afinidad o similitud pero en otras no», ha indicado.

Además, ha instado a «separar el politiqueo de la política», reivindicando que -al igual que la ley- «la política con mayúsculas» es «poco mediática». «No es el barro», ha apuntado.

En este sentido, Campo ha destacado el papel de su Ministerio, recurriendo nuevamente a un símil musical: «Somos como la batería que está al fondo del escenario, todo el mundo quiere ser el solista o el guitarrista porque es lo que da más glamour, estar tocando la batería significa quedarse en un segundo plano. Pero qué plano, sin base rítmica no hay música, sin leyes no hay democracia».

Además, ha llamado la atención sobre el «oasis escondido» que, a su juicio, supone la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados en el marco de «la crispación que reina en el marco parlamentario».

Ha indicado que gracias al «clima de diálogo y consenso» se han aprobado cuestiones como la ley de medidas procesales y organizativas para hacer frente al coronavirus en la administración de Justicia.

Campo ha afirmado que seguirá «tendiendo la mano hasta el final» a los demás grupos parlamentarios para sacar adelante los proyectos legislativos del Ministerio de Justicia, entre los que destacan la nueva Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECrim) o la reforma del Código Penal.

«No esperamos al futuro, hagámoslo: Dialoguemos, hablemos, acordemos, es lo que la sociedad nos demanda», ha reclamado.

Noticias relacionadas:

La APM, la AJFV y FJI piden a los grupos parlamentarios ampliar la oferta de plazas de nuevos jueces y fiscales

Noticias Relacionadas:
Lo último en Política