PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El Tribunal Supremo y el Boletín Oficial del Estado coeditan un libro omitiendo a su principal autora

María Luisa Román con el libro que escribió ella, a la izquierda, y el que han publicado Antonio de Ceballos-Escalera y Gila y Félix Martínez Llorente, a la derecha. Foto: Carlos Berbell.
| | Actualizado: 13/01/2021 10:30

El análisis de ambos volúmenes no deja ninguna duda. Alfonso de Ceballos-Escalera y Gila, vizconde de Ayala, marqués de la Floresta y duque de Ostuni, del desaparecido Reino de las Dos Sicilias, en Italia, y Félix Martínez Llorente, catedrático de Historia del Derecho y de las Instituciones de la Universidad de Valladolid, han reproducido ocho capítulos del libro «El Tribunal Supremo del Reino de España», publicado en 2008, del que ninguno de los dos son autores.

Su autora es María Luisa Román Vázquez, licenciada en Historia Moderna y Contemporánea, diplomada en Derecho, poseedora del Máster de Documentación Jurídica y funcionaria de la Administración del Estado durante 28 años.

Los 18 últimos, hasta su jubilación, hace dos años, desarrolló su trabajo en la Biblioteca del Alto Tribunal, donde fue la gran experta en los archivos históricos del Supremo.

Esos ocho capítulos –del 2 al 9– han sido literalmente reproducidos en el libro «El Tribunal Supremo del Reino de España. Estudio jurídico e institucional», copublicado en 2017 por el Boletín Oficial del Estado y por el Tribunal Supremo.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Lo mismo que el que escribió María Luisa Román en 2008, el cual fue presentado en público por el entonces presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial Francisco Hernando Santiago, en el Salón de Pasos Perdidos de la antigua Audiencia Territorial, en pleno corazón del Palacio de Justicia donde tiene su sede el Alto Tribunal.

INDIGNACIÓN

María Luisa Román descubrió que sus ocho capítulos habían sido reproducidos cuando fue a comprar un ejemplar de su libro, el de 2008, a la librería de BOE para regalárselo a su hijo.

«Me indigné mucho. ¿Cómo era posible que el BOE y el Supremo hubieran permitido un plagio como este? Porque para esta nueva edición los falsos autores tuvieron acceso a todos los textos y el material gráfico que, desde el Supremo, entregamos a la imprenta del BOE en su momento», explica Román.

«Lo lógico es que, ya fuera desde el BOE o desde el Supremo –y yo todavía estaba trabajando cuando se publicó– me hubieran avisado de que iban a hacer una reimpresión, porque es lo que es este nuevo libro, y me hubieran pedido permiso para hacer uso de mis textos y para no citarme, que es lo que ha pasado. Esto, además de altamente irregular es ilegal», señala.

PUBLICIDAD

Su enfado es monumental mientras va explicando, en la sala de juntas de este diario, donde se presentó con los «cuerpos del delito» –los dos libros y los textos originales que ella escribió en su momento, debidamente impresos–, para probar la existencia de la reproducción no autorizada.

La autora dice reservarse las acciones legales correspondientes. 

EL NUEVO LIBRO ES UNA REIMPRESIÓN SIN LOS AUTORES ORIGINALES

Las portadas de ambos volúmenes son muy parecidos. Ambas son en negro con el escudo del Tribunal Supremo que aparece en las escaleras del Alto Tribunal, si bien el segundo, el del Ceballos-Escalera y Gila y Martínez Llorente, aparece más pequeño, con el súbtítulo «Estudio jurídico e institucional» y el nombre de ambos «coautores» en portada.

PUBLICIDAD

Tanto los títulos de los ocho capítulos mencionados, como los ladillos como el texto original del primer libro se corresponden milimétricamente con los del segundo.

En este sentido, Confilegal cuenta con un «perito» de excepción: Nuestro director, Carlos Berbell, que fue el editor de la obra original cuando era asesor de Imagen de la Justicia del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo.

PUBLICIDAD

Berbell reconoce con toda claridad que los textos son los mismos en los dos libros en los ocho capítulos.

«El nuevo libro es una reimpresión del primero levemente actualizada, con diferente familia de letra y algunas fotos nuevas, en las que se incluye al actual presidente en funciones del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes. Trata de pasar por una obra original y novedosa pero no lo es», cuenta Berbell.

El director de Confilegal explica porqué Ceballos-Escalera y Gila y Martínez Llorente aparecen en el libro de 2008, el original, como director técnico y como coautor, respectivamente.

PUBLICIDAD

«La colaboración de Ceballos se limitó a escribir una introducción y un apéndice sobre la orden de San Raimundo de Peñafort. Nada más. Durante los quince días que tardé en editar y maquetar la obra jamás hablé con él. Allí no hubo ninguna dirección técnica ni nada que se pareciera ni por asomo. Fue un producto del Supremo. En lo que se refiere a la colaboración de Martínez Llorente –y hablo de memoria– su aportación pudo ser el primer capítulo, ‘La Alta Justicia en España. Desde el ocaso de Roma a las Cortes de Cádiz’. Por lo que a todos los efectos, fue coautor», explica Berbell.

Y añade: «La obra en sí fue escrita por María Luisa Román y por Matilde Chamorro, compañera de la primera, que se encargó de los apéndices. En la obra aparecen seis coautores. Verdaderos, solo fueron tres. Por cierto, la nueva portada es una mala versión de la que diseñé yo«.

Sobre estas líneas, los dos volúmenes A la izquierda, el original «El Tribunal Supremo del Reino de España», publicado en 2008; a la derecha, el plagiado, «El Tribunal Supremo del Reino de España. Estudio histórico e institucional», que firman Alfonso de Ceballos-Escalera y Gila, vizconde de Ayala, marqués de la Floresta y duque de Ostuni, del desaparecido Reino de las Dos Sicilias, en Italia, quien aparece con sus condecoraciones, y Félix Martínez Llorente, catedrático de Historia del Derecho y de las Instituciones de la Universidad de Valladolid.

TRES AÑOS DE INVESTIGACIÓN

María Luisa Román y Matilde Chamorro recibieron el encargo de escribir el libro en 2005 de Fernando Román, entonces jefe del Gabinete Técnico del Tribunal Supremo y actualmente magistrado de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Supremo.

«Fernando Román nos dijo que quería publicar el libro definitivo sobre la historia del Tribunal Supremo para 2008. Nos pusimos a ello. Fueron muchas horas de investigación. Fue un trabajo muy arduo. Muy trabajoso. Pero lo cumplimos y le entregamos el material en tiempo y forma», cuenta María Luisa Román.

«Avanzado 2008, una mañana vino Fernando Román a vernos acompañado del marqués de la Floresta para decirnos a Matilde y a mí que su equipo y él se iban a encargar de darle forma al libro. El marqués elogió nuestro trabajo. Nos dijo que era perfecto, que estaba muy bien escrito», precisa la historiadora y ex funcionaria.

«Sin embargo, al día siguiente vino a verme solo y me dijo lo contrario. Que lo que Matilde Chamorro y yo habíamos hecho no servía para nada y que ellos, en un mes, se iban a encargar de investigarlo y de publicar un buen libro», revela.

Pero ni investigaron ni publicaron ningún libro.

Ceballos y «su gente» literalmente desaparecieron.

«Fue entonces cuando Fernando Román, con el que, desde el CGPJ, colaborábamos muy estrechamente, me pidió el favor personal de retomar la edición del libro. De asumir una maquetación primitiva y de sacarlo adelante. Fueron quince días en los que las jornadas de trabajo se eternizaron hasta bien entradas muchas madrugadas», rememora Berbell.

«Recuerdo que, fuera de las cuestiones gramaticales y ortográficas –y fueron muy pocas porque tanto María Luisa Román como Matilde Chamorro escriben muy bien–, no toqué los textos de las dos», recuerda el entonces asesor de Imagen de la Justicia.

Tanto María Luisa Román como Matilde Chamorro renunciaron formalmente a cobrar por su trabajo en la elaboración del libro.

Pero jamás renunciaron a la autoría del mismo.

En el centro de la imagen el libro del Tribunal Supremo editado en 2008; flanqueándolo, los textos originales escritos por María Luisa Román, que denuncia través de Confilegal este hecho, y de Matilde Chamorro.

¿Por qué ni el BOE ni el Tribunal Supremo velaron por el respeto a los derechos de verdaderos autores del libro y permitieron una reimpresión de la forma que se ha hecho, omitiéndolos? 

Ese es un misterio que está por resolver todavía.

La realidad es que Alfonso de Ceballos-Escalera y Gila, vizconde de Ayala, marqués de la Floresta y duque de Ostuni, del desaparecido Reino de las Dos Sicilias, en Italia, y Félix Martínez Llorente, catedrático de Historia del Derecho y de las Instituciones de la Universidad de Valladolid han firmado y publicado un libro que en un 90 por ciento no han escrito.

Y eso tiene un nombre.

ALGUNAS PRUEBAS DE LOS TEXTOS ORIGINALES Y LOS REPRODUCIDOS

«El Tribunal Supremo del Reino de España». 2008.
«El Tribunal Supremo del Reino de España. Estudio jurídico e institucional». 2017.
«El Tribunal Supremo del Reino de España». 2008.
«El Tribunal Supremo del Reino de España. Estudio jurídico e institucional». 2017.
«El Tribunal Supremo del Reino de España». 2008.
«El Tribunal Supremo del Reino de España. Estudio jurídico e institucional». 2017.
«El Tribunal Supremo del Reino de España». 2008.
«El Tribunal Supremo del Reino de España. Estudio jurídico e institucional». 2017.
«El Tribunal Supremo del Reino de España». 2008.
«El Tribunal Supremo del Reino de España. Estudio jurídico e institucional». 2017.
«El Tribunal Supremo del Reino de España». 2008.
«El Tribunal Supremo del Reino de España. Estudio jurídico e institucional». 2017.
«El Tribunal Supremo del Reino de España». 2008.
«El Tribunal Supremo del Reino de España. Estudio jurídico e institucional». 2017.
«El Tribunal Supremo del Reino de España». 2008.
«El Tribunal Supremo del Reino de España. Estudio jurídico e institucional». 2017.