PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Justicia inicia el trámite de información y audiencia pública del Anteproyecto de Ley de Medidas de Eficiencia Procesal

Dedica buena parte de la regulación a la mediación y a otros métodos de solución de controversias.Lo ha anunciado el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, coincidiendo con el Día Europeo de la Mediación, que se celebra hoy.
| | Actualizado: 21/01/2021 12:19

El Ministerio de Justicia inicia hoy el trámite de información y audiencia pública del Anteproyecto de Ley de Medidas de Eficiencia Procesal del Servicio Público de Justicia, que dedica buena parte de la regulación a la mediación y a otros métodos de solución de controversias.

Así lo anunció este miércoles el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, durante su intervención este en un acto conmemorativo del Día Europeo de la Mediación, que se celebra hoy.

El objetivo de este trámite es mejorar el texto mediante las aportaciones de la ciudadanía, las organizaciones o asociaciones legalmente establecidas.

«Con esta ley potenciamos de manera decidida los Medios Adecuados de Solución de Controversias (MASC), con un doble objetivo: aumentar la sostenibilidad y promover la cohesión social. Más negociación y menos litigiosidad».

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

En ese sentido, Campo ha recordado que durante la presentación del anteproyecto señaló que, «si logramos resolver por esta vía uno de cada cuatro conflictos, podemos obtener una reasignación de recursos estimada en 380 millones de euros. Eso es eficiencia. Eficiencia cuantificada».

El Consejo de Ministros aprobó el pasado diciembre este anteproyecto, que se encuentra dentro de la estrategia Justicia 2030 del departamento que dirige Campo.

El anteproyecto se baja en tres ejes: los Medios Adecuados de Solución de Controversias (MASC), reformas de leyes procesales y transformación digital

El objetivo de los MASC, según Justicia, es «recuperar la capacidad negociadora de las partes, con la introducción de mecanismos que rompan la dinámica de la confrontación y la crispación que invade en nuestros tiempos las relaciones sociales».

PUBLICIDAD

El anteproyecto regula la implantación de los MASC en los asuntos civiles y mercantiles, sin perjuicio de que en el futuro puedan extenderse a otros ámbitos. Para potenciar de manera decidida su utilización, se ha establecido que habrá de acompañarse a la demanda el documento que acredite haberse intentado la actividad negocial previa a la vía judicial como requisito de procedibilidad.

Los MASC que podrán utilizar las partes, se establecen en un catálogo amplio que favorece la libre elección de los mismos. En ese sentido se contempla: la actividad negocial, la conciliación privada, la oferta vinculante confidencial, la opinión del experto independiente, la mediación, así como cualesquiera otros procedimientos previstos en la legislación especial (particularmente en materia de consumo).

Una de las novedades que contempla el anteproyecto, que ahora se abre a audiencia pública, es que la validez que tendrá el acuerdo alcanzado a través del MASC es exactamente el mismo que si es resuelto por un juez. El acuerdo alcanzado tendrá el valor de cosa juzgada para las partes, no pudiendo presentar demanda con igual objeto.

PUBLICIDAD

Para que tenga valor de título ejecutivo, el acuerdo habrá de ser elevado a escritura pública o bien homologado judicialmente cuando proceda. Según Justicia, «estas medidas suponen que si se logra que uno de cada cuatro procedimientos civiles termina en un acuerdo entre las partes, el sistema judicial se descargará más de medio millón de procedimientos».

Durante su participación en el acto por el Día Europeo de la Mediación, Campo indicó que este nuevo modelo de Justicia, que privilegia el acuerdo sobre el conflicto, entronca con la aprobación de la Recomendación R (98)1 del Consejo de Europa sobre Mediación Familiar, de 1998, que alerta de las consecuencias perjudiciales de los conflictos familiares y hace referencia a la protección del interés superior del menor y de su bienestar.

PUBLICIDAD

«Apostar por la mediación en todos los ámbitos, potenciar la cultura del pacto y del diálogo y crear incentivos para la mediación no es solo un reto de la Justicia sino de toda la sociedad», afirmó el ministro.

El porcentaje de acuerdos a los que se llega con la mediación notarial supera 70%

Precisamente, coincidiendo con el Día Europeo de la Mediación, el Consejo General del Notariado (CGN) ha manifestado que el porcentaje de acuerdos a los que se llega con la mediación notarial supera 70%.

Asimismo, según Concepción Barrio, vicepresidenta de la Fundación SIGNUM y vicedecana del Colegio Notarial de Madrid, durante 2020 ha crecido el uso de medios telemáticos en la mediciación, «un canal previsto por ley que sin duda ha llegado para quedarse».

PUBLICIDAD

Y es que, según recuerda el Notariado en un comunicado, en virtud de la Ley 5/2012 de mediación en asuntos civiles y mercantiles, los notarios pueden ejercer como mediadores tras superar un curso de formación específica. De hecho, varios Colegios Notariales han impulsado centros de mediación que imparten cursos homologados en esta materia.

«La mediación supone un ahorro de tiempo, ya que la duración media de un proceso de mediación es de unas pocas semanas, frente a los plazos mucho mayores de la vía judicial. También supone una reducción de costes, ya que no se incurre en gastos de procurador, tasas judiciales o posible condena en costas», afirma el CGN.

La mediación puede aplicarse en conflictos civiles, por ejemplo, entre propietarios, o por contratos bancarios o hipotecarios, o en la compraventa de un inmueble o en el alquiler. También es una vía alternativa para resolver cuestiones mercantiles, como conflictos entre empresas y clientes, o entre empresas y proveedores, así como en el ámbito de la familia.

El acuerdo de mediación notarial puede ser elevado a escritura pública, «título ejecutivo que ofrece la máxima seguridad jurídica en nuestro Derecho».

Representantes de centros notariales coinciden en que es fundamental impulsar la mediación como vía para aliviar de trabajo a la Administración de Justicia. «Hay que impulsarla, y en este momento más, con el parón de los juzgados», comenta el notario Eduardo García Parra, patrono delegado de la Fundación Notarial para la Mediación y el Arbitraje ‘Solutio Litis, del Colegio Notarial de Valencia.

En el mismo sentido se pronuncia José Alberto Marín, miembro del Centro de Mediación y Conciliación Notarial de la Fundació Mediació Notarial y decano del Colegio Notarial de Cataluña, quien considera que la mediación puede ser «una oportunidad muy importante para las personas tras la situación creada a raíz de la pandemia».

«Se lleva muchísimo tiempo hablando de que hay que impulsar la mediación, que es necesaria», recuerda Concepción Barrio, por lo que considera importante que Justicia «haya solicitado a los notarios la colaboración en el plan de reactivación de la Justicia, sobre todo a través de vías alternativas a la judicial para la resolución de conflictos».