PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Estas son las medidas contra el Real Madrid, Barcelona y Juventus que el magistrado español exige anular a la UEFA

Los tres "rebeldes": Andrea Agnelli, presidente de la Juventus de Turín, Florentino Pérez, del Real Madrid, y Joan Laporta, del FC Barcelona. El magistrado ordenó a la UEFA y a su presidente, Aleksander Ceferín, anular los expedientes disciplinarios abiertos a los tres equipos, cosa que no ha hecho. De ahí el plazo de 5 días que les ha dado a la UEFA para que cumpla bajo la amenaza de medidas más contundentes.
| | Actualizado: 22/09/2021 0:34

El magistrado del Juzgado de lo Mercantil 14, Manuel Ruiz de Lara, especifica en su último auto, que tiene fecha del lunes pasado, 20 de septiembre, las medidas que UEFA decidió aplicar sobre Real Madrid, Barcelona y Juventus, después de que articularan la creación de la Super Liga Europea junto con Atlético de Madrid, Inter de Milán, Milan, Juventus, Manchester United, Manchester City, Tottenham, Chelsea, Arsenal y Liverpool.

Medidas que el magistrado ordenó anular mediante dos autos –de 20 de abril y de 1 de julio–.

Este nuevo auto, de 20 de septiembre, es la consecuencia de la inacción y la desobediencia de la UEFA que el magistrado español ha calificado de contrarias al estado de derecho y la libre competencia. 

Ruiz de Lara le ha dado 5 días a UEFA y a su presidente, el esloveno Aleksander Ceferín, para cumplir con lo ordenado bajo la amenaza de imposición de sanciones económicas y de la comisión de un delito de desobediencia a la autoridad judicial.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

UEFA y Ceferín no han anulado las medidas anunciadas, tras conocer que se estaba impulsando una Súper Liga Europea. Desobedeciendo así de forma abierta y clara las órdenes del magistrado español. Lo que Ruiz de Lara considera inadmisible.

DESAFÍO DE CEFERÍN DESDE EL MINUTO 1

El mismo día que el magistrado Ruiz de Lara dictó su primer auto, el 20 de abril, prohibiendo cualquier represalia contra los promotores de la Súper Liga, Ceferín se descolgó con una rueda de prensa anunciando que la UEFA iba a prohibir, a los 11 equipos que formaron parte de la iniciativa de la Super Liga Europea, participar en las competiciones organizadas por ellos. Principalmente, léase, la «Champions». 

Ese mismo día, ese 20 de abril, la «Premier League», la liga inglesa, anunció que estaba estudiando las acciones a tomar contra los clubes ingleses embarcados en la Súper Liga.

LaLiga española fue más sutil. Se descolgó con un vídeo en su canal de Youtube con el lema «Gánatelo en el campo, el fútbol es de los fans» y el logo de la UEFA.

PUBLICIDAD

Seis días más tarde, la Federación Italiana de Fútbol anunció que iba a introducir una regla, en su normativa, prohibiendo la participación en competiciones distintas a las organizadas por UEFA y FIFA.

Y el 11 de mayo, hizo público que «si al momento de inscribirse en la nueva temporada de la Serie A no se ha retirado de la Súper Liga, la Juventus sería excluida».

El esloveno Aleksander Ceferín, presidente de la UEFA, ha tratado de castigar disciplinariamente, desde el minuto 1, a los clubes promotores de la Súper Liga Europea. Una iniciativa que capitanea el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. El magistrado Manuel Ruiz de Lara considera que no es de recibo la desobediencia de la UEFA.

UN «ACUERDO» QUE FUE UNA IMPOSICIÓN

El 12 de mayo la UEFA anunció que había llegado a un «acuerdo» con varios clubes de la «European Super League» –los que se bajaron del tren: Atlético de Madrid, Inter de Milán, Milan, Juventus, Manchester United, Manchester City, Tottenham, Chelsea, Arsenal y Liverpool– en virtud del cual los mencionados clubes, individualmente:

PUBLICIDAD

PRIMERO: RECONOCEN QUE LA UEFA ES LA ÚNICA

«Reconoce y acepta sin reservas el carácter vinculante de los estatutos de la UEFA mantiene su compromiso y participará en todas las competiciones de clubes de UEFA de cada temporada para las que se clasifique por méritos deportivos», refiere el magistrado.

SEGUNDO: «VUELVEN AL REDIL»

«Se reincorporará a la Asociación Europea de clubes, que es el único organismo representativo de los clubes que reconoce la UEFA».

PUBLICIDAD

TERCERO: DEBEN ABANDONAR LA SÚPER LIGA

«Tomará todas las medidas a su alcance con vistas a poner fin a su participación en la empresa creada para formar y gestionar la Super Liga y cesarán cualquier acción legal relacionadas existente», escribe Ruiz de Lara.

CUARTO: «GESTO DE BUENA VOLUNTAD», TIENEN QUE DONAR 15 MILLONES DE EUROS

«Como gesto de buena voluntad, y junto con los demás clubes, harán una donación por un total de 15 millones de euros, que se destinará al beneficio de los niños, los jóvenes y el fútbol de base en las comunidades locales de toda Europa, incluido el Reino Unido».

Un «gesto de buena voluntad» que es un primer castigo encubierto por haber impulsado la creación de la Súper Liga.

PUBLICIDAD

QUINTO: SE LES DETRAERÁ EL 5 % DE LOS INGRESOS EN COMPETICIONES UEFA COMO CASTIGO

«Estarán sujetos a la retención del 5 % de los ingresos que hubieran recibido de las competiciones de clubes de la UEFA durante una temporada, que serán redistribuidos».

La retención del 5 % de dichos ingresos es un segundo castigo.

SEXTO: MULTA DE 100 MILLONES DE EUROS SI PARTICIPAN EN UNA FUTURA SÚPER LIGA

«Aceptarán que se les impongan multas sustanciales si pretenden jugar en una competición no autorizada de este tipo (100 millones de euros) o si incumplen cualquier otro compromiso que hayan asumido en la Declaración de Compromiso de Club (50 millones de euros)».

Este es el tercer castigo, si finalmente dejaran el redil.

SÉPTIMO: DEBEN FIRMAR UN COMPROMISO DE QUE VAN A SER FIELES A LA UEFA

«Proporcionarán compromisos individuales a la UEFA en los que se aceptan todos los principios y valores establecidos en el Memorándum de Entendimiento de 2019 entre UEFA y la Asociación Europea de Clubes».

LOS CLUBES INGLESES SE RINDEN

El 9 de junio la «Premier League» anunció que Manchester United, Manchester City, Tottenham, Chelsea, Arsenal y Liverpool «reconocían su error» de participar en la Súper Liga, pedían disculpas y acordaban colectivamente una contribución de 22 millones de libras esterlinas (25.634.968 de euros) así como apoyar cambios en las reglas para que cualquier acción similar en el futuro conduzca a una deducción de 30 puntos.

Además, estarían sujetos a una multa adicional de 25 millones de libras esterlinas (29.130.646 de euros).

REAL MADRID, BARCELONA Y JUVENTUS EN EL PUNTO DE MIRA DE UEFA

Con respecto a los «rebeldes», la UEFA de Ceferín envió una comunicación a Real Madrid, Barcelona y Juventus el 25 de mayo informándoles de que se les había abierto un procedimiento disciplinario para investigar si su participación en la creación de la Súper Liga vulneraba el marco normativo de UEFA.

Por su parte, el presidente de LaLiga, Javier Tebas, miembro del Comité Ejecutivo de UEFA, declaró públicamente el 8 de junio que podrían aplicarse medidas sancionadoras en el futuro frente a los clubes fundadores de la European Super League.

Al día siguiente, el 9 de junio, la UEFA envió un comunicado a Real Madrid, Barcelona y Juventus informándoles que «dejaba en suspenso» los procedimiento disciplinarios que se iniciaron por su participación en la Súper Liga. Y dos días más tarde, Ceferín declaró que dicha «suspensión» era una «medida provisional».

El 15 de junio, Tebas ratificó que los procedimientos disciplinarios contra los tres clubes fundadores de la Súper Liga no se habían paralizado.

Además, en diversas declaraciones en prensa el eslovena Ceferin ha amenazado a los clubes fundadores de la Super Liga Europea de fútbol con adoptar medidas disciplinarias frente a los mismos.

ESTO ES INADMISIBLE PARA EL MAGISTRADO ESPAÑOL

Para el magistrado Manuel Ruiz de Lara la «suspensión» de los procedimientos disciplinarios es inadmisible cuando el ordenó su anulación. 

«El anuncio de la suspensión del procedimiento disciplinario incoado frente al Real Madrid Club de Fútbol, Juventus de Turín y Fútbol Club Barcelona en ningún modo palia el referido incumplimiento», afirma en su último auto.

«El incumplimiento incumplimiento a dicha resolución judicial [el auto del 20 de abril] se pone aún más de manifiesto cuando de forma expresa por altos dirigentes de UEFA se ha anunciado que no ha decaído el procedimiento disciplinario y que las medidas sancionadoras anunciadas podrían llevarse a cabo en cuanto se levante la suspensión«, añade.

Las decisiones tomadas por Ceferín y por los representantes de las diferentes Ligas de Fútbol europeas deben anularse, como ha ordenado el magistrado.

De ahí que haya dado a Ceferín y a la UEFA cinco días para cumplir sus órdenes.