Firmas

¿Hacia un nuevo estándar democrático basado en la tecnología «Blockchain»?

Carlos Franco
¿Hacia un nuevo estándar democrático basado en la tecnología «Blockchain»?
Carlos Franco plantea en su columna la adopción de la tecnología "blockchain" en el funcionamiento de los partidos políticos.
24/12/2021 06:47
|
Actualizado: 24/12/2021 00:06
|

Todos hemos oído hablar del «Bitcoin» y las criptomonedas. Inferior es el número de individuos que han escuchado sobre la tecnología «Blockchain».

Independientemente de la posición de las personas hacia la inversión de criptoactivos, es innegable la revolución tecnológica que el «Blockchain» ha supuesto en el mundo entero, alcanzando una capitalización de mercado de 2.19 trillones de dólares[1].

Asimismo, países como El Salvador, que ha reconocido el «Bitcoin» como moneda de curso legal, o la República de Palau, cuya asociación con Ripple[2] pretende crear una moneda digital ya que carece de banco central y por tanto de moneda fiduciaria propia, se están sumando a la adopción de la tecnología «Blockchain».

A modo introductorio, podemos definir la «Blockchain» como un libro mayor de contabilidad donde se registran todos los acontecimientos digitales que tienen lugar en una red, compartido por todas las partes conectadas a la misma y que solamente puede ser actualizada a partir del consenso de la mayoría de los participantes.[3]

Características fundamentales de esta tecnología, al objeto del presente artículo, son la inmutabilidad, anonimidad y transparencia de las operaciones realizadas.

Inmutabilidad: Una vez introducida la información dentro de la red blockchain nunca podrá borrarse. En caso de error, modificación o actualización, deberá emitirse una nueva operación posterior, integrándose en dicho libro de contabilidad dejando constancia plena de ello.

Anonimidad: Las personas participantes en la red pueden ser (si así se decide desde el inicio) completamente anónimas. Un ejemplo de usuario podría ser el siguiente: 0x68b3465833fb72A70ecDF485E0e4C7bD8665Fc35.

Transparencia: Todas las operaciones realizadas por cada uno de los participantes de la red quedan registradas de forma inmutable y a la vista de todas las personas.

Un ejemplo de transacción lo encontramos con el hash 0xb26edf2f50fef4a0548a455ccb23f1b006644b88a23574fb15e149038233dd21 donde podemos observar que el usuario 0xe493fe4a3676b074df8a31bf0b8da77ad17d2578 envía la cantidad de 37.615 BNB al usuario 0x674869d4f077aaa62255803fd9d1afe5eef3e18f por una comisión de 0.000105 BNB, realizada el 17 de diciembre de 2021 a las 10:12:34 AM +UTC, incrustado en el bloque 1355112 de la Binance Smart Chain.

SEGURIDAD Y VERIFICABILIDAD

Estas tres características de las redes «blockchain» aportan seguridad y verificabilidad de las decisiones tomadas por los usuarios toda vez que el conjunto de participantes tendrá que, en primer lugar, verificar las operaciones[4] y en segundo lugar, acceso libre a todas las operaciones realizadas por el conjunto de personas integrantes de la red en cuestión.

Entre los usos más extendidos de las redes «blockchain», más allá de la reserva de valor, la seguridad en el almacenamiento de datos, la especulación y, no vamos a negar las evidencias, el blanqueo de capitales y estafas, hallamos los «Smart Contracts».

Los «Smart Contracts», o contratos inteligentes en español, pueden definirse como el conjunto de instrucciones almacenadas en la blockchain con capacidad de autoejecutar acciones de acuerdo a una serie de parámetros programados, de modo que se eliminan los intermediarios simplificando los procesos y ahorrando costes a los usuarios.[5]

En otras palabras, un «Smart Contract» es un tipo de contrato, según las normas de la legislación civil, escrito en lenguaje informático que puede ejecutarse sin necesidad de actuaciones posteriores de las partes incluidas en dicho contrato.

Es decir, son contratos cuya ejecución es automatizada; puede compararse con una máquina expendedora de refrescos, donde la máquina proporciona los productos solicitados siempre y cuando el comprador cumpla con los requisitos de la transacción.

Así mismo funcionan los contratos inteligentes, sólo nacerán a la vida jurídica si las partes cumplen con todos los requisitos habilitantes.[6]

Con estas breves notas introductorias sobre las posibilidades de la tecnología «Blockchain», surgen las DAOs[7] u Organizaciones Autónomas Descentralizadas.

DESCENTRALIZACIÓN DE TOMA DE DECISIONES

Mediante el uso de la tecnología «blockchain» y sus «Smart Contracts» antes descritos, este novedoso tipo de organizaciones descentraliza en sus participantes la toma de decisiones respecto de la determinación de los objetivos, procedimientos y cualquier otro tipo de vicisitudes que tengan lugar en el desarrollo de dicha organización, de modo que cada uno de ellos tendrá voz y voto en aquellas cuestiones que afecten a la organización.

De esta forma, se otorga al afiliado del partido político a participar activamente en el futuro de la organización, aniquilando la resignación de asumir la decisión adoptada por el órgano competente en una organización centralizada tradicional cuando es contraria a sus intereses, cuestión habitual en las opiniones políticas.

Adentrándonos en el mundo de la representación política, un partido político completamente descentralizado supondría la máxima expresión del derecho de participación política promulgado en el artículo 23 de nuestra Carta Magna cuyo tenor literal establece que: “Los ciudadanos tienen el derecho a participar en los asuntos públicos, directamente o por medio de representantes, libremente elegidos en elecciones periódicas por sufragio universal.”.

De igual modo se respetarían los principios de sufragio universal, libre, igual, directo y secreto gracias a las inherentes funcionalidades de la tecnología «Blockchain» de manera que cada afiliado a dicho partido político sería propietario único de un «token» de gobernanza intransferible con el que se le otorgue el derecho a votar cuestiones como la elección de candidatos políticos a las Cortes en unas elecciones primarias o la posición del partido en ciertas materias sometidas a debate y votación parlamentaria, entre otras, desde cualquier lugar del mundo con acceso a internet.

La creación de un partido político descentralizado fomentaría la pluralidad de opiniones, no solamente entre sus afiliados, sino también entre sus representantes que en todo momento deberán aceptar los resultados de las votaciones de los afiliados[8] eliminando la posibilidad de ejercer presiones o imponer cierto criterio sobre el resto de representantes e indirectamente sobre sus representados logrando de esta manera una mayor transparencia, objetividad, rendición de cuentas y respeto por las opiniones de los ciudadanos, lo que desembocaría en un supremo estándar democrático desconocido en la actualidad.


[1] En terminología anglosajona. El equivalente a 2.19 Billones en castellano. Datos según CoinMarketCap a fecha 17 de diciembre de 2021. Más información en: https://coinmarketcap.com/

[2] Más información en: https://ripple.com/#

[3] https://academy.bit2me.com/que-es-cadena-de-bloques-blockchain/

[4] En el supuesto de constituirse en nodos de la red descentralizada

[5] https://academy.bit2me.com/que-son-los-smart-contracts/

[6] Cfr. VALENCIA RAMÍREZ, J.P., “Contratos inteligentes. Smart contracts”, Revista de Investigación en Tecnologías de la Información, vol. 7, núm. 14, julio-diciembre 2019, p. 4.

[7] Acrónimo de Decentralized Autonomous Organization.

[8] Pues deben ser vinculantes.

En esta noticia se habla de:

Otras Columnas por Carlos Franco:
Últimas Firmas