PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Diego Miranda, criminólogo y analista de la conducta, fue quien señaló a «Juanri» como un peligroso pederasta

El criminólogo y analista de la conducta, Diego Miranda, fue el primero en 'detectar' que a 'Juanri' como un pederasta en un informe que realizó 24 días antes de su detención, en Valencia.
|

Diego Miranda, director de operaciones del Grupo GEES Spain -con base en Zaragoza-, fue el primero en identificar a Juan Rivera Pascual, «Juanri», de 25 años, como un supuesto pederasta en un informe que elaboró el pasado 12 de mayo, veinticinco días antes, de que fuera detenido por la Guardia Civil, el 6 de junio, en su domicilio de Picassent, Valencia. Informe que entregó a la Policía de Zaragoza. 

Ruego «a Dios que no haya tras estas evidencias un caso en el que niños españoles y colombianos haya podido ser víctimas de cualquier tipo de delito sexual», dice al final del mismo el criminólogo, analista de la conducta y del lenguaje no verbal con una frase que ha resultado premonitoria.

PUBLICIDAD

Juan Rivera Pascual se hacía pasar por experto en educación. Recorría colegios de toda España. Tenía una página web -«el blog de Juanri»- en el que contaba que era un estudiante de magisterio que visitaba centros escolares -74 en España y 4 en el extranjero- y que luego elaborada vídeos de las instalaciones o cuentos con los niños.

PUBLICIDAD

La Comandancia de la Guardia Civil de Valencia actuó tras recibir una denuncia de abuso de un menor y las pesquisas realizadas por el Equipo de Mujer-Menor (EMUME).

En su casa se requisaron dos discos duros con material pornográfico. «El detenido además de almacenar pornografía infantil era el encargado de producir el material pedófilo», reveló el Instituto Armado en un comunicado oficial emitido después de que la magistrada Ana Canto Ceballos, titular del Juzgado de Instrucción número 19 de Valencia que instruye los hechos, levantase el secreto que pesaba sobre las actuaciones.

PUBLICIDAD

«Llegué a tener conocimiento de este asunto de forma casual. El 12 de mayo porque había quedado con mi buena amiga, la abogada Ana Tapia, para preparar un curso de evaluación para ejecutivos desde GEES Spain, organización que dirijo», cuenta Miranda.

«Al cabo de un rato me di cuenta de que estaba ‘pochica’ (preocupada) y le pregunté, ¿qué te pasa?. Ana me contó que dos o tres días antes había ido al colegio de su niña un fotógrafo que le daba mala espina», sigue relatando.

«Le pregunté que por qué. Me habló que las fotos eran muy raras, que otros padres estaban igualmente preocupados. Le pregunté si tenía alguna foto de las que estaba hablando y me dijo que sí, en su teléfono móvil. Ví cuatro fotos. En tres de ellas estaba con niñas a su derecha y en la cuarta, con un niño y una niña. El tal ‘Juanri’ hizo un comentario con connotaciones sexuales que posteriormente los niños habían comentado a sus padres. Él lo hizo pensando que los niños hablaban francés y no lo iban a entender. Lo vi muy claro. Estábamos ante un pederasta», añade Miranda.

PUBLICIDAD

El sujeto había estado, según pudo saber después, en cuatro centros privados de Zaragoza: el mencionado Molière, Sansueña, Montearagón y el Colegio inglés.

Era un pederasta «bajo radar», sin antecedentes penales por abusos sexuales a niñas. Sólo uno por estafa. 

PUBLICIDAD

UN DEPURADO EXPERTO

Miranda, un depurado perfilador criminal, sintió que debía dar la alarma cuanto antes, y decidió hacerlo de forma oficial, partiendo de las cuatro fotografías, con un informe que después entregó a la Policía el 13 de mayo a las 9 de la mañana.

En el mismo, al que ha tenido acceso Confilegal, relata que «detecta que en las fotos en las que el tal ‘Juanri’ se encuentra con una sola niña, o en las que tiene contacto físico con algún menor, tiende a ofrecerle su lado derecho del cuerpo y hemicara derecha, lo que esta evidenciado y constatado que es un síntoma de no afecto hacia la persona con la que uno se encuentra (se le ve como un objeto) característica de muchos tipos de problemas de conducta que se dan en los patrones de depredadores sexuales».

Una segunda característica destacada de este tipo de comportamientos es que el agresor focaliza su mirada en la boca de los menores (objeto de deseo) y a su vez él siempre tiene la boca abierta.

Dos de las fotos que dispararon las alarmas de los padres del colegio Molière.
Dos de las fotos que dispararon las alarmas de los padres del colegio Molière.

«En una gran mayoría de las fotografías grupales, adopta posiciones de ventaja física hacia el menor que tiene más cerca, o bien utilizando su cuerpo, o bien valiéndose del mobiliario y elementos sistémicos. (Sillas, mesas, toboganes etc)», se puede continuar leyendo.

«Por el contrario en las fotografías con una sola menor (casi siempre niñas) tiende a un contacto más frontal (predominando tal y como he relatado anteriormente la hemicara derecha) siendo relevante que en la mayoría de las ocasiones, una de las manos, casi siempre la derecha, pasa a la parte trasera de la niña. (No visible)».

PUBLICIDAD
Estas dos fotos terminaron por impactar a Miranda y darle la seguridad de que había que actuar contra el tal "Juanri".
Estas dos fotos terminaron por impactar a Miranda y darle la seguridad de que había que actuar contra el tal «Juanri».

«En la cuarta fotografía, ‘Juanri’ se ha ‘olvidado’ del niño. Mientras que su mano izquierda se encuentra delante de la niña, la mano derecha aparece teniendo muy presente el dedo índice (éste se encuentra estirado) lo que significa que en el momento vivido y en esa situación, ‘Juanri’ se está reafirmando», analiza este especialista.

Diego Miranda entregó su informe al Servicio de Atención a la Familia (SAF), de la Policía Nacional, una sección especializada en violencia de género, doméstica y menores, con la coletilla del ruego a Dios.

Este experto no tiene hijos pero posee una especial sensibilidad hacia este tipo de casos.

«Lo he pasado mal con este asunto, porque a excepción de a mi esposa, los agentes de la Policía Nacional, obviamente esta información no la he compartido con nadie. Ahora que todo ha sucedido me he animado a hacerlo con un objetivo muy claro: llamar la atención a los departamentos de recursos humanos y de seguridad para que aprendan a mirar a través de las fotografías y de las redes, en Internet. Sabiendo mirar, se detectan muchas cosas que tienen que tienen que ver con el mal comportamiento de las personas», agrega Miranda.

Fuentes de la Guardia Civil han confirmado la dureza de las imágenes encontradas y protagonizadas por el arrestado con los menores.

«Juanri» es sospechoso de haber cometido ‘decenas’ de abusos sexuales a niños de colegios en toda España y en Colombia, lo que está siendo investigado en estos momentos.

En su blog, el propio «Juanri» identificaba los centros escolares recorridos por toda España desde 2014, donde se habría hecho pasar por «experto en educación y profesor» para acceder a los centros escolares y, supuestamente, cometer los delitos sexuales.

Al parecer, ofrecía a la dirección de los centros educativos sus vídeos, publicitando sus recursos educativos de Infantil y Primaria, y en los que resaltaba las bondades de los centros, circunstancia que le abrió muchas puertas.

Y, sobre todo, defendía que tenía poder para posicionar a los colegios en un ranking.

«Me alegro de que la Guardia Civil lo tenga a buen recaudo. Los pederastas son lobos con piel de cordero, y los corderos son nuestros hijos. Por eso, tenemos que estar vigilantes y actuar con la contundencia que se ha hecho en cuanto detectemos comportamientos como este», concluye Miranda.