PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Justicia debe creer en la mediación e impulsarla sin reparos

|

A lo largo de toda esta semana se han venido celebrado en toda Europa, y nuestro país no ha sido excepción una serie de actos para conmemorar el Día Europeo de la Mediación que se fija en nuestro calendario el 21 de enero.

En esta oportunidad, una mejor organización de los eventos, sin que unos se solapasen a otros ha dejado claro el interés de una actividad extrajudicial que, pese a sus datos de estancamiento en el 2016, le auguran un gran futuro.

PUBLICIDAD

El problema crónico de nuestra justicia, agravado ahora por el mal estado de nuestros juzgados, algunos de ellos edificios antiguos y ratoneras en caso de que se produjera otro incendio como el que tuvo lugar hace días en la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz, ha puesto de manifiesto la necesidad de buscar otros cauces, con la misma seguridad jurídica que un pleito, para nuestra sociedad.

PUBLICIDAD

Hay que valorar el gesto del ministro Rafael Catalá de reunirse con los interlocutores que impulsan la mediación en nuestro país: colegios profesionales y asociaciones profesionales de mediadores y sus palabras de apoyo. Pero, como ya comentamos en otro artículo, los gestos necesitan de acciones que los acompañen.

En primer lugar, el conocimiento y difusión de la mediación. No parece lógico como en un desafortunado comentario que el propio Ministro realizo en la presentación de CaminosMediación, entidad extrajudicial del colegio de ingeniero de caminos, que los propios mediadores tengan que encargarse de la difusión de esta actividad.

PUBLICIDAD

El propio interés social de la mediación, buscar la paz y la convivencia entre las partes, y la misma Ley 5/2012 de mediación civil y mercantil que señala la responsabilidad de los poderes públicos por impulsar la mediación deberían ser suficientes elementos para que se ponga en marcha una campaña de difusión institucional.

Modelos como las que ha realizado tráfico en prevención de accidentes o aquellas que visualmente eran un canto a evitar la drogadicción pueden ser ejemplos que se puedan trasladar a la mediación. Vallas, autobuses, metro, televisión, radio y redes sociales los soportes donde crear ese mensaje.

¿Es necesaria una reforma legal?

La efectividad de la citada campaña de difusión sobre mediación abriría otro debate sobre su conveniencia de hacerla obligatoria. Tal y como Agustín Azparren, exvocal del cgpj, ahora encargado en un gran despacho español de fomentar la mediación, señala en CONFILEGAL, esa obligatoriedad ha generado en países como Italia más casos y derivaciones.

PUBLICIDAD

Mientras ese debate se resuelve parece que los operadores jurídicos se han puesto de acuerdo en señalar que la propia sesión informativa a mediación, momento en el que el juez deriva el asunto, sí podría tener carácter obligatorio. En este tipo de asuntos, la clave para que las partes lleguen a un acuerdo es que la mediación se realice en las fases previas al conflicto. Es la única manera que sin el ardor de la batalla de los intereses exista un resquicio para la mediación.

En un país como el nuestro, donde los conflictos surgen por una mala praxis del legislador, ahí están las cláusulas suelo y otros errores hipotecarios de gran calibre en reclamaciones masivas, se ha perdido una oportunidad notable de emplear la mediación en este tipo de asuntos con profesionales independientes y solventes y fomentar la mediación.

PUBLICIDAD

Estamos en un momento en nuestro país, donde la tutela judicial efectiva no debe considerarse únicamente desde la vía judicial. El arbitraje, la mediación y otros métodos extrajudiciales han de ayudar a una mejor convivencia y a descargar a nuestros juzgados de su pesada carga.

Pero para ello el Ministerio de Justicia debe ser el primero que crea que es posible. Los mediadores ya están formados y preparados para actuar.