PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Las Juntas de Jueces avisan que el plan del CGPJ para los Juzgados provinciales de cláusulas abusivas va directo al desastre

Las cuatro asociaciones de jueces y la Unión Progresista de Fiscales condenan el acoso al magistrado del Supremo.
|

Decía el aristócrata y militar francés, La Rochefoucauld, que “sin voluntad, sin método y sin orden no es posible ni el éxito ni el triunfo”. Esto es precisamente lo que las Juntas de Jueces de Valencia, Sevilla, Málaga o Madrid piensan del «Plan de Urgencia» del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) sobre los Juzgados Provinciales bises que a partir del 1 de junio tendrían que comenzar a funcionar para hacer frente a la avalancha que se avecina de demandas de cláusulas suelo, vencimiento anticipado, intereses moratorios, gastos de formalización de hipoteca o hipotecas multidivisa.

Porque en la implementación de estos 54 Juzgados Provinciales no ha habido ni voluntad, ni método, ni orden. Así lo ven los jueces consultados.

PUBLICIDAD

Sólo la aprobación de un «Plan de urgencia» impuesto desde el CGPJ, que no cuenta con el apoyo decidido y completo de buena parte de las 12 Comunidades Autónomas con competencias transferidas en materia de justicia.

PUBLICIDAD

Un plan  que, además, pone al frente de la mayoría de esos órganos a jueces en prácticas. Los conejillos de indias son los 65 novatos de la 67 Promoción, que tendrán que ponerse al frente de cada uno de esos juzgados.

Para el de Barcelona -que comprende las demandas de Terrassa, Sabadell, Badalona y L’Hospitalet (ciudades cuya población es superior a muchas capitales de provincia) ya hay designada una juez en prácticas y un ordenador, sin sistema informático. Nada más.

PUBLICIDAD

Porque el Departamento de Justicia de la Generalitat , que ya se ha reunido dos veces con la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, ha dejado claro que no existe ningún compromiso con el CGPJ.

Y no estiman que tenga que hacerse ningún sobreesfuerzo.

La Junta de Jueces de Primera Instancia de Valencia recordaba ayer la reunión que tuvo lugar en la sede del Consejo el 21 de febrero pasado y en la que participaron los jueces decanos de toda España con el «alto mando» del CGPJ.

PUBLICIDAD

Promesa incumplida

«El órgano de gobierno aseguró que no se aplicaría el Plan de Urgencia si  no se disponía de medios humanos y materiales, lo que se reiteró en posterior acuerdo del Pleno de 23 de febrero», afirmaban en un comunicado hecho público ayer.

Acuerdo que se materializó en una declaración pública que decía: “El Pleno del CGPJ, ante la necesidad de contar con los medios personales y materiales para poner en marcha el plan de urgencia que dé respuesta a la previsible entrada masiva de asuntos conocidos como cláusulas suelo, muestra su preocupación por la escasez actual de los mismos, y manifiesta que no lo pondrá en funcionamiento si no cuenta con medios suficientes. A tal fin insta a las Administraciones Públicas con competencia en la materia a que habiliten los recursos, incluso extraordinarios, para hacer viable este plan de refuerzo».

PUBLICIDAD

La realidad es que los jueces no cuentan medios suficientes. Y el CGPJ, desdiciéndose de aquellas palabras, decidió el jueves  «tirar pa’lante», como diría una madrileño castizo.

Así lo han entendido los jueces de Valencia.

«Como era de esperar, los peores pronósticos se han cumplido, y tres meses después, a sólo una semana de que comience el nuevo reparto al ‘Juzgado bis provincial’ de apoyo al Juzgado de 1ª lnstancia nº 25 para conocer de las demandas por cláusulas abusivas, a día de hoy, en la Ciudad de la Justicia de Valencia no hay instalaciones ni sede física para dicho juzgado ni medios humanos ni materiales para ponerlo en marcha, a pesar de las reiteradas ocasiones en las que la Junta de Jueces de Valencia ha puesto de manifiesto esta situación, así como la Sala de Gobierno, previendo lo que posteriormente se ha confirmado», decían en su nota de prensa.

Y añadían, en un tono neutro pero no desprovisto de sorpresa por la imprevisión evidente:» Según se indica en el acuerdo de ayer de la Comisión Permanente del CGPJ, el próximo día 31 de mayo de 2017 el CGPJ va a celebrar una reunión con las Comunidades Autónomas, tan sólo un día antes de que se ponga en marcha el aludido Juzgado bis de refuerzo», con un juez novato, igualmente.

¡Un día antes!

PUBLICIDAD

Las Comunidades Autónomas de Andalucía, Valencia y Cataluña ya han dejado claro que no apoyarán el plan. Galicia y el País Vasco consdieran que no es necesario, al menos hasta que se constate la supuesta «avalancha».

Sin perder el control, los jueces valencianos pidieron respetuosamente los medios materiales y humanos necesrios para que el invento funcione o, por el contrario, la suspensión del «denominado ‘Plan de Urgencia'».

Los únicos beneficiados son los bancos

La Junta de Jueces de Sevilla, celebrada también ayer, fue más contundente. Rechazaron el plan del CGPJ calificando de «descabellada, oportunista y peligrosa» la propuesta de que crear un órgano bis, dependiente del Juzgado de Primera Instancia 10 de Sevilla, para el que está previsto un juez en prácticas, sin experiencia, y 7 funcionarios, para atender las demandas que se presenten desde el 1 de junio, cuando se acaba el plazo de cuatro meses que había dado el Gobierno para que los particulares negociaran con los bancos.

La visión de la Junta de Jueces de Madrid es muy similar a la de sus compañeros de Valencia, Sevilla, Málaga, Barcelona u Oviedo.

Sin medios materiales y humanos adicionales los juzgados bises se convertirán en «juzgados malos», donde quedarán enterradas sine díe las demandas.

Los únicos beneficiados serán, por lo tanto, los bancos.

Atribuir esta competencia al citado juzgado «sin medidas de refuerzo oportunas supondrá una sobrecarga de trabajo inasumible e intolerable para un órgano judicial ya de por sí sobrecargado de trabajo», afirmaban el pasado 23 de mayo los Jueces de Primera Instancia de A Coruña.

Métodos alternativos 

Entre los jueces decanos el malestar está muy extendido, segun ha podido saber Confilegal, por la ausencia de diálogo y la forma por como se ha impuesto el «Plan de Urgencia», sin explorar otros medios alternativos, como el valenciano, que desarrolló un sistema de refuerzos transversal muy eficaz, o el de Cataluña, de concentrar esas demandas en unos Juzgados Mercantiles reforzados de forma conveniente.

Desbarajuste, desastre, fracaso, eran los calificativos más utilizados en el día de ayer.

El desanimo, a la orden del día.