PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

¿Objetivo recusar al magistrado Juan Pablo González, como en su día se hizo con Concepción Espejel y Enrique López?

Juan Pablo González durante una intervención en el CGPJ. Carlos Berbell.
|

El magistrado Juan Pablo González, quien ha sustituido a Enrique López en la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, podría ser la próxima pieza a abatir, como lo fueron el propio Enrique López y Concepción Espejel el 29 de octubre de 2015.

La mayoría del Pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional votó aquel día por mayoría por aceptar las recusaciones presentadas contra los dos magistrados, por las acusaciones populares. Al primero le tocaba, como ponente, formar del tribunal que iba a enjuiciar la primera etapa de la trama Gürtel, de acuerdo con las normas de reparto establecidas.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La segunda por su condición de presidenta de la Sección.

La argumentación fue su aparente “afinidad ideológica” con el Partido Popular.

Los dos habían sido vocales del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) a propuesta del PP. El primero en el Consejo de 2001 a  2008 y la segunda de 2008 a 2013. Una circunstancia que también comparte González, quien fue también vocal del mismo Consejo de López, y también con Javier Martínez Lázaro, este por el PSOE, recientemente fallecido.

PUBLICIDAD

La decisión de recusar partía de argumentos jurisprudenciales del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y del Tribunal Constitucional. Los dos han fijado que el juez no debe solo ser “ajeno” a los intereses de las partes en litigio, sino también parecerlo.

González ahora ha venido a sustituir en la Sección Segunda a López, quien optó por formar parte de la nueva Sala de Apelación de la Audiencia Nacional.

PUBLICIDAD

La magistrada María Jesús Rodríguez Duplá, nueva presidenta de la Sección Segunda, ha hecho lo propio con las ponencias de Concepción Espejel, nombrada, por el Pleno del CGPJ, el pasado mes de mayo, presidenta de la Sala de lo Penal de ese órgano.

PUBLICIDAD

La recusacion contra López y Espejel en aquel caso, en consecuencia, hizo que se alteraran las normas de reparto establecidas y que los magistrados Ángel Hurtado, Julio de Diego y José Ricardo de Prada pasaran a componer ese primer tribunal de la trama Gürtel, que llegó a su fin el pasado mes de noviembre.

NUEVO JUICIO DE LA TRAMA GÜRTEL

Estaba previsto, desde el pasado 3 de abril -por acuerdo de la Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional-, que este mismo tribunal enjuiciara el siguiente juicio de la trama Gürtel, conocido como el “caso Bárcenas”, una pieza separada sobre la caja b del PP.

Esta comprende relación el pago en negro de las obras de su sede nacional, en el que el partido figura como responsable civil directo y donde están acusados los extesoreros Luis Bárcenas y Álvaro Lapuerta y el exgerente Cristóbal Páez, está pendiente de fecha para su celebración.

Una decisión que ha sido modificada por una propuesta de la nueva presidenta de la Sección Segunda, que ha sido ratificada por la Sala de Gobierno, formada por el presidente, José Ramón Navarro, y los magistrados Ricardo Bodas, Eduardo Menéndez, Concepción Espejel, Ana Isabel Martín y Fernando de Mateo, y tomada en su reunión del pasado 20 de noviembre.

Decisión que estaba englobada dentro de la propuesta de normas de atribución de ponencias y composición de tribunales de las cuatro secciones de la Sala de lo Penal, que se formuló previo acuerdo unánime de los cuatro presidentes de sección.

PUBLICIDAD

De acuerdo con la misma, Rodríguez Duplá pasaría a presidir el tribunal, asumiendo las ponencias que le hubieran correspondido, de acuerdo con las normas de reparto establecidas, según los números finales.

En el caso de González, el magistrado asumió las causas terminadas en 5 y en 6, que eran las asignados a López. Por esa razón, a éste magistrado le habían pertenecido las causas 6/15, 5/16, 6/16 y 15/16, todas derivadas del “caso Gürtel”.

De esta forma, el tribunal que enjuiciará la pieza separada sobre la supuesta caja b del PP será el formado por María Jesús Rodríguez Duplá, José Ricardo de Prada y Juan Pablo González como ponente.

DE PRADA Y DE DIEGO, EN DESACUERDO

Fue la decision de los magistrados De Prada y De Diego la que forzó la declaración del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, como testigo el pasado 27 de julio ante la sala que enjuició durante un año a 37 acusados, entre los que se encontraban el extesorero del PP, Luis Bárcenas, su antecesor, Ángel Sanchís, Francisco Correa y otros.

Los dos magistrados reaccionaron mal ante el acuerdo de su Sala de Gobierno y presentaron sendos escritos solicitando el desestimiento de las mismas, reclamando, a su vez, otros criterios de composición que garantizaran “la permanencia de los tribunales en procedimientos especialmente sensibles como el señalado”. Traducido: que ellos siguieran siendo el tribunal enjuiciador en el juicio por la supuesta caja B del PP.

En la Sala de Gobierno, según ha podido saber Confilegal, aquello “chirrió” lo suyo.

¿A qué venía el interés de De Prada y De Diego a seguir enjuiciando los casos de la trama Gürtel?

De De Prada se sabe que es un magistrado progresista y de De Diego que está en clara sintonía con el otro, después de sus desencuentros personales y profesionales con Espejel, tras votar a favor de su recusación.

La Sala de Gobierno desechó ambas quejas argumentando que, de admitirse su propuesta, habría dos modelos de composición de tribunales, los de las causas “especialmente sensibles”, inamovibles -de las que formarían parte ambos magistrados-, y las causas no sensibles, que se ajustarían a lo propuesto por la presidenta de la Sección.

“No cabe establecer dos modelos de composición de tribunales”, dependiendo de si son causas de especial sensibilidad o no, porque la ley no lo contempla y porque “no hay modo de establecer criterios objetivos que permitan distinguir entre causas sensibles y ordinarias”.

A juicio de la Sala, no se puede “blindar la composición de tribunales cuando cambien los componentes de la sección debido a nuevas incorporaciones”, en tanto que la composición de las secciones “varía necesariamente en el tiempo porque se producen ceses por diversas causas”.

GONZÁLEZ EN EL PUNTO DE MIRA

La decisión de la Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional ha puesto a González en el punto de mira, como una pieza a abatir por las mismas razones que López y Espejel, aunque su relación con miembros del PP sea más que lejana o casi inexistente.

Sin embargo, el “pecado original” de haber formado parte de un CGPJ a propuesta del Partido Popular, por su pertenencia a la Asociación Profesional de la Magistratura, augura tiempos tormentosos para él que ponen en serio riesgo su participación en ese futuro juicio, para el que todavía no se ha fijado fecha.

Una buena prueba de ello fueron las recientes declaraciones del senador y portavoz socialista de Justicia, Ander Gil, quien acusó directamente al PP de querer cambiar jueces. Lo que provocó una respuesta contundente de la portavoz de Justicia del PP en el Congreso de los Diputados, María Jesús Moro, quien le recordó que “la Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional está compuesta por siete magistrados, que han adoptado un acuerdo de organización por unanimidad, como en tantas otras ocasiones”.

Y añadió: “El señor Gil ha querido desestabilizar a un tribunal y a sus órganos de gobierno con una actitud contraria a la que debe exigirse a cualquier grupo político que debe respetar de verdad, y no sólo con discursos, la independencia judicial”.

Sin embargo, la cosa no se acabó ahí.

La portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Margarita Robles, entró en el asunto calificando de “preocupantes” los cambios en el tribunal que juzgará la presunta ‘caja b’ del PP porque “no ayudan a la imagen de credibilidad e imparcialidad” que debe transmitir la Justicia.

Y avisó que el magistrado Juan Pablo González, que redactará la sentencia, podría ser tan recusable como lo fue en su momento Concepto Espejel, que fue apartada de los juicios de ‘Gürtel’ por su cercanía al PP.

Una polémica a la que se unió IU al declarar el “duro golpe contra la imagen de imparcialidad y credibilidad que merece la justicia” después de los cambios introducidos en el tribunal de la Audiencia Nacional que va a juzgar la presunta financiación irregular del PP y que han sido aprobados por la Sala de Gobierno a propuesta de la nueva presidenta de la Sección Segunda de la Sala de lo Penal, María José Rodríguez Dupla, con el visto bueno de la presidenta de esta Sala, Concepción Espejel.

Todo un culebrón conspirativo a punto de estallar y cuyo desenlace no puede ser más incierto.