Los dirigentes de la CAM irán a juicio por la venta de preferentes y subordinadas

María Dolores Amorós y Roberto López Abad en la Audiencia Nacional durante el juicio por la quiebra de la CAM.
|

La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha acordado sentar en el banquillo a los ex directores generales de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) Roberto López Abad y Dolores Amorós, que serán juzgados por los delitos de estafa en concurso con publicidad engañosa y de maquinación para alterar el precio de las cosas por la venta de preferentes y deuda subordinada de la entidad.

En el auto dictado este miércoles por la titular del Juzgado Central de Instrucción número tres da un plazo de veinticuatro horas a ambos procesados para que presten fianza de forma conjunta y solidaria por importe de seis mil euros, que servirán para asegurar las presuntas responsabilidades civiles pecuniarias que pudiera imponérseles en el caso de ser condenados.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

De dicha cantidad responderán como responsables civiles subsidiarios el Banco Sabadell, la Fundación de la Comunidad Valenciana Obra Social Caja Mediterráneo (Fundación CAM) Y como responsable civil directo CASER. Si no la prestaren en el plazo de un día se les embargarán bienes suficientes para cubrir dicha suma, añade la resolución.

TRES DÍAS DE PLAZO A LA FISCALÍA PARA QUE ACUSE

Lamela deja constancia en su auto de que la Fiscalía no ha formulado escrito de acusación en esta causa y añade que, “no habiendo renunciado expresamente a ello” tiene a partir de hoy un plazo de tres días para solventar este asunto.

Varios particulares personados en esta acusa piden para Amorós y López Abad 8 años de prisión y 24 meses de multa por estafa, y añaden que los perjudicados deben ser indemnizados con 11 millones de euros más los intereses con la responsabilidad civil directa de la entidad CASER y la responsabilidad civil subsidiaria del Banco Sabadell y Fundación de la Comunidad Valenciana Obra Social Caja Mediterráneo (Fundación CAM).

PUBLICIDAD

Por su parte, la Asociación Adicae solicita para los dos enjuiciados 8 años de cárcel por estafa más otros dos años por delito continuado de maquinación para alterar el precio de las cosas.

Fue en marzo de 2016 cuando la juez instructora propuso inicialmente juzgar a ambos ex altos cargos de la caja por delitos de estafa y un delito relativo al mercado y a los consumidores debido a las irregularidades en la venta de estos productos tóxicos, mientras que consideró responsables civiles subsidiarios a la Fundación de la Comunidad Valenciana Obra Social de Caja Mediterráneo y el Banco Sabadell.

PUBLICIDAD

La División de Supervisión de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) detectó “una serie de irregularidades” en la comercialización de los dos productos, que quedaron recogidas en un informe de febrero de 2012, en el que, entra otras afirmaciones, se dice que la información facilitada al cliente adolecía “deficiencias relevantes”.

PUBLICIDAD

INTERVENCIÓN EN 2011

La CAM fue intervenida por el Banco de España el 23 de julio de 2011 y sustituyó a sus administradores, además de aprobar una inyección de 2.800 millones de euros por parte del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que elaboró los informes donde se describen las numerosas irregularidades cometidas por los antiguos gestores, sobre todo en la concesión de créditos al sector inmobiliario y en la concesión de pensiones vitalicias para la cúpula directiva.

En marzo de 2011, los gestores de la caja de ahorros, actualmente propiedad del Banco Sabadell –que se la adjudicó por un euro– comunicaron a las autoridades financieras unos beneficios de 38,9 millones de euros cuando tres meses después las cuentas arrojaban unas pérdidas de 1.136 millones de euros.

Se da la circunstancia de que la Audiencia Nacional condenó el pasado mes de octubre a López Abad y a Amorós a tres años de prisión por el delito continuado de falsedad contable por falsear las cuentas de la entidad relativas a los ejercicios 2010 y 2011. (EP)