Comisiones por descubierto, otro abuso de la banca que los jueces empiezan a condenar

|

En general, cuando nos ponemos en negativo en la cuenta bancaria, los bancos nos cargan una comisión de entre 12 y 40 euros por reclamación de posiciones deudoras vencidas. Esta comisión suele venir recogida en el contrato de la propia cuenta bancaria, o en la escritura de la hipoteca, y nos la cargan por el solo hecho de que nuestra cuenta se ponga en números rojos. 

Los descubiertos en cuenta corriente, indica el Banco de España, “se producen cuando se realiza una retirada de dinero sin que haya saldo suficiente y la entidad le adelanta los fondos necesarios”. Hay bancos que la hacen efectiva desde el mismo día y otros que esperan hasta 5 días si nos mantenemos en la misma situación.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Tener una cuenta en descubierto puede salir muy caro, ademas, si no hacemos frente a la deuda ésta va incrementándose y cada vez que el banco nos liquide la cuenta el importe de las comisiones y los intereses serán cada vez mayores.

El banco tiene la potestad de cobrar unos intereses moratorios por los días en los que estemos en negativo, (probablemente unos céntimos), o de devolver los recibos si no autoriza el descubierto, pero lo que el banco no puede hacer es cobrarnos una comisión por el hecho de que nos pongamos en números rojos.

Las comisiones se generan por realizar un servicio, y por el hecho de ponernos en negativo el banco no nos está prestando servicio alguno, señalan desde ASUFIN (Asociación de Usuarios Financieros).

PUBLICIDAD

Esta Asociación, en su batalla para acabar con todos los abusos bancarios existentes que están mermando la capacidad adquisitiva de los consumidores, llaman la atención de la sociedad acerca de las comisiones por descubierto. Una práctica que sufren especialmente los más vulnerables. Y que como publicábamos en CONFILEGAL, es un negocio millonario que está a brindo un nuevo frente entre la banca y los consumidores.

Señalan que la jurisprudencia menor, concretamente la Audiencia Provincial de Madrid y Audiencia Provincial de Álava, en sus sentencias de 29 de febrero de 2016 y 30 de diciembre de 2016 respectivamente, entienden que el cobro de una comisión por reclamación de recibos impagados no responde a un servicio al cliente ni a un gasto. Por tanto, no hay servicio o gasto que retribuir, por lo que no puede dar lugar a ninguna comisión.

PUBLICIDAD

La inmediata consecuencia de dicha abusividad, es la nulidad de la cláusula, lo que conlleva la restitución de las comisiones cargadas por el banco, junto con los intereses, conforme al art 6.3 y 1.303 del código civil.

PUBLICIDAD

La sentencia de la sección 1 de la Audiencia Provincial de Álava confirmó la del Juzgado Mercantil número 1 en la que se condenaba a Kutxabank a eliminar dicha cláusula de sus condiciones generales, a cesar en su imposición y cobro a la clientela, tanto en los contratos que celebre en el futuro como en los ya concertados y al pago de una multa de 1000 euros diarios si no ejecutaba la sentencia después de pasados 20 días.

La Audiencia estimó que “cuando se produce un descubierto o posición deudora, opera inmediatamente el interés de demora. Si a este interés se suma la “comisión”, resulta una sanción civil o indemnización desproporcionada”.

“Lo extraordinario de esta sentencia del Juzgado de lo Mercantil nº 1 de Vitoria-Gasteiz es que responde a una “acción de cesación” en la que el demandante es una organización de consumidores que pide que una empresa deje de aplicar una cláusula abusiva a todos sus clientes, presentes y futuros”.

¿Qué han hecho los bancos a tenor de estas sentencias? ¿Han dejado de cobrar comisiones por reclamación de posiciones deudoras vencidas? Patricia Suárez, presidenta de ASUFIN, mantiene su confianza en que los juzgados terminarán por doblegar a los bancos.

“Es inaudito que las grandes entidades financieras hagan caso omiso de las sentencias judiciales. Si ellos no cumplen la ley, muchos consumidores se preguntan por qué ellos sí tienen que hacerlo. Los bancos deberían iniciar un nuevo camino para recuperar la confianza de sus clientes, y el modo no es otro que siendo transparentes”, apunta.

PUBLICIDAD

Suárez considera inadmisible la desobediencia de los bancos a las sentencias tanto europeas, como del Tribunal Supremo o del resto de juzgados: “Está bien que la juez de lo mercantil de Álava añada a la condena una multa diaria si no se cumple, porque hay sentencias ganadas por ASUFIN que hemos tenido que ejecutar para que se hicieran efectiva después de meses de omisión por parte de los bancos”.

Lo más sangrante de este abuso bancario es que los grandes damnificados suelen ser personas con escasos recursos, con ingresos pequeños y que tienen que añadir a su precaria situación la merma mensual por esta comisión. “Es ilegal e inmoral, añade Patricia. Para muchas familias 30 euros es el 5 ó 10% de sus ingresos y es indignante que con 1 euro de descubierto nos cobren esa barbaridad.

Los bancos siguen echándonos un pulso y no nos dejan otra vía que la judicial. Desde ASUFIN siempre intentamos llegar a acuerdos extrajudiciales, pero si no nos dan respuesta, seguiremos acudiendo a los tribunales de justicia”.