Mujeres directivas del sector inmobiliario impulsan una asociación para luchar contra la discriminación de género

Carmen Panadero y Cristina Calvo, vicepresidenta y presidenta de WIRES.
|

Aquella iniciativa impulsada por ocho directivas del sector del sector inmobiliario hace tres años bajo el nombre de Women in Real Estate Spain (WIRES) que traducido al español es Mujeres en Sectores Inmobiliarios España, es hoy una asociación con 160 miembros presidida por la abogada de Ashurst Cristina Calvo.

“Debes tener un cargo ejecutivo a nivel de empresa o entidad para ser parte de esta asociación”, explica.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Desde WIRES se lucha porque estas profesionales tengan un mayor acceso a los puestos de alta dirección del sector.

“Es la mejor forma de romper la brecha salarial que la mujer llegue a la alta dirección en su empresa y no renuncie a nada”, apunta.

Calvo, socia directora del despacho de Ashurst para Europa Continental y socia de derecho inmobiliario de la oficina de Ashurst Madrid, formó parte del Consejo Internacional de la firma y de su Comité de Diversidad.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

“Las mujeres de mi generación no lo han tenido fácil, pero hemos llegado arriba porque luchamos mucho y siempre lo tuvimos claro”, afirma.

Esta jurista es, desde hace unos días, la nueva presidenta de WIRES, una asociación que quiere romper el monopolio masculino de la alta dirección en un sector como el ‘real estate’ o inmobiliario.

“En Alemania hay una asociación similar a esta y uno de los objetivos es crear una asociación de carácter internacional que impulse la diversidad de género y coloque a la mujer directiva en su sitio en este sector”.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Calvo cuenta con amplia experiencia en el asesoramiento a clientes españoles e internacionales en todo tipo de operaciones inmobiliarias, incluyendo ventas y adquisiciones, construcción, estructuración de fondos, alianzas comerciales, financiación inmobiliaria, reestructuraciones e inversiones en situaciones especiales y operaciones con dificultades.

Por su parte, Carmen Panadero es su vicepresidenta.

Destaca que WIRES comienza su andadura en pleno resurgimiento del mercado inmobiliario español.

Un momento de cambio y de renacer del sector en el que se está superando y luchando contra las consecuencias de la burbuja inmobiliaria, y que está marcando la historia y la sociedad de esta década.

“Nos dimos cuenta que éramos minoría en el sector las mujeres en la alta dirección. No es sencillo que demos el salto hacia arriba. En esa situación se necesita que fomentes tu ‘networking’ [red de contactos], visibilidad y querer estar ahí. Nuestra reflexión fue que había poco talento femenino y el que existe no está visible. Ese fue el origen WIRES hace ahora tres años”.

Panadero es directora de Client Care & Business Development de CBRE España (CB Richard Ellis) [Cuidado del cliente y desarrollo de negocio], puesto centrado en la gestión estratégica de clientes importantes.

En su trayectoria profesional pasó los últimos 9 años trabajando en Estudio Lamela, donde dirigió actividades de comunicación, organización, y sobre todo de desarrollo de negocio, terminando su etapa como Directora de Relaciones Externas.

Actualmente también es coordinadora del grupo Young Leaders (Jóvenes líderes) del ULI (Urban Land Institute) Madrid y forma parte del Comité Ejecutivo del Club IE Real Estate.

Arquitecto Superior por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid en 2002, con formación complementaria en el Instituto de Empresa en el área de la Dirección y Gestión Estratégica de Proyectos, Corporate Finance y Marketing Digital, fue becada en 2011 por la Fundación Rafael del Pino (Grupo Ferrovial) para participar en el Programa Mujer y Liderazgo, en la Escuela Internacional de Negocios Aliter (patrocinada por la multinacional Merck).

Las mujeres somos más prudentes en la gestión y el hombre tiene un perfil más de ímpetu

WIRES ha ido creciendo de forma progresiva.

Aquellos eventos que se realizaban cada dos meses de actualidad, donde estaban invitados hombres y mujeres han ayudado a su crecimiento.

“A raíz de esta visibilidad pusimos unas normas de entrada para que fuera una asociación de directivas: debes tener cinco años de experiencia en el real estate a nivel de dirección, estar en ese cargo directivo y luego tu candidatura ser presentada por dos socias para que la Junta Directiva valore ese ingreso”, aclara Panadero.

Para la nueva presidenta de WIRES, elegida recientemente “todas las que somos hoy directivas en el sector lo tuvimos muy complicado en su momento. Nos ha costado mucho romper el techo de cristal y llegar a una posición ejecutiva. Estamos sensibilizadas con este asunto y creemos que hacer este tipo de piña desde la asociación nos ayudará a mejorar nuestra visibilidad y acceso a los puestos de alta dirección”.

En un sector como el inmobiliario, donde hay bastantes asociaciones profesionales, la llegada de WIRES como entidad asociativa ha encajado sin excesivos problemas.

“Nuestras socias advierten del gran poder que supone formar parte de esta entidad donde se comparte conocimiento a nivel interno. Ahora headhunters y diferentes congresos contactan con nosotras para que participemos en sus eventos”, señala Panadero.

Dar el salto a la alta dirección no es fácil

Uno de los objetivos de WIRES para este año es el de preparar a las siguientes generaciones de directivas.

Una actividad de  asesoramiento de las directivas con más experiencia a más jóvenes, del que ya se hizo CONFILEGAL eco de sus inicios.

“Se trata de buscar talento en las organizaciones al que podamos echar un mano y apoyar, de forma que lo tengan más fácil que nosotras en su camino por llegar a la alta dirección”, destaca Calvo.

Para Panadero “en algunas ocasiones el problema es nuestro. Se trata de atreverse y darse cuenta que puedes alcanzar tu meta. Es cuestión de seguridad en ti misma”.

Al mismo tiempo señala que hay dos estilos de dirección diferentes, “pero que unidos son imbatibles y necesarios para una organización. Las mujeres somos más prudentes en la gestión y el hombre tiene un perfil más de ímpetu. Se trata que el talento se complemente”.

Lo que tenemos que plantearnos es si es razonable el nivel de dedicación que nos exigen en la actualidad

A medio plazo, WIRES quiere internacionalizarse y crear contactos con mujeres directivas de otros países.

“Desde la European Public Real Estate Association, (EPRA) [Asociación  Europea del Sector Inmobiliario Público] entidad que organizará en marzo un evento en Madrid, ya han contactado con WIRES de cara a que podemos tener una reunión de trabajo”, comenta Calvo, quien señala que “hay que creer en la diversidad, aporta valor y no es discriminatoria”.

La presidenta de WIRES recuerda que fue la primera mujer que llego al Consejo de Ashurst.

“Llegué en el 2011 y dos años más tarde nos fusionábamos con unos australianos. Habia que volver a votar toda la firma al ‘Board’. Al final, no pusieron cuotas, salí reelegida y ahora hay paridad de hombres y mujeres en dicho órgano de dirección del despacho a nivel mundial, cuatro hombres y cuatro mujeres, aunque ya no esté, el trabajo está ya hecho”.

Para esta abogada “hay que estar atenta a las nuevas generaciones que tienen unas prioridades diferentes. No quieren estar trabajando todo el día y reivindican un espacio para su vida personal. Ya no es un tema de conciliación de la mujer, sino que asistimos a un cambio de mentalidad, tanto en despachos como en empresas. Lo que tenemos que plantearnos es si es razonable el nivel de dedicación que nos exigen en la actualidad”.

En el caso español , ambas directivas coinciden en que “necesitamos un horario más europeo que se empiece antes y que no después de la seis de la tarde estemos fuera de nuestro trabajo. Es la única manera para reivindicar esa vida personal, tanto hombres como mujeres. Hay que romper con la cultura presencialista y trabajar por objetivos que ayuden a repartir las cargas de trabajo”.