Mónica Alonso, fiscal: “’Justicia Digital’ es un caos, se ha organizado de tal manera que es papel cero, eficacia cero”

Mónica Alonso es fiscal responsable de delitos económicos en León y miembro de la Ejecutiva de la Asociación de Fiscales.
|

Mónica Alonso es fiscal en León, responsable de delitos económicos. Recientemente fue nombrada delegada de Cooperación Internacional.

Alonso, que lleva sobre sus espaldas 20 años de ejercicio profesional, muestra un hartazgo infinito con “Justicia Digital”, la aplicación informática que el Ministerio de Justicia ha diseñado para la Fiscalía en las cinco Comunidades Autónomas que gestiona directamente: Castilla-León, Castilla-La Mancha, Extremadura, Murcia y Baleares.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

En su opinión, basada en la experiencia, “Justicia Digital” se ha diseñado de espalda a los usuarios, los fiscales. Y es un fracaso.

Alonso es miembro de la Comisión Ejecutiva de la Asociación de Fiscales, organización que, hasta ahora, ha sido comprensiva y colaboradora con el Ministerio de Justicia.

Sin embargo, la paciencia se les ha acabado. Y en esta entrevista explica con toda claridad porqué.

PUBLICIDAD

¿Por qué están ustedes enfadados con “Justicia Digital”, con su sistema de gestión procesal?

Porque “Justicia Digital” es un caos, se ha organizado de tal manera que es papel cero, eficacia cero.

PUBLICIDAD

Lo único que se hace son entregas masivas y envíos masivos.

PUBLICIDAD

Los fiscales no tenemos el control de los papeles que entran en fiscalía. Se remite a lo loco. No sabemos qué papel tienes que despachar.

Está pensado en la relación entre un Juzgado, como sistema de gestión, y un despacho de abogados.

Los que han diseñado han demostrado desconocer totalmente cómo funcionamos las Fiscalías. Y lo que es peor: No nos han preguntado.

Luego se producen bromas pesadas, como el premio que se le dio al Ministerio de Justicia por “Justicia Digital”.

¿Qué es lo que quieren ustedes?

PUBLICIDAD

Que nos escuchen. El Ministerio no escucha. Jamás escucha. Sin embargo, se han dedicado a difundir que los fiscales somos unos retrógrados, que no hemos querido entrar en el sistema de “Justicia Digital”, que estamos evitándolo. Y no es verdad.

¿Quién diseñó “Justicia Digital”?

No lo sé. El Ministerio sabrá quién ha hecho el sistema, que consideran tan brillante.

“Justicia Digital” funciona en las 5 Comunidades Autónomas del llamado territorio Ministerio. ¿Y en las 12 restantes?

Hay sitios que siguen con el papel y en otros tienen los sistemas propios, desarrollados por las Comunidades Autónomas con competencias transferidas.

En Galicia, por ejemplo, existe una Comisión de la que forma parte un fiscal. Nosotros lo que estamos pidiendo es que se forme una Comisión donde haya un fiscal, representante de las distintas asociaciones, que sufrimos el día a día para decir qué es lo que no funciona del sistema.

Que es lo que hay que mejorar.

Y estamos pidiendo que paralicen el sistema “Justicia Digital” ya. Porque, le digo, que los fiscales estamos de verdad sufriendo. Que arreglen el mal diseño. Porque esto no funciona.

El pasado mes de septiembre el Consejo Fiscal, con el desaparecido fiscal general del Estado, José Manuel Maza, a la cabeza, aprobó un comunicado instando al Ministerio a paralizar la implantación de “Justicia Digital” “en tanto no exista un único sistema de gestión procesal integrado para órganos judiciales y fiscales de fácil acceso, rápido y con garantía de autenticidad de las actuaciones”.

Eso es. Nosotros lo que queremos es que paren “Justicia Digital”, que rectifiquen aquella organización que se ha hecho mal para hacerla bien. Y que nos escuchen.

Está claro que las nuevas tecnologías tienen que estar para hacerte más eficaz. Y si no lo consiguen, no valen.

Yo creo que cualquier sentido común te lo indica.

Le pongo un ejemplo: Un fiscal para poner un visto de un sp, de algo que no es delito, de un atestado que tiene tres hojas, antes le llevaba 5 minutos.

Ahora tienes que entrar en una aplicación que es el visor Horus, para ver el documento. Después tienes que ir a la aplicación Fortuny, para hacer un documento –o que te lo haga el funcionario- de “visto”.

A continuación tienes que ir a otra aplicación que es el portal del firmante. Y tienes que firmar. Y hay otra aplicación donde tú tienes que chequear que ya lo has hecho.

Lo que antes llevaba 5 minutos ahora se han convertido en 20 minutos.

Algo falla. Es evidente. Pero no interesamos.

Nosotros lo que queremos es que paren “Justicia Digital”, que rectifiquen aquella organización que se ha hecho mal para hacerla bien. Y que nos escuchen

Lo que se deduce de sus palabras es que la informatización ha cuadruplicado la burocracia.

Yo creo que los fiscales estamos dejando de ser juristas. Un cuerpo cualificado para estudiar cuestiones jurídicas se está convirtiendo en un cuerpo administrativo cualificado que hace miles de trámites inútiles.

¿No pueden poner una tecla donde con solo pulsarla ese visto ya esté efectuado?

Supongo que informáticamente se podrá, ¿por qué no lo hacen?

El otro día estuve trabajando 11 horas. Me lo computé. Tenemos un baremo por el que cobramos productividad. Aproximadamente debes de hacer unos 30 puntos. Yo esos 30 puntos me los hacía muchas veces en una mañana.

Ese día hice 28 puntos.

A mí esto me parece tan escandaloso. Y que el Ministerio no nos escuche… Estamos indignados.

Porque hemos perdido en eficacia.

Recientemente una compañera me decía, en broma: “yo antes hacía la calificación del día. Ahora hago la calificación de la semana.

Se va a producir un colapso total o vamos a reventar. Porque los fiscales somos tan responsables que cargamos con todo. Trabajamos 11 horas o las que haga falta para sacar el papel.

Porque somos personas y nos están tratando como objetos.

¿Qué piensa usted de las declaraciones del fiscal general del Estado, Julián Sánchez Melgar, de reclamar autonomía presupuestaría para la Fiscalía?

Pues que tiene toda la razón. Esto determinaría el presupuesto básico para tener una auténtica autonomía. El fiscal general del Estado, además, nos ha apoyado en esta guerra que hemos tenido en León por los ordenadores. Porque a los fiscales nos han quitado los ordenadores fijos y nos han dado una “surface” para que la paseemos con toda la información que lleva de un sitio a otro. Porque es el único instrumento de trabajo que tenemos.

¿Qué es una “surface”?

Una “surface” es una mezcla entre tableta y ordenador pequeño portátil que te permite –desde que se instauró, el 12 de febrero- trabajar en casa.

Eso sí, tú te pagas tu wifi. Si la tienes puedes trabajar si no, no es posible.

Nos han quitado los ordenadores fijos y nos obligan con ese aparato, con toda la documentación que contenga, paseándola de un sitio a otro.

Por cierto, los jueces mantienen en León, los ordenadores fijos y disponen de “surface”. Lo mismo que los letrados de la Administración de Justicia.

Sólo nos lo han quitado a los fiscales.

Mi padre era fiscal, yo lo llevo en la sangre y nunca he sentido una pérdida de dignidad como la que nos han provocado el Ministerio.

Siempre hemos estado tolerando, aguantando.

Ahora hemos llegado al límite. Se nos ha acabado la paciencia.

Mónica Alonso opina que el sistema de gestión “Justicia Digital” fue diseñado de espalda a los fiscales y que cuadriplica su trabajo, introduciendo más burocracia.

Sánchez Melgar reclamaba la autonomía presupuestaría. ¿Usted cree que si la Fiscalía administrara su presupuesto podría hacer un sistema informático adecuado para todos ustedes?

Efectivamente. Es que uno carece de independencia cuando alguien te mantiene. Esa es la agarradera que ellos tienen. No te doy dinero, no te doy esto… ¿Y qué haces? Pataleas.

No puedes hacer nada.

¿Les consta que cuando diseñaron “Justicia Digital” no consultaron con ningún fiscal?

Nadie de la Asociación de Fiscales ha participado en ninguna Comisión. También salió en la prensa que el señor ministro había creado una Comisión de expertos informáticos… No sé.

¿Y dónde está el fiscal?

Yo necesito que me sienten en una mesa con el informático para explicarle cómo trabajo yo. Haga usted esto.

Ellos trataron de culpar a la Unidad de Apoyo, cuando estaba José Luis Bueren, haciéndole responsable.

Pero esto sigue igual. ¿No se han planteado que la responsabilidad es suya? ¿Por qué no nos hacen caso?

Porque me consta que ahora Paco Moreno les está diciendo, desde la Unidad de Apoyo, que esto no funciona. Les ha hecho ver todos los graves problemas que está generando.

Pero actúan como si no escucharan. Como si estuvieran sordos.

Lo lógico habría sido crear un sistema partiendo de nuestras indicaciones, sobre la base de nuestro trabajo. No se ha hecho así.

Ya estoy acostumbrada a que las cosas se hagan así de mal desde el Ministerio de Justicia. Una pena.

Al Ministerio le falta cualquier tipo de humildad para reconocer que se está equivocando

Usted forma parte de la Asociación de Fiscales. El pasado 5 de marzo se reunieron con las 4 asociaciones de jueces y las 3 de fiscales. Y acordaron un calendario de movilizaciones que culminarían con una huelga, el 22 de mayo, si no arreglaban esto, entre otras cosas. ¿De verdad confía que el Ministerio de Justicia pliegue velas y reconozca que el diseño de “Justicia Digital” es fallido?

No, porque al Ministerio le falta cualquier tipo de humildad para reconocer que se está equivocando. No confío en ellos en absoluto.

¿”Justicia Digital” está conectado con el sistema de gestión procesal de los jueces?

No, tenemos distintas aplicaciones. Y ese es otro de los grandes problemas. Ellos tienen utilizan Minerva y nosotros Fortuny. Y son dos sistemas totalmente diferentes. No pueden “hablar”, interconectarse entre ellos.

Lo único que tenemos en común es que las cosas suyas de Minerva se ven en Horus y las cosas nuestras de Fortuny también se ven en Horus.

¿Por qué no se ha hecho un sistema único? No lo sé. Tendrán que explicarlo.

Gestionan las cosas sin contar con el usuario.

En 20 años que llevo he visto llorar a un señor fiscal de impotencia por culpa de “Justicia Digital”.

Y yo ya estoy cansada de mirar en pantalla una cosa que da vueltas y vueltas durante minutos interminables, con una leyenda que pone ‘Espere. Espere’.

Todo ese tiempo en cada una de las aplicaciones. Y no funciona el visor. Y se te desconecta.

Pero tendrán apoyo informático, ¿no?

[Se ríe] Pues mire, aquí hay dos informáticos para todo León y una señora encargada para todo, jueces, fiscales y letrados de la Administración de Justicia, como formadora. Así que si tienes una duda, pégate por ella.

Usted es miembro de la Asociación de Fiscales, la más numerosa de la carrera fiscal. Pocas veces antes había visto en ustedes este tipo de hartazgo, si me permite la expresión.

Hemos sido una asociación tolerante. Hemos tratado de colaborar. Y han acabado con nuestra paciencia.

El lema de nuestro último congreso fue “aunamos fuerzas por la dignidad de la carrera”. Porque toda la carrera tenemos la impresión de que hemos perdido cualquier dignidad.

Nos están convirtiendo en un apéndice del Ministerio, considerándonos funcionarios sin ninguna valoración.

Nuestra asociación no tiene ninguna ideología. A alguien le ha debido interesar llamarnos los ‘conservadores’. Y no es cierta esa etiqueta. Nos la ha plantado alguien a quien le interesaba vernos así.

Sólo tenemos el interés de defender los derechos profesionales de la carrera fiscal. Y que se nos trate como un cuerpo jurídico cualificado.

Sólo estamos pidiendo que nos dejen trabajar con eficacia y tranquilidad.

Muy bien. Hasta aquí el modo negativo. Si nos ponemos en modo positivo, ¿qué hay?

Pues que conseguimos las revisiones médicas anuales, los concursos a resultas, introdujimos cláusulas para facilitar la conciliación familiar y comisiones de servicio internas.