Una interpretación penal del cuento de Blancanieves por el magistrado Antonio del Moral se hace viral en la red

Antonio del Moral, magistrado de la Sala Segunda del Supremo e intérprete, desde el punto de vista legal, del cuento de Blancanieves y los 7 enanitos. Carlos Berbell.
|

 

No es la primera vez que Antonio del Moral, magistrado de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, cuenta esta historia en público. De hecho, hace más de diez años que viene contando, de vez en cuando, una interpretación penal del cuento de Blancanieves y los 7 enanitos en algunos de los actos públicos en los que participa.

Sin embargo, esta vez se ha hecho viral. Ha tardado sólo 19 días. En Confilegal lo hemos recibido por 5 sitios distintos.

Pero para cerciorarnos de que la historia era verdad (y no una “fake new”) nos pusimos en contacto con el magistrado.

“Sí, lo conté el pasado 10 de abril por la tarde, en el Teatro Liceo de Salamanca”, confirmó Del Moral.

“Fue cuando participé, junto con Pablo Llarena [compañero suyo de Sala], Enrique López [magistrado de la Sala de Apelación de la Audiencia Nacional y exmagistrado del Tribunal Constitucional] y José Luis Concepción [presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León] en en una jornada sobre delitos económicos y responsabilidad penal de las empresas”, explica el magistrado.

El público lo formaban más de 200 personas.

“La cosa derivó un poco densa”, cuenta el magistrado.

“Y para aliviarla conté, otra vez, la interpretación jurídica del cuento. Que no es una idea mía sino de un alumno anónimo de la UNED. Un profesor amigo me lo comentó y de ahí salió la cosa. Aunque no es precisamente como la conté, sí la recoge en su esencia”.

La historia, tal como está corriendo por la red, es esta:

“Antonio del Moral, magistrado del Tribunal Supremo, participó en la tarde noche del martes en el teatro Liceo de Salamanca en una jornada sobre delitos económicos y responsabilidad penal de las empresas, organizada por Tormes Motor, cuya intervención concluyó con una singular interpretación del cuento de Blancanieves para ejemplificar cómo el exceso legislativo puede hacer que la vida diaria y acciones cotidianas terminen en la Justicia.

“Y es que, analizando el popular cuento infantil, el cazador al que la madrastra encargó matar a Blancanieves para que no fuera la más bella del reina, por tanto una inducción a asesinato, finalmente no tuvo valor para hacerlo, la dejó huir y mató a un ciervo para llevar a la madrastra su corazón.

“Delitos contra la flora y la fauna, según el Cógido Penal español actual.

“Blancanieves huyó hasta encontrar una cabaña del bosque, delito contra la ordenación del territorio, pues estaba construida en suelo no urbanizado.

“Además, la mera alusión a sus dueños en el título del cuento, enanitos, es peyorativa e indica un menosprecio, “personas de verticalidad limitada”, apostilló el juez para corregir la denominación.

“La protagonista del cuento entró en la casa, por tanto incurriendo en un delito de allanamiento de morada.

Sus inquillinos regresaban a casa cantando, a buen seguro, una canción por la que no pagaban el correspondiente canon a la Sociedad General de Autores de España (SGAE).

“Al escuchar la historia de Blancanieves se apiadaron de ella y le permitieran quedarse, eso sí, a cambio de realizar las tareas del hogar, como planchar, lavar, coser, hacer la comida, sin remuneración alguna ni contrato ni alta en la Seguridad Social, por tanto, un delito contra los derechos de los trabajadores.

“La madrastra descubre que Blancanieves seguía viva y hace que caiga en un sueño profundo tras comer una manzana, delito contra la salud pública por envenenamiento. 

“Letargo del que la protagonista del cuento despierta porque recibe el beso de un príncipe, que, con la ley en la mano, es un delito de agresión sexual al propasarse con una mujer privada de sentido.

“Por tanto, de acuerdo al Código Penal, todos los protagonistas del cuento de Blancanieves tendrían cuentas pendientes con la Justicia y a buen seguro hubieran terminado en la cárcel”.

Todo un ejercicio de originalidad.