PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El mantra de devolver competencias al Estado

Luis Murillo, jurista de Zaragoza.
|

Esta tontería se dijo ya por Rosa Díez y la sostiene Albert Rivera y su partido, Ciudadanos. Curiosamente ambos son una vasca y un catalán, y sostienen, por experiencia propia a lo visto, que la Sanidad y la Educación se han gestionado de modo insolidario y hay que devolverlas al Estado. Yo creo que una sandez siempre es una sandez, aunque, como es el caso, la apoye mucha gente o incluso, gente inteligente.

Parafraseando a Joseph Goebels, y en sentido contrario a él, una tontería repetida muchas veces, no deja de ser una tontería. Y, a contrario de Carles Puigdemont, Pablo Iglesias y demás ilustres pensadores, el voto mayoritario no convierte algo malo en bueno, o algo negro en blanco, y no cura enfermedades ni sana errores o delitos.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Gracias a estos ilustres pensadores, he llegado a entender esa parte del discurso de José Calvo Sotelo contra Casares Quiroga, en el año 1936, cuando decía que “Somos los más” es un grito de Tribu. Sí señores, las cosas son lo que son y la democracia sirve para lo que sirve pero no para volver a un tonto en listo.

Ahora el mantra, apoyado por una buena mayoría, es devolver competencias, pero hay problemas:

1-No existe el modo, y no hay motivos, para una Ley de Armonización. Cabría modificar los Estatutos, rebajar las competencias, dejar de asumir parte que pasarían al Estado automáticamente. Para esto debería haber una mayoría cualificada en cada Comunidad, y lo veo difícil. Rebajadas las competencias, habría que convocar la comisión de transferencias y valorar al Estado todo lo que se le pasa, y ¿si se han creado nuevos empleos? ¿a la calle?

PUBLICIDAD

2- La Constitución de 1978 no prevé este camino de vuelta, pero establece competencias del Estado para que esto  no se dé ¿se ejercen?

3- El Estado está ya desfasado para reejercer competencias, además presuponemos, que es mucho presuponer, que las ejercía bien. Yo conozco la de Justicia y, antes de la transferencia, en Aragón, había juzgados que no estaban muy bien que digamos.

PUBLICIDAD

En fin, que se suelta una idea llamativa, demagógica, así sin más. La gente, que cree ver una reducción del gasto, la apoya, y la mayoría, se espera, que la bendiga. Es ir contra todo lo construido y sólo porque algunos se portan mal.

PUBLICIDAD

Nunca se tiene en cuenta a los leales al sistema y al Estado de Derecho, esto es como en las mejores familias, que se atiende más al hijo que más se queja.

Yo entiendo que el sistema de Comunidades ha sido beneficioso, de hecho la cercanía del poder al territorio ha propiciado, sobre todo en zonas despobladas, la creación de infraestructura que antes eran imposibles con un Madrid ocupado, como es normal, en las zonas más pobladas.

Poco a poco se ha reequilibrado el territorio, ese era el objetivo. Se contaba con que el Estado hiciera su parte, pero… ni aun con el 155 se ha hecho nada, no sea que algunos se enfaden.

El Estado está ya construido, más que ir hacia atrás interesa ver las deficiencias, subsanarlas, y tirar para adelante.

La mayor deficiencia es la duplicidad de administraciones, de lo que ya alertaba el residuo de la LOAPA que quedó tras pasar por el Tribunal Constitucional, es decir, la Ley del Proceso Autonómico. También Manuel Fraga propuso, para solucionar el problema, la Administración única, en fin, pero son cosas muy antiguas y Fraga fue ministro con Franco. El haber sido ministro con Franco imposibilita para pensar. Cosas del directo.

PUBLICIDAD