Ciudadanos presenta una ley en el parlamento catalán para impedir que se cuelguen lazos amarillos en lugares públicos

Lazo amarillo colocado en el edificio Ayuntamiento de Barcelona. EP.
|

El grupo de Cs en el Parlament registro ayer su proposición de ley de la neutralidad institucional en el espacio público y en las instituciones públicas catalanas que exige que para colgar simbología como lazos amarillos en el espacio público se deba pedir permiso a la administración competente.

“Las instituciones públicas catalanas velarán por evitar en el espacio público el uso de cualquier pancarta, cartel o cualquier elemento con mensaje, anuncio o comunicación de carácter eminentemente ideológico o político, o se manifieste su exhibición y uso de determinadas opciones políticas”, expone la propuesta de norma.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Detalla que se entiende por espacios públicos todos los bienes muebles e inmuebles de dominio público y todos aquellos bienes que estén afectos al uso público o a los servicios públicos tales como: calles, plazas, puentes, parques, jardines, fuentes, lagos, playas y mobiliario urbano en general, entre otros.

El escrito aclara que, para poder colocar símbolos en el espacio público temporalmente, se deberá solicitar la autorización administrativa oportuna a la administración competente y, en caso de que no responda en tiempo y forma, “se entenderá denegada la autorización” solicitada.

MOSSOS Y POLICÍA LOCAL

La norma incluye una modificación de Ley 10/1994 del cuerpo de los Mossos d’Esquadra para añadir en el apartado de sus funciones para la seguridad ciudadana un apunte en el artículo que hace referencia a que los agentes deberán “vigilar los espacios públicos”.

PUBLICIDAD

En la propuesta de Ciudadanos se suma al apartado de vigilar los espacios públicos el texto “y garantizar la neutralidad institucional del espacio público”; una modificación que también hacen en la Ley 16/1991 de las Policías Locales.

Además, en la disposición transitoria primera de su iniciativa legislativa, quieren que se habilite al Govern para que, en el plazo de dos meses desde la aprobación de la norma, regule “un procedimiento administrativo sumario para que los ciudadanos puedan denunciar el incumplimiento de esta ley”.

PUBLICIDAD

Con esta medida buscan que la gente pueda instar a la administración competente en cada ámbito a que se cumpla lo previsto en esta ley.

PUBLICIDAD

INSTITUCIONES

En su exposición de motivos, el escrito expone que las instituciones tienen el deber de mantener estrictamente la neutralidad, la imparcialidad ideológica y la objetividad en sus actuaciones y deben guiarse en la búsqueda del interés general.

“En los últimos años y sobre todo meses, hemos visto como los edificios públicos, los espacios públicos y el mobiliario urbano de nuestras ciudades y pueblos se han visto ocupadas por pancartas y símbolos partidistas”, explican y aseguran que esos símbolos no generan consenso y, por tanto, no mantienen la neutralidad que se le exige a una institución.

Señalan a la pancarta colocada en la fachada de la Generalitat de Catalunya con un lazo amarillo que pide la libertad de los dirigentes independentistas encarcelados y la colocación de estos símbolos en playas, plazas y calles.

Aseguran que, al permitir este tipo de acciones, las administraciones competentes “están vulnerando de manera evidente el deber de velar por la libertad de conciencia de los ciudadanos”.

Así, la propuesta de Cs establece que los edificios públicos solo podrán lucir símbolos con las rotulaciones oficiales reconocidas en la Constitución y en el Estatut, aunque añaden que también se permitirá el uso de símbolos oficiales de “la UE, cualquier otro estado, cualquier otra comunidad autónoma, cualquier símbolo oficial de la corporación pública”.

PUBLICIDAD

Se subraya que no estarán permitidos los símbolos que incluyan siglas, anagramas o logotipos de partidos políticos, sindicatos, organizaciones empresariales y demás asociaciones y entidades privadas.

Tampoco los que vulneren principios constitucionales o lesionen derechos fundamentales, ni los que fomenten o inciten a la discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, entre otras.

“No se permitirá el uso de símbolos que tengan un carácter eminentemente ideológico o político o se caractericen por su exhibición y uso de determinadas opciones políticas”, concluyen en referencia a los lazos amarillos. EP.