PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Un nuevo juicio con jurado que arrancará el próximo 15 de agosto en Florida decidirá el futuro de Pablo Ibar

Pablo Ibar, pensativo, espera que en el próximo juicio, que arrancará en octubre, se le declare no culpable y recupere la libertad.
|

Después de varios aplazamientos pedidos por cada una de las partes y de cambios del juez que llevará el caso, ayer martes la defensa de Pablo Ibar, joven español de origen  vasco que lleva veinticinco años en la cárcel, dieciséis en el “corredor de la muerte” comunicó que el juicio donde estará en juego su libertad será el próximo 15 de agosto en un Tribunal del condado de Broward, en Florida.

Ha sido el nuevo juez que llevará este asunto, Dennis Bailey quien ha adelantado en una semana la fecha de inicio de este proceso. Hay que recordar que Ibar  sigue encarcelado por tres presuntos asesinatos cometidos en Florida (sureste de EE.UU.) en 1994, pese a que siempre manifestó su inocencia ante algunos hechos que le convertían en culpable.

Esta vista será abierta al público, donde muchos medios de comunicación ya se han acreditado, lo que implica que se podrá seguir en directo.

La defensa de Ibar había recusado en mayo pasado la elección de Bailey como magistrado, con el argumento de que éste fue fiscal auxiliar en la oficina donde también ejerció Chuck Morton, fiscal del juicio del año 2000 en que Ibar fue condenado a la pena capital, después de que en 1998 se declarara juicio nulo.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Pero un tribunal de apelaciones de Florida denegó la recusación pues a su juicio la relación profesional entre Bailey y Morton no entraña ningún conflicto porque tuvo lugar hace mucho tiempo.

Se da la circunstancia de que Morton ha sido llamado para llevar de nuevo el caso contra Ibar, cuya condena a muerte anuló el 4 de febrero de 2016 el Tribunal Supremo de Florida.

En EEUU el papel del jurado es importante con un proceso de selección muy cuidadoso. Primero los candidatos contestan a unos cuestionarios que han sido consensuados por las partes. Ahí se hace una criba fuerte y los que la pasan van al tribunal y son entrevistados por cada una de las partes. Curiosamente ese final de las entrevistas será el 15 de agosto, día en el que se inicia este juicio de este joven vasco, sobrino de aquel boxeador español de los años setenta, José Manuel Ibar Urtain que llegó a ser campeón de Europa de los pesos pesados.

Nuevo juicio para demostrar la inocencia

La defensa de Pablo Ibar había pedido en 2014 al Supremo de Florida la anulación de la sentencia que le condenaba a muerte y celebrar esta nueva vista ante el cúmulo de “pruebas exculpatorias”. El 5 de febrero de 2016, el tribunal da un giro a esta historia: el tercer recurso prospera. Por primera vez ordena repetir el juicio.

PUBLICIDAD

Una vez que el juez aprueba que se repita el juicio, Pablo Ibar es sacado del corredor de la muerte de la prisión de Raiford, al norte de Florida, y trasladado a la cárcel del condado de Broward, donde está actualmente. En la nueva prisión, a diferencia del corredor de la muerte, Ibar no puede recibir visitas. Ahí lleva los dos últimos años de su vida.

Un jurado de doce miembros decidirá su destino

La Fiscalía ya ha anunciado  su intención de pedir en el nuevo juicio la pena de muerte para Ibar por el asesinato de Casimir Sucharsky, dueño de un club nocturno, y las modelos Sharon Anderson y Marie Rogers.

La Asociación contra la Pena de Muerte de Ibar que ha servido de apoyo a Pablo y su familiacree que a priori el juicio podría concluir en noviembre o diciembre próximo.

PUBLICIDAD

Respecto al veredicto, las opciones son de culpable o no culpable y ambas tienen que conseguirse por unanimidad del jurado. Eso significa que los doce miembros del jurado tendrán que ponerse de acuerdo. De no alcanzarse, habría un primer toque de atención del juez para que se pongan de acuerdo, y si no se alcanza, el juicio sería nulo y se repetiría otra vez.

Tanto el joven acusado y su familia se encuentran animados al haber logrado este nuevo juicio y confían en demostrar su inocencia. Desde esta asociación se ha puesto en marcha un crowdfunding, método para recaudar fondos con los que poder financiar a los abogados de Pablo Ibar.

PUBLICIDAD

Con uno de sus abogados, Benjamin Waxman, pudo CONFILEGAL charlar hace unas semanas en una visita que hizo a Madrid en esa campaña que apoyada en redes sociales y en determinados eventos en contra de la pena de muerte están ayudando a financiar la defensa de Pablo Ibar.

El equipo jurídico de Ibar lo forman cuatro abogados, cada uno especializado en un tema, como por ejemplo, la argumentación ante jurado o la propia selección de jurados. El papel de Waxman es de coordinador y aprovechar su experiencia en apelaciones al Tribunal Supremo. Además nadie conoce el caso mejor que él porque está en ello prácticamente desde el principio.

En el nuevo juicio, la Fiscalía mantendrá el valor probatorio del testimonio de Gary Foy, vecino de Sucharsky, quien identificó a Ibar como uno de los dos hombres a los que vio saliendo de la vivienda de la víctima a primeras horas de la mañana de autos en el automóvil del asesinado.

PUBLICIDAD

Asimismo, los fiscales registraron en 2016 en un tribunal de Fort Lauderdale una nueva prueba de ADN parcial de Ibar supuestamente encontrado en la camiseta que se halló en el exterior de la casa de Sucharsky, donde se cometió el triple homicidio.

Joe Nascimento, uno de los abogados de Ibar, dejó claro entonces a Efe que la defensa estaba preparada para rechazar esa prueba, por ser “muy cuestionable” y “totalmente no fiable”.

El portavoz de la Asociación contra la Pena de Muerte Pablo Ibar, Andrés Krakenberger, dudó de que la Fiscalía tenga la intención de presentarla en el juicio.

Se trata de la camiseta encontrada en el lugar del triple crimen que fue usada por el asesino para cubrirse el rostro, como quedó grabado por las cámaras de seguridad de la casa de Sucharsky. Ni las huellas dactilares recogidas en el lugar del triple homicidio, ni las muestras de pelo ni las de ADN coinciden con las de Ibar, quien siempre ha mantenido su inocencia.