PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La Sala del 61 del Supremo ve hoy las recusaciones de los magistrados del ‘Caso procès’

La Sala del 61 del Supremo está formada por cada uno de los presidentes de las cinco salas del Supremo y por el magistrado más antiguo y más moderno de cada una de ellas; en este caso, Marchena y Andrés Martínez, el más antiguo de la Sala II, han quedado excluidos por afectarles el procedimiento. Confilegal.
|

Hoy a partir de las 9.30 horas, la Sala del 61 del Tribunal Supremo se reúne para analizar y resolver los seis incidentes de recusación presentados por varios independentistas contra los cinco magistrados que juzgarán el ‘Caso procès’.

La Sala del 61 está integrada por el presidente del Supremo, Carlos Lesmes, y por los presidentes de cada una de las cinco Salas del Supremo además del magistrado más antiguo y el más moderno de cada una de ellas. Manuel Marchena, presidente de la Sala Segunda deberá ausentarse, por ser afectado.

PUBLICIDAD
Con el presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, a la cabeza, la Sala del 61 del Supremo está formada por cada uno de los presidentes de las cinco salas del alto tribunal y por el magistrado más antiguo y más moderno de cada una de ellas.

El Supremo ha acumulado en un único expediente las seis diferentes recusaciones a los cinco magistrados de la Sala presentadas por el expresidente Carles Puigdemont, el exvicepresidente Oriol Junqueras, los exconsellers Josep Rull, Jordi Turull, Raül Romeva, Lluís Puig, y Clara Ponsatí; la expresidenta del Parlament de Catalunya Carme Forcadell y los que fueran líderes de la ANC y Òmnium Cultural Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.

PUBLICIDAD

Los incidentes se dirigen contra el presidente de la Sala, Manuel Marchena y los magistrados Andrés Martínez, Juan Ramón Berdugo, Luciano Varela y Antonio del Moral si bien algunos procesados quieren expulsar a la totalidad y otros, como Rull y Turull, únicamente se dirigen contra los cuatro primeros, al no considerarlos neutrales por ser éstos jueces los mismos que dictaron el auto por el que el Tribunal Supremo admitió a trámite la querella que presentó la Fiscalía el 30 de octubre de 2017 contra los ahora procesados.

Junqueras y Romeva, por su parte, también dirigen su recusación contra Del Moral al considerarle igualmente parcial para juzgarles junto con el resto de la Sala, por lo que finalmente el tribunal al completo se ve afectado por el incidente de recusación.

PUBLICIDAD

La Fiscalía las tilda de ‘fraude procesal’

El pasado 30 de agosto, el Ministerio Fiscal se opuso a las causas de recusación formuladas porque la “contaminación” de la Sala, decía en su escrito, únicamente vendría dada por haber prejuzgado sobre la culpabilidad de los acusados o inmiscuirse en la actividad probatoria emitiendo un juicio de valor sobre su resultado, mas no cuando se mantiene en un marco estrictamente formal.

Su criterio es que las causas de recusación se fundamentan únicamente en apreciaciones o impresiones subjetivas y personales de los acusados “sin sustento probatorio alguno, por quienes pretenden por este artificioso cauce alterar la composición del Tribunal legalmente constituido y conseguir un Tribunal a la carta para este proceso penal, con el propósito de retrasar la celebración del juicio oral, lo que supondría una flagrante vulneración del derecho al Juez ordinario predeterminado por la ley y del derecho a un proceso sin dilaciones que consagra el art. 24.2 CE”.

Asimismo, la Fiscalía en su escrito firmado por el fiscal Jaime Moreno, señalaba que, en el caso de Carles Puigdemont, Clara Ponsatí y Lluís Puig i Gordi, “constituye un sarcasmo que accionen la recusación estando huidos de la Justicia” y califica de “fraude procesal y un atentado a la buena fe impugnar la imparcialidad objetiva de un Tribunal cuya jurisdicción no se reconoce”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD