PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Falciani no será enviado a Suiza para cumplir una sentencia para la que no fue extraditado

Falciani durante su intervención en una conferencia que pronuncio en el curso de verano sobre libertad de expresión en Torres, Jaén, pueblo de Baltasar Garzón, en 2016. Carlos Berbell/Confilegal.
| | Actualizado: 09/09/2018 21:51

La Audiencia Nacional, casi con toda seguridad, volverá a denegar, el próximo martes, la extradición del informático Hervé Falciani, el exempleado del banco HSBC de Ginebra que, en 2015, reveló la identidad y los registros bancarios de unos 130.000 evasores fiscales que ocultaban más de 100.000 millones de euros en la rama suiza del banco.

Gracias a la cooperación de Falciani, España ha podido investigar a más de 600 defraudadores y recuperar alrededor de 300 millones de euros.

Para la Fiscalía de la Audiencia Nacional (AN) -y también de Anticorrupción-, Falciani está considerado como uno de sus grandes colaboradores.

En el escrito que remitió el pasado mes de julio al magistrado de refuerzo del Juzgado Central de Instrucción 6 de la AN, Diego de Egea, quien tiene que resolver esta cuestión, el Ministerio Fiscal se opuso a su extradición a Suiza porque los delitos por los que se requiere su envío al país helvético -violación del secreto bancario y espionaje financiero- no tienen equivalencia en el Código Penal español y porque es «cosa juzgada». 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Y porque persisten los mismos argumentos de fondo que llevaron a la Audiencia Nacional a rechazar la primera petición de extradición en 2013. 

Después, «Suiza lo condenó en rebeldía a 4 años y 195 días de cárcel de cárcel y ahora solicita su extradición para cumplir esa condena por esos delitos que aquí siguen sin existir», explica su abogado, el doctor Manuel Ollé. «Una incongruencia».

El Ministerio Público se opone a la concesión de su extradición a petición de las autoridades judiciales suizas, al no haber variado las circunstancias existentes en 2013 por las que se rechazó la primera extradición contra él a causa de las revelaciones de la denominada “Lista Falciani” y dado que  la decisión de 2013 produce efectos de “cosa juzgada” en demandas posteriores, como la actual, basadas en los mismos hechos.

Esta última petición de extradición de Suiza fue realizada en 2017 y España la atendió el pasado mes de marzo.

PUBLICIDAD

EN ESPAÑA FUE DETENIDO EN 2012

Falciani fue detenido por primera vez en territorio español el 1 de julio de 2012 en Barcelona debido a que pendía sobre él una orden de extradición emitida por Suiza en 2009.

Sin embargo la Audiencia Nacional aceptó la petición de la Fiscalía y rechazó extraditarle en mayo de 2013, al entender que su conducta había consistido en denunciar «actividades sospechosas de ilegalidad» que no debían ser objeto de protección.

Suiza condenó a Falciani en rebeldía. Una vez esta condena alcanzó firmeza se emitió una nueva orden internacional contra él que fue renovada en mayo de 2017.

PUBLICIDAD

La orden entró en el sistema español que coordina estos asuntos el 19 de marzo de 2018 y días después, el 4 de abril, fue detenido en Madrid cuando se disponía a dar una conferencia.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional pidió en aquel entonces -el fiscal general del Estado era Julián Sánchez Melgar- que Falciani entrase en prisión provisional hasta que se resolviera la extradición, pero el juez instructor, Diego de Egea le puso en libertad con medidas cautelares, como una prohibición de no abandonar sin permiso su localidad de residencia que el 28 de mayo, tras una nueva declaración del informático en sede judicial, fue levantada.

PUBLICIDAD

Ahora, de cara a la vista que decidirá la entrega o no de Falciani a Suiza, la Fiscalía de la Audiencia Nacional ha avanzado que se opondrá por entender que este asunto ya ha sido juzgado y que además, persisten los mismos argumentos de fondo que llevaron a la Audiencia Nacional a rechazar la primera petición de extradición en el año 2012.

Se da la circunstancia de que la orden que motivó la detención de Falciani este año coincidió con la huida a Suiza de Anna Gabriel, la líder de las CUP que había sido llamada a declarar en el Tribunal Supremo en la causa sobre el proceso independentista en Cataluña.

De hecho, el propio Falciani comentó en público esta coincidencia y dijo ante los medios que se sentía en medio de «un juego» de intereses políticos: Pedía al Gobierno de España que dejase a un lado este asunto y rechazase su extradición.

PUBLICIDAD