PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Cómo ha evolucionado la corrupción en España en los últimos 25 años

| | Actualizado: 26/09/2018 2:53

Con motivo del veinticinco aniversario de Transparency International, que se cumple este año 2018, quizá sea un buen momento para hacer referencia a la evolución de la corrupción en España en estos últimos lustros, al menos desde la perspectiva de los análisis y evaluaciones que esta organización internacional viene haciendo en torno a este importante fenómeno, ampliamente arraigado en la mayor parte de los países del mundo.

Cabe recordar, en primer lugar, que Transparency International nació en Berlín en 1993, fundada por Peter Eigen, antiguo directivo del Banco Mundial, y que ha dado lugar a una organización que está implantada en más de un centenar de países, entre ellos España. Recientemente Peter Eigen ha estado en Madrid y ha recibido el galardón como miembro de Honor de Transparencia Internacional España.

Una de las actividades fundamentales de esta organización mundial es evaluar el nivel de corrupción existente en el mundo, y denunciar y poner así de manifiesto el alto nivel de la misma en la mayor parte de los países.

Cabe señalar que en este terreno de la evaluación, Transparencia Internacional viene publicando de forma periódica cuatro informes relacionados con la corrupción: a) Índice de Percepción de la Corrupción, b) Barómetro Global de la Corrupción; c) Índice de Fuentes de Soborno, fundamentalmente dirigido a empresas; y d) Informe Global sobre la Corrupción, que describe con detalle la situación específica de cada uno de los muy numerosos países analizados.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

De los anteriores índices el que más se conoce a nivel mundial y que más países abarca es el Índice de Percepción de la Corrupción, al que hacemos a continuación referencia para analizar el nivel de corrupción existente en nuestro país, y su evolución en los últimos lustros.

Si comparamos a tal efecto los datos de España en este Índice y su evolución desde el año 2000, según se recoge en el Cuadro 1 (publicado por TI-España dentro del último informe del IPC 2017), se puede apreciar la evolución bastante desfavorable de nuestro país en estos últimos dieciocho años en relación con el conjunto de los países de la Unión Europea.

Esta situación viene haciendo que desde hace mucho tiempo la corrupción sea el segundo problema más importante (después del desempleo) para los ciudadanos españoles, según las encuestas periódicas del CISS.

Esto conlleva además un alto nivel de indignación ciudadana y de desafección social respecto a nuestra clase política, que se traduce en un muy alto grado de desconfianza en nuestros representantes públicos y una excesiva generalización de que todos lo políticos son corruptos, lo que viene a minar en muchos casos los incentivos para la participación social en las decisiones públicas y colectivas, y por tanto del nivel de democracia efectiva que debería haber en una sociedad avanzada y madura como la nuestra.

PUBLICIDAD

Si hacemos referencia a los resultados del IPC en el último año (2017) se puede ver que España es el país que junto con Hungría y Chipre más ha empeorado de la Unión Europea, habiendo pasado en poco tiempo del puesto 13 entre el conjunto de países de la U.E. a los puestos 18-20 en 2017. Estamos por encima de Grecia (48) e Italia (50), y una buena parte de los países del Este, y estamos muy lejos de Dinamarca (88), Finlandia (85) y Suecia (84).

Por otra parte, y si ampliamos este análisis a escala mundial, cabe señalar que España ha obtenido en 2017 la puntuación más baja de toda la serie histórica del IPC, pasando a una puntuación de 57 entre los 180 países evaluados, correspondiéndole el puesto 42-45 a nivel mundial, lo que viene a consolidar el progresivo descenso que se había dado en 2016 (puntuación de 58, y puesto 41 entre 168) y en años anteriores.

PUBLICIDAD

De cara finalmente a tener una visión general de cómo está la corrupción a escala mundial según este Índice de corrupción recogemos seguidamente el último Mapa mundial de la corrupción publicado por esta organización.

PUBLICIDAD

Para dar finalmente un breve diagnóstico de la evolución de la corrupción en España en estos últimos años, así como de la situación actual y de las perspectivas futuras, cabría señalar, en primer lugar, que la evolución de la corrupción en nuestro país y sobre todo la sensación o percepción de la sociedad de la misma, se ha venido incrementando de forma muy importante en esta última década, a lo que ha venido contribuyendo sin duda el muy alto nivel de publicación en los medios de comunicación de casos y más casos de corrupción, que vienen salpicando a muy diversos ámbitos políticos , institucionales y empresariales en este país.

En todo caso, es necesario recordar que se han venido dando importantes avances en el marco normativo y legal de cara a prevenir y combatir la corrupción; se han publicado distintas leyes como la Ley de Transparencia, la Ley de Altos cargos, la importante modificación del Código Penal, la Ley de Financiación de Partidos políticos, etc. que han creado un marco legal y jurídico que viene a propiciar la transparencia y a dificultar de forma importante las otrora prácticas corruptas rodeadas de gran inmunidad, incluso impunidad, del pasado, y que vienen ahora a dificultar o imposibilitar muchas de las prácticas y abusos que se cometían por parte de numerosos representantes públicos y políticos en España.

Por otra parte, la concienciación de la ciudadanía española contra la corrupción ha venido intensificándose, de tal forma que ya van desapareciendo una buena parte de las conductas sociales y actitudes realmente laxas y permisivas contra la corrupción que había en el pasado. Los ciudadanos están cada vez más indignados y con más ganas de denunciar y poner de manifiesto las prácticas corruptas que pueden ver en sus ambientes cercanos: laborales, familiares, institucionales, etc.

PUBLICIDAD

En este caso falta que en España haya una legislación que proteja efectivamente a los denunciantes, para facilitar que esa información valiosa de los que disponen en muchos casos pudieran ponerla de una forma segura  en manos de los jueces y de las fuerzas de seguridad.

También hay que poner de manifiesto, y para dar una cierta visión optimista de cara al futuro, que es importante que se vaya consolidando ese amplio frente social que se viene formando en nuestro país, a través en primer lugar de unos Jueces y Fiscales cada vez más beligerantes contra la corrupción, así como unas Fuerzas de seguridad (UDEF, y UCO) cada vez más eficaces y tecnológicamente avanzadas.

Forman parte asimismo de este amplio frente la sociedad civil, crecientemente activa en este terreno contra la corrupción, los medios de comunicación, que cada vez son más activos e investigan más y mejor, aflorando y publicando numerosos casos de corrupción, también las Universidades que cada vez dedican/mos más cursos, seminarios, etc. a esas materias, y finalmente los ciudadanos, que cada vez contribuyen más a esa presión social y en la medida que pueden a denunciar y combatir la importante lacra social de la corrupción, que tanto afecta a nuestro país desde hace ya demasiado tiempo.