PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Delgado dice que ‘ha pasado página’ sobre los audios de su comida con Villarejo

La ministra asegura que no se ha sentido "afectada lo más mínimo", porque se siente "con un importante apoyo" en lo político y en lo socialLa ministra, durante su intervención el desayuno informativo de Europapress. / EP
|

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, ha dicho hoy que ha «pasado página» respecto de la filtración de conversaciones que mantuvo con el comisario jubilado José Manuel Villarejo.

Así lo ha manifestado en un desayuno informativo organizado por Europa Press, donde ha asegurado que no se ha sentido «afectada  lo más mínimo», porque se siente «con un importante apoyo» en lo político y en lo social.

PUBLICIDAD

Lo cierto es que el pasado martes, el Congreso exigió su dimisión por su relación con el excomisario, y, si no lo hace, instó al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a destituirla, una petición que respaldaron PP y Ciudadanos y que salió adelante gracias a la abstención de Podemos. Con 166 votos a favor y 91 en contra.

PUBLICIDAD

Por su parte, Delgado insistió por enésima vez el pasado viernes, en una conversación con periodistas en la recepción de la Fiesta Nacional en el Palacio Real,en que no piensa dimitir y remarcó que siempre ha tenido el apoyo del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Hoy también ha dicho que no teme que salgan nuevas conversaciones grabadas por Villarejo y que no tiene «idea» de si habrá una «traca final», de la que éste habría advertido.

PUBLICIDAD

Cabe recordar que en los audios filtrados, Delgado contó que en un viaje de trabajo a Cartagena de Indias, en Colombia, había visto a jueces y fiscales estar con menores de edad, se refirió al titular de Interior, Fernando Grande Marlaska calificándolo de “maricón”, y dijo que ella prefiere “tribunales de tíos” a los de “tías”.

La ministra ha afirmado que ya ha dado «cumplidas explicaciones» sobre ese asunto durante cuatro horas en la Comisión de Justicia del Congreso y también en sesiones de control en la Cámara Baja y en el Sentado, y ha expresado que quiere hablar es «de gestión, de gobierno, de política, de la ciudadanía», zanjando el tema y pidiendo «pasar página».

Por otra parte, también se ha pronunciado sobre la decisión de ERC de condicionar su apoyo al proyecto de presupuestos a que el Gobierno pida a la Fiscalía que retire las acusaciones a los dirigentes independentistas presos.

PUBLICIDAD

Ha dicho que esta formación sabrá lo que hace ante unos presupuestos «sociales y de progreso», y hainsistido en la «plena autonomía» de la Fiscalía.

Delgado ha destacado que las comunicaciones que tiene con la Fiscalía General del Estado son «transparentes» y se realizan a través de los mecanismos establecidos en el Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal (EOMF).

PUBLICIDAD

Asimismo, ha pedido esperar a que se presenten los escritos provisionales de acusación por el ‘caso procés’, y ha considerado que «ni procesados ni ciudadanos merecen estas especulaciones en este momento». En este mismo sentido se ha pronunciado antes la fiscal general del Estado, Maria José Segarra, que ha asistido a este desayuno informativo, y se ha mostrado molesta por las informaciones de las penas de los separatistas presos atribuidas a fuentes fiscales.

La ministra de Justicia Delgado también ha asegurado que su «apoyo» es «absoluto» a los jueces y fiscales de Cataluña, y ha anunciado un viaje para expresar personalmente ese respaldo a la labor que realizan y que «en ocasiones no tiene las facilidades que en otros ámbitos territoriales».

Ha respondido así sobre el malestar que tendrían jueces y magistrados en Cataluña por la supuesta falta de respaldo a su labor desde el Gobierno.

«Vamos a ir a Cataluña y vamos a estar allí a hablar con la gente, con los operadores jurídicos, con jueces y fiscales, porque es importante que sientan que el Gobierno y el Ministerio de Justicia están a su lado», ha afirmado.

A su juicio, el malestar de los operadores jurídicos en Cataluña se explica porque absorben «el descontento de la ciudadanía y eso es muy ingrato, doloroso y duro».

PUBLICIDAD

«Pasa en toda España y en Cataluña también y quizá haya abiertas algunas heridas, y la confrontación y esta tensión social que se vive especialmente en el mundo de la justicia», ha comentado.

SU GESTIÓN ANTE EL ‘CASO LLARENA’, Y LA UTILIZACIÓN DEL TWITTER DEL MINISTERIO PARA CARGAR CONTRA LA OPOSICIÓN, OTRAS POLÉMICAS DE DELGADO

El ‘caso Villarejo’ no es la única polémica de Delgado. El pasado 25 de septiembre fue reprobada por el Senado por 149 votos a favor del Grupo Popular, Ciudadanos y Foro Asturias por su gestión en la demanda interpuesta contra el juez Carlos Llarena por el expresidente catalán Carles Puigdemont.

Además, el PP quiere que la ministra rinda cuentas el próximo miércoles en el Pleno del Congreso por la utilización de la cuenta de Twitter oficial de su departamento para arremeter contra la oposición.

En su comparecencia en la Comisión de Justicia el pasado miércoles, Dolores Delgado afirmó que no ha mentido, que no es amiga del excomisario y que no ha tenido relación con él. Se presentó como víctima de un intento de «chantaje» y «extorsión» de Villarejo y acusó al PP de «haber alimentado las cloacas» en las que se movió éste.

Además, durante durante su intervención, la cuenta oficial del Ministerio en Twitter lanzó mensajes como éste: “La derecha trata de aprovechar este chantaje con el único fin de evitar que este Gobierno siga avanzando en una agencia de regeneración democrática, de transparencia y de cohesión social y territorial”.

Ya entonces María Jesús Moro, del Grupo Popular, acusó a la titular de Justicia de “faltarles al respeto con una de las intervenciones más sectarias que se conocen en la historia parlamentaria y de la democracia” y denunció que había usado «palabras sectarias hasta en las redes sociales del Ministerio”, en referencia a esos mensajes publicados en el perfil institucional en Twitter.

Asimismo, dijo a la ministra que “si es un chantaje está reconociendo que hay algo”.