PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

No es de recibo que el ICAB organice un “desayuno solidario” para Artur Mas

La invitación a la que se refiere en su columna Vanessa González.
|

El próximo viernes 16 Artur Mas, ha sido invitado a los desayunos solidarios que desde hace un tiempo está organizando, recaudando dinero para fundaciones privadas ajenas al Ilustre Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB).

Se nos ha invitado a los colegiados a participar en el “desayuno solidario” con al que el Decanato del ICAB describe como “Molt Honorable” Artur Mas, quien acaba de ser condenado por el Tribunal de Cuentas a pagar 4,9 millones de forma solidaria, junto a 12 personas más, por su responsabilidad contable al haber hecho gastar a la Generalitat ese dinero en la organización y celebración de la consulta ilegal del 9 de noviembre de 2014.

Una invitación previo pago de 15 euros que se van destinar a la fundación Fernando Pombo, y que no sabemos por qué motivo, después acabarán en la fundación Ignasi de Gispert.

Creo indigno y aberrante que mi Colegio se dedique a invitar a políticos condenados y procesados como si fuesen super héroes y mucho menos que el agasajado sea, precisamente, uno de los principales líderes responsables de la situación de caos e inestabilidad política que vive hoy Cataluña.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Me indigna mucho más cuando la decana del ICAB, Eugenia Gay, pretende vender tan aberrante e indigno acto de “solidaridad”, especialmente teniendo en cuenta que a la asociación que represento Altodo Cataluña, Asociación de Letrados por un Turno de Oficio Digno, no se nos deja permite utilizar el ICAB para hablar de lo que más nos importa, el turno de oficio.

Es lamentable la pasividad de la mayoría de los colegiados que no votan, y de los que votan a una clase elitista que pretende que la abogacía sea un privilegio al alcance sólo de las clases más altas de la sociedad. Una situación que, en definitiva, parece conducir a la eliminación de los trabajadores del ejercicio de la abogacía.

La abogacía barcelonesa esta sumergida en un proceso de desmantelamiento y de profunda precariedad a causa del gobierno de nuestros colegios profesionales por la burguesía catalana.

PUBLICIDAD

Así llevamos demasiados años, pero lo que ya no puede tolerarse es que los colegiados que, también somos ciudadanos, ahora tengamos que sufrir la obligación de estar adscritos a una institución totalmente opaca que se ha convertido en un instrumento al servicio de la causa independentista y que no cesa de hacer comunicados para influir a la opinión publica en favor de esa causa, en ceder espacios a la Asamblea Nacional Catalana y a Òmnium Cultural, asociación a la que también se financia.

Y ahora, se organizan eventos, que denominan “solidarios”, pero que nada tienen que ver con el ejercicio de la Abogacía.

El ICAB sirve a múltiples causas pero ninguna de ellas es la que debe ser central: la defensa de la abogacía.

PUBLICIDAD

Ahora muestra su solidaridad con políticos condenados, como Mas, pero se desprecia y ridiculiza a los compañeros de Altodo Cataluña, por reivindicar y exigir dignidad para el turno de oficio y para la abogacía.

PUBLICIDAD

Nada se puede esperar de esta Junta.

Por eso, el 16 de noviembre próximo, a las 9 de la mañana, nos concentraremos ante la sede del Colegio para exigir dignidad para la abogacía.

Desde aquí hago un llamamiento a todos aquellos que no compartan la idea de que los colegios de abogados sean máquinas al servicio del independentismo sino corporaciones de derecho público en defensa del ejercicio de la abogacía, manifiesten su disconformidad con la “solidaridad” mostrada por el Colegio hacia un político condenado como Artur Mas.

Porque no es de recibo. No lo es.

PUBLICIDAD