PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El modelo 720: Declaración sobre bienes y derechos situados en el extranjero

¿Es posible la regularización sin sanción?David Álvarez es economista del despacho Larrauri & Martí Abogados.
|

Recientemente, se han publicado en diferentes medios de comunicación, las declaraciones efectuadas por Jesús Gascón, Director General de la Agencia Tributaria, en el sentido de que una declaración de forma voluntaria y espontánea con el modelo 720, de Declaración de bienes y derechos en el extranjero, en principio, “no tendría por qué tener consecuencias sancionadoras, caso distinto de aquellos contribuyentes a los que se les realiza una actuación de comprobación y se les practica una liquidación”.

Asimismo, anunció que, “gracias a los mecanismos de intercambio automático de información tributaria con multitud de países, la Agencia Tributaria tiene constancia de la existencia de gran cantidad de cuentas financieras en el extranjero, sin declarar por los contribuyentes”.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

LA AGENCIA TRIBUTARIA ENVIARÁ “ALERTAS” A QUIENES TENGAN CUENTAS SIN DECLARAR EN EL EXTRANJERO

A partir de dicha información, se va a proceder al envío a los mismos de alertas, supongo que mediante comunicaciones sin trascendencia tributaria, sobre las cuentas financieras que tienen en el extranjero sin declarar, para que regularicen su situación voluntariamente antes de que la Agencia Tributaria les exija que lo hagan.

Manteniendo la necesaria cautela frente a este anuncio que, lógicamente, no da ninguna seguridad jurídica al contribuyente, del análisis del mismo se podría considerar que, no desaparecen las sanciones automáticas por la no presentación o presentación extemporánea del modelo 720, sino que, al parecer, la Agencia Tributaria, con una cierta discrecionalidad por su parte que no queda clarificada, decidirá que regularizaciones voluntarias son acreedoras de sanción y cuáles no.

LA COMISIÓN EUROPEA DECLARÓ ILEGAL EL MODELO 720 POR QUEBRANTAR CINCO DERECHOS FUNDAMENTALES

A estos efectos, es relevante que este anuncio se produzca poco después de que se hiciera público, por requerimiento expreso de la Audiencia Nacional, de 25 de octubre de 2018, ante las reticencias de la Agencia Tributaria al respecto, el Informe de la Comisión Europea de fecha 15 de febrero de 2017, que declaraba ilegal el modelo 720, ya que, a través del mismo, se quebrantan cinco derechos fundamentales recogidos en el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea:

PUBLICIDAD

1) Libre circulación de personas (artículo 21 del TFUE)

2) Libre circulación de trabajadores (artículo 45 del TFUE y artículo 28 del Acuerdo Espacio Económico Europeo -AEEE-)

PUBLICIDAD

3) Libertad de establecimiento (artículo 49 del TFUE y artículo 31 AEEE)

PUBLICIDAD

4) Libre prestación de servicios (artículo 56 del TFUE y artículo 36 del AEEE)

5) Libre circulación de capitales (artículo 63 del TFUE y artículo 40 del AEEE).

LA AGENCIA TRIBUTARIA OCULTÓ ESTE INFORME EN UN CASO QUE SE JUZGA EN LA AUDIENCIA NACIONAL

Sin analizar el mismo, la indiscutible relevancia de dicho informe se une a la inadmisible ocultación interesada del mismo, por parte de la Agencia Tributaria, que, claramente, le perjudicaba.

En el caso que se juzga en la Audiencia Nacional, un taxista jubilado presentó, voluntariamente, el 28 de julio de 2014, esto es, fuera de plazo, el modelo 720 de declaración de bienes en el extranjero correspondiente al ejercicio 2012, primer año en el que existió la obligación, en la que declaró unos 340.000 euros por participaciones en dos SICAV depositadas en el extranjero.

La Agencia Tributaria le exige 185.000 euros por la cuota resultante de incluir dicho importe como ganancia patrimonial no justificada a incluir en la Base Imponible General del IRPF, más los intereses de demora correspondientes y, adicionalmente, otros 254.000 euros de sanción, que corresponden al 150% de la cuota del IRPF anteriormente descrita, con lo que, sin analizar si los fondos en Suiza procedían de rentas declaradas en el IRPF o no, probarlo tiene que ser poco menos que imposible, dado que la inmensa mayoría de los taxistas tributan por módulos en Estimación Objetiva, esto es, por unos índices que no reflejan sus ingresos reales y, si procedían de un ejercicio prescrito o no, lo cual ignoro.

PUBLICIDAD

LA “RECOMPENSA” AL TAXISTA POR PRESENTAR LA DECLARACIÓN VOLUNTARIA ES QUE, AHORA, TIENE QUE PAGAR MÁS DINERO

Por tanto, la recompensa por haber presentado la declaración de forma voluntaria sin requerimiento previo y, lamentablemente, no es broma, es que le hubiera ido mejor si, simplemente, hubiera dicho que todo lo que tenía en el extranjero no era suyo, ya que “solamente” hubiera perdido los 340.000 € que tenía en Suiza, en vez de los 439.000 € que ahora debe afrontar.

La lógica pregunta que surge, una vez descrito el caso, es: si la regularización se produjo de forma voluntaria por parte del contribuyente, ¿por qué no le aplica de oficio la Agencia Tributaria este nuevo criterio y le anula la sanción si ésta aún no es firme? ¿por qué no lo hace con todas las que sean de idéntica naturaleza y que están actualmente recurridas en diferentes fases de instrucción? ¿por qué no ha dejado de aplicar y sancionar, una vez que tuvo acceso al contenido del informe, en base a una Normativa que la Comisión estima que es ilegal?

HACIENDA “BUSCA” QUE SE DECLAREN EL MÁXIMO DE BIENES EN EL EXTRANJERO ANTES DE QUE SE ANULE ESTA SANCIÓN

En consecuencia y en mi opinión, el Anuncio de la Administración Tributaria de que, no sólo se muestra ahora dispuesta a que se produzcan presentaciones voluntarias y extemporáneas del modelo 720 sino que, automáticamente, las mismas se sancionen y además, en un alarde de generosidad por su parte, va a comunicar a un número significativo de contribuyentes, con carácter previo al inicio de una comprobación, que sabe que tienen cuentas en el extranjero sin declarar para que regularicen voluntariamente su situación, no es más que un intento de la Administración Tributaria de que, antes de que la Sentencia de la Audiencia Nacional, por el juicio del taxista, anule la sanción impuesta en base al contenido del Informe de la Comisión Europea por ir en contra de libertades comunitarias fundamentales, se declaren a la Agencia Tributaria el máximo de bienes y derechos en el extranjero no declarados.

De tal anulación es factible que, en un futuro próximo y sin suprimirse el modelo 720, ni la obligación de presentar el mismo por parte de los contribuyentes con bienes y derechos en el extranjero, esta obligación se limite a aquellos países con los que España no tenga un Acuerdo de Intercambio automático de información tributaria y, por supuesto, que no pertenezcan a la Unión Europea para no ir en contra de algo tan básico como la libertad de circulación de capitales dentro de la UE, ya que, las sanciones y obligaciones formales del 720, tienen un efecto indudable y disuasorio en la decisión de los contribuyentes españoles de situar bienes o derechos en cualquier otro país de la UE y que, además, el régimen sancionador se mitigue hasta ser comparable, con las lógicas especificidades de cada modelo, a las sanciones impuestas por no presentación o presentación incompleta o extemporánea de cualquier otra declaración informativa.