PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Consuelo Ordóñez y Maite Pagazaurtundúa: ¿Por qué se permiten en España los homenajes a terroristas y que queden impunes?

Han contabilizado 286 actos de enaltecimiento del terrorismo de ETA en los últimos dos años y medio, 113 de ellos homenajes a etarras que han salido de prisión o a miembros de ETA fallecidosConsuelo Ordóñez y Maite Pagazaurtundúa denuncian que en el posterrorismo de ETA “se sigue produciendo violencia: una violencia moral que no permite que las heridas puedan cerrarse de manera correcta”. Foto: Covite
|

La presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco (Covite), Consuelo Ordóñez, y la eurodiputada Maite Pagazaurtundúa hicieron ayer un acto en San Sebastián para denunciar la «violencia moral y humanillación» que suponen para las víctimas los homenajes a terroristas de ETA y la «falta de luz y justicia» en torno a sus crímenes.

Según han informado, desde el último trimestre de 2016 han contabilizado 286 actos de enaltecimiento del terrorismo de ETA, 113 de ellos actos de homenaje a etarras que han salido de prisión o a miembros de ETA fallecidos.

PUBLICIDAD

Han denunciado que en el posterrorismo de ETA «se sigue produciendo violencia». “Una violencia moral que no permite que las heridas puedan cerrarse de manera correcta”, ha señalado Pagazaurtundúa.

PUBLICIDAD

Y ha destacado que «el entorno de ETA en ningún momento ha considerado condenar su historia criminal pasada, sino que buscan legitimarla «.

Este acto ha coincidido con la 16 conmemoración del asesinato de su hermano, el sargento de la Policía Municipal de Andoain (Guipúzcoa) Joseba Pagazaurtundúa Ruiz, asesinado por ETA el 8 de febrero de 2003.  

PUBLICIDAD

El etarra Gurutz Aguirresarobe Pagoia le quitó la vida mientras desayunaba en el bar Daytona de Andoain. Le pegó tres tiros.

Joseba Pagazaurtundúa falleció nueve horas después. Tenía 45 años.

Su asesino fue condenado a 32.

Pagazaurtundúa ha contado que “un día como hoy” no estaba en Andoain, donde el PSE-EE ha hecho un homenaje a su hermano en el Ayuntamiento, porque ve necesario denunciar lo que
suponen para las víctimas del terrorismo los homenajes a miembros de ETA.

La eurodiputada ha recordado que el año pasado no pudo ir a Andoain porque tanto a ella como a su familia les afectó “de forma muy intensa” el homenaje que hizo la izquierda abertzale en la localidad guipuzcoana a dos miembros de ETA, Iñaki Igerategi e Ignacio Otaño, condenados por colaborar en el asesinato.

Maite Pagazaurtundúa había solicitado a la alcaldesa de Andoain, Ane Karrere (Eh Bildu) que lo impidiera, pero se realizó y congregó unas 200 personas que recibieron como héroes a estos individuos.

Ambas han subrayado que es “inconcebible que en una democracia se homenajee a terroristas con impunidad”.

Pagazaurtundúa ha apuntado que estos homenajes solo se hacen “a los miembros de ETA que no reniegan de su pasado criminal, a los que se sienten orgullosos” de haber pertenecido a la banda asesina, no a los que se han acogido a las vías de reinserción.

Ha recordado que el pasado 12 de diciembre, el Parlamento europeo aprobó por mayoría el informe de conclusiones de la Comisión Especial de Terrorismo y se instó a los países miembros de la UE a prohibir este tipo de actos.

También ha hecho hincapié en que esto “no es solo un tema penal, sino también social”, y ha criticado que en el País Vasco “hay muchos sectores políticos y sociales que no afean este tipo de conductas”.

Consuelo Ordóñez ha informado que el fenómeno del enaltecimiento del terrorismo de ETA se agravó mucho durante el año pasado, y especialmente tras la disolución de ETA.

Ha recordado que COVITE documentó en 2018 casi 200 actos de enaltecimiento al terrorismo de ETA en el Observatorio de radicalización de la asociación.

También ha señalado que «el día después de la disolución de ETA», muchas calles del País Vasco y de Navarra se llenaron de pintadas agradeciendo a la banda terrorista su existencia.

Durante el año pasado COVITE registró hasta 53 pintadas y pancartas en las que se alaba a la banda asesina y 62 homenajes a etarras.

Consuelo Ordóñez ha apuntado que el artículo 578 del Código Penal español define el delito de enaltecimiento del terrorismo como “la justificación por cualquier medio de expresión pública o difusión de los delitos comprendidos en los artículos 571 a 577 de este Código o de quienes hayan participado en su ejecución, o la realización de actos que entrañen descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas de los delitos terroristas o de sus familiares”.

Ha cargado contra la Audiencia Nacional “por no aplicar la ley” y por “no tener en cuenta las premisas de este artículo”, así como por haber desestimado la gran mayoría de las denuncias de COVITE.

“Donde todos vemos algo obvio, que son los homenajes a terroristas, la Audiencia Nacional sigue empeñada en no verlo. Incluso el Parlamento Vasco y el Parlamento de Navarra han hecho declaraciones institucionales en contra de los homenajes a terroristas”, ha expresado.

También ha hecho referencia a la resolución dictada por el Parlamento Europeo el 12 de diciembre de 2018, en la que recogía las “conclusiones y recomendaciones” elevadas por la Comisión Especial sobre Terrorismo.

Ha indicado que en su Recomendación 214 pide a los estados miembros que “prohíban los homenajes a las personas declaradas culpables de actividades terroristas mediante sentencia firme”.

Ordóñez confía en que la Audiencia Nacional “vuelva a aplicar la ley con respecto a los homenajes a terroristas de ETA”.

Ha informado que COVITE ha denunciado el homenaje que Sortu organizó para el miembro de ETA Argala el pasado 23 de diciembre y que espera que la Audiencia Nacional, al igual que ya condenó a Otegi en abril del 2006 y a Tasio Erkizia en mayo del 2011 “precisamente por participar en homenajes a Argala”, lo haga también esta vez.

Ordóñez también ha recordado que el Tribunal Constitucional ratificó en ambos casos dichas sentencias y que el Tribunal Supremo ha dictado muchos fallos que hacen referencia al delito de enaltecimiento del 578 del Código Penal.

El jueves ambas participaron en una conferencia San Sebastián, junto al filósofo guipuzcoano Fernando Savater y el investigador de la Universidad de Columbia, David Mejía, en el que presentaron el trabajo ‘El fin de ETA. La letra pequeña de ETA’.

A través del mismo, Pagazaurtundúa ha realizado un paralelismo sobre «la estrategia del nacionalismo vasco que se está viendo reproducido en Cataluña».

La eurodiputada considera que los independentistas catalanes «están intentando clonar el marketing político que ETA y su entorno ha llevado a cabo con éxito en su última fase», que se centra en «imponer mediadores, y en la internacionalización de lo que llaman conflicto, mientras debilitan la reputación democrática de España».

Ve «lamentable» que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, «haya caído en la trampa del nacionalismo catalán, habida cuenta de la estrategia contra la reputación democrática de España».

«Nos encontramos con las mismas pautas de imposición del marco narrativo: la existencia de un supuesto conflicto entre dos partes que se pretenden iguales, la eliminación de responsabilidades incluso judiciales, y el uso de medios de comunicación internacional para minar la reputación del Estado democrático español», ha expresado la europarlamentaria.

También ha destacado que los nacionalistas «han aprendido bien a manejar los ‘fakes’ y el uso de propaganda engañosa para conseguir sus objetivos», y ha advertido de que «por eso es tan importante leer la letra pequeña de su discurso y cada uno de sus pasos».

Para Pagazaurtundua, «el caso de la disolución de ETA en abril de 2018 en Cambó (Francia) es una prueba muy clara de todo ello» ya que, según ha dicho, «se vendió una apariencia de petición de perdón que sirve de campaña de legitimación de su pasado».

«No hubo deseo de aclarar los casos sin resolver, como reparación. Con su supuesta petición de perdón a una sola parte de las víctimas, las que no tenían participación directa en el conflicto, éstas fueron para ellos simplemente un poderoso instrumento en su estrategia de blanqueo», ha dicho.

La representante de UPyD ha insistido en que «Batasuna dispuso de innumerables medios para controlar dos aspectos fundamentales en la construcción de la opinión pública: los marcos y los tiempos», y ha afirmado que «eligieron unos facilitadores internacionales que asumieron los marcos narrativos de ETA y su entorno político, los repitieron constantemente en medios y foros internacionales».

Ha reiterado que «no se ha producido la condena de toda su historia, sin cesiones, ni maquillajes», al tiempo que ha asegurado que «esta es la verdadera cuestión sensible para normalizar la democracia en el País Vasco».

El final de ETA se ha producido sin una condena de toda su historia.

Falta que @ArnaldoOtegi y los suyos condenen el terror sin cesiones ni maquillajes.

Esta es la verdadera cuestión sensible para normalizar la democracia en el País Vasco. pic.twitter.com/65qoDGMhN6

— Maite Pagazaurtundúa (@maitepagaza) 7 de febrero de 2019

«Ahora que no nos pueden atemorizar, somos millones quienes podemos exigir el fin de la operación de blanqueo e impedirla. Exigir y conseguir la condena pendiente de la historia del terror rotunda y sin excusas, sin justificaciones absurdas para llegar a la reparación que merece la sociedad», ha destacado Pagazaurtundúa.

En el acto de ayer la europarlamentaria también señaló que es muy «peligroso» que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, haya «entrado» en la «nada inocente operación» de quienes «apoyan los delitos que han sido cometidos para buscar la secesión unilateral» de Cataluña y buscan «desbordar todo el marco competencial y legal como de buen rollo».

Además, ha criticado que Sánchez «utiliza las instituciones como si estuviera apostando en un casino».

PREMIO EUGENIO RUANO CASANOVA POR SU ACTIVISMO CONTRA ETA Y SU ENTORNO 

Consuelo Ordóñez y Maite Pagazaurtundúa fueron galardonadas el pasado octubre con el premio Eugenio Ruano Casanova pro Derechos Humanos en reconocimiento a su activismo contra ETA y su entorno, y la defensa de la dignidad de las víctimas del terrorismo.

Este destacado galardón, otorgado por la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid, lleva el nombre de un estudiante de Derecho de esa universidad que murió con 25 años víctima de la Brigada Político Social en enero de 1969.

La entrega del X Premio Enrique Ruano Casanova a la europarlamentaria Maite Pagazaurtundúa y a la presidenta de COVITE, Consuelo Ordóñez. Foto: Covite

Fernando Savater fue el encargado de realizar la ‘laudatio’ de Ordóñez y Pagazaurtundúa. Destacó que ambas “han abanderado la lucha contra el terrorismo de ETA en el País Vasco. Han sido, y siguen siendo, muy necesarias”.

Savater abogó porque se siga manteniendo el discurso frente a la violencia, frente al terrorismo, las consecuencias de éste, y frente a los que han sacado beneficio, porque el terrorismo es malo, pero también la rentabilización que otros hacen después.

“En el País Vasco y en Navarra, aunque ya no nos matan, siguen secuestrando nuestra libertad”, denunció entonces Ordóñez, y criticó que “una parte de la sociedad, radicalizada, ha asumido los postulados de la banda terrorista y llega, incluso, a rendir honores a los terroristas excarcelados”. 

Además, acusó a “otra parte, bastante amplia”, de participar “de esa equidistancia, de esa falsa gramática del conflicto y del impúdico reparto de responsabilidades”, y mientras tanto, “el nacionalismo vasco dominante y gobernante se afana en lograr la exculpación en torno a los antiguos miembros de ETA frente al resto de la sociedad”.

Ordóñez reveló en aquel acto que ella no supo lo que era el activismo hasta que ETA mató a su hermano.

El pasado 23 de enero hizo 24 años que ETA asesinó a Gregorio Ordóñez en San Sebastián.

Un encapuchado se acercó por detrás mientras almorzaba en un bar de la capital donostiarra (La Cepa) con varios compañeros del partido, María San Gil, Enrique Villar e Iciar Urtasun. El asesino le atravesó la cabeza de un disparo.

Gregorio Ordóñez era teniente de alcalde del PP en el Ayuntamiento de San Sebastián, tenía 36 años, estaba casado con Ana Iríbar y tenía un hijo de 14 meses.

Los etarras Francisco Javier García Gaztelu, Juan Ramón Carasatorre Aldaz y Valentín Lasarte Oliden, del llamado Comando Donosti, fueron condenados por su asesinato. En marzo de 2015 quedó libre Lasarte, tras cumplir 18 años.

El cineasta Iñaki Arteta hizo un documental sobre la vida política y personal de Gregorio Ordóñez, en el que Javier Ordóñez, único hijo del político asesinado, narra en voz en off cómo fue su padre y la influencia que sigue teniendo sobre él.

El pasado 28 de noviembre, COVITE cumplió 20 años de activismo combatiendo el terrorismo con la palabra y de lucha por la memoria y la justicia de las víctimas.

En diciembre informó que de los más de 800 asesinatos de ETA, 338 están sin resolver.

Ordóñez contó que por el hecho de atreverse a fundar y a pertenecer a esta asociación les convirtió casi inmediatamente en objetivos de ETA, y que compañeros activistas y miembros del colectivo fueron asesinados, como Fernando Buesa, José Luis López de Lacalle, y a Joseba Pagazaurtundúa, de quien dice que “encarnaba la definición de hombre bueno y comprometido, de alguien que sabía que lo iban a matar y ni siquiera por eso dio un paso atrás”.

Otros miembros de la plataforma resultaron heridos, como José Ramón Recalde, y otros se convirtieron en desterrados forzosos de su propia tierra, como Cristina Cuesta, Fernando Savater o la propia Consuelo Ordóñez.

MAÑANA SE CELEBRARÁ UN HOMENAJE EN MEMORIA DE JOSEBA PAGAZAURTUNDÚA EN ANDOAIN

La familia de Joseba Pagazaurtundúa celebrará mañana un acto cívico en su memoria en la plaza del Ayuntamiento de Andoain, a las 12.00.

Intervendrán Maite Pagazaurtundúa, Fernando Savater y el directivo de COVITE Rubén Múgica.

Rubén Múgica es hijo del dirigente socialista Fernando Múgica, asesinado por ETA el 6 de febrero de 1996.

#TalDiaComoHoy en 1996 #ETA asesinó al dirigente socialista Fernando Múgica.

Su hijo, Rubén Múgica, cuenta cómo ha sido el trato de los gobiernos nacionalistas vascos a las víctimas del terrorismo: «Presidido por el desdén».

Su testimonio completo aquí: https://t.co/dGvlSTjHfz pic.twitter.com/JMm1YfVpyu

— COVITE (@CovitePV) 6 de febrero de 2019

El pasado miércoles, cuando se conmemoraron 23 años de su pérdida, Rubén Múgica denunció que el trato de los gobiernos nacionalistas vascos hacia las víctimas del terrorismo ha estado presidido por el «desdén y el menosprecio».

Y ha contado que prácticamente todos los asesinos de su padre cumplen condena actualmente, pero que hay uno, excarcelado, Valentín Lasarte.

“Tiene a sus espaldas siete u ocho asesinatos, contando el de mi padre. Se pasea tranquilamente por las calles de San Sebastián después de haber rellenado un formulario en la prisión», ha criticado.

Jorge Múgica, nieto de Fernando, también ha denunciado que «aunque ETA dejó de matar, aún sigue viva y pretende imponernos su relato, absolutamente tergiversado».

Y ha afirmado que si el Gobierno transfiere al ejecutivo vasco la competencia de prisiones, «lo siguiente será una salida muy ordenada de etarras de las cárceles, con una impunidad absoluta y sin pagar por sus crímenes».

Noticias relacionadas:

Covite pide que se exija el repudio a ETA como condición para el acercamiento de presos etarras a cárceles vascas

Destrozan las flores en recuerdo del exalcalde Jesús Ulayar, asesinado por ETA, y su hijo le dice a Sánchez: ‘Ese odio te sostiene hoy’