PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Los salones de apuestas que dejen entrar a menores se exponen a sanciones de 9.000 euros en cada caso

Rollán aprueba un decreto que actualiza la regulación del juego en la comunidad de Madrid un régimen sancionador más duroPedro Manuel Rollán Ojeda, actual presidente en funciones de la Comunidad de Madrid.
|

El Consejo de Gobierno regional aprobaba este martes el decreto que regula y actualiza la actividad del juego en la Comunidad de Madrid, después de que el texto haya sido sometido a audiencia pública y contado con el dictamen favorable de la Comisión Jurídica Asesora.

El decreto entrará en vigor tras su publicación en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM).

PUBLICIDAD

La nueva normativa viene a actualizar el reglamento de Máquinas Recreativas y de Juego de la Comunidad de Madrid, aprobado por Decreto 73/2009, de 30 de julio.

PUBLICIDAD

Se modificará el Reglamento de Apuestas de la Comunidad de Madrid, aprobado por Decreto 106/2006 de 30 de noviembre para establecer las mismas restricciones ya citadas para los salones recreativos y de juego que para las casas de apuestas

Pedro Rollán presidente autonómico en funciones, explicaba este martes que “el objetivo del nuevo decreto es reforzar las medidas de protección de menores de edad y demás colectivos especialmente vulnerables en la accesibilidad a los locales de juego”.

PUBLICIDAD

También explicaba que por ese motivo “se fija una distancia mínima de 100 metros entre los salones de juego y los locales de apuestas respecto a los centros educativos de enseñanza no universitaria”:

La norma prevé un régimen de transitoriedad de un máximo de 10 años para adaptarse a los nuevos requisitos -en el caso de autorizaciones vigentes o en autorización para estos establecimientos-, para así dar seguridad jurídica a los operadores y capacidad para amortizar las inversiones que hayan realizado.

A este respecto, el presidente regional indicó que la Comunidad de Madrid no puede legislar cercenando o limitando los derechos que tenían adquiridos los titulares de estos establecimientos.

PUBLICIDAD

Por lo que siguiendo las instrucciones de los servicios jurídicos se ha considerado que la mejor manera de garantizar la seguridad jurídica de la Comunidad de Madrid ante unas posibles demandas de estas empresas es dotándolas de esta moratoria de diez años.

Además, se establecen nuevos controles para evitar el acceso a estos locales, tanto de los menores de edad como de las personas inscritas en el registro de prohibidos.

PUBLICIDAD

Curiosamente y en pleno debate en nuestro país sobre el registro de control de la jornada laboral, Rollán subrayaba que “la norma aprobada este martes en Consejo de Gobierno establece como algo prioritario que los establecimientos deberán habilitar un servicio de admisión y registro en la entrada, donde una persona tendrá que identificar y registrar a quién quiera acceder a las instalaciones”.

Los propietarios de estos negocios tendrán un plazo de seis meses para incorporar los nuevos controles de acceso, período que se podría ampliar a tres meses más si han de reformar el local.

Además, el nuevo decreto también impedirá la rotulación de salones de juego y locales de apuestas con modalidades de juegos no autorizados en los mismos, como casinos, ruleta, etc.

La nueva normativa madrileña también incluye otros aspectos para aumentar la seguridad y la protección de los menores.

Así, se ha modificado la regulación de la exclusión de las máquinas con juegos infantiles o deportivos que conceden vales, fichas o elementos canjeables por regalos para prohibir aquellas que presenten una apariencia similar a las máquinas de juego para adultos.

PUBLICIDAD

Más sanciones previstas

Por último, Rollán señaló que “el nuevo decreto establece que el 0,7 % de la recaudación impositiva procedente del juego se destine a políticas de prevención y tratamiento de ludopatía por parte de la Administración regional.

«Este porcentaje puede suponer una recaudación aproximada de 1,2 millones de euros anuales”.

La Comunidad de Madrid incrementará además las sanciones a los propietarios de salones y locales de apuestas en los que se detecte la presencia de menores de edad y de personas inscritas en el registro de prohibidos.

Estas sanciones podrán alcanzar hasta los 9.000 euros por menor y podría acarrear incluso la suspensión de la actividad durante seis meses.

Además, en caso de reincidencia, las infracciones se catalogarán como muy graves y las suspensiones podrían extenderse a cinco años.

Además, para el caso de que se cometan tres infracciones graves en un periodo de dos años, la Comunidad de Madrid las tipificará como muy graves y las suspensiones podrían extenderse entre uno y cinco años.

Todas estas medidas se complementan con un incremento de la plantilla de inspectores de juego de la Comunidad de Madrid con tres nuevos puestos que se convocarán próximamente para su provisión. Estos se suman al cuerpo actual para alcanzar un total de 9 inspectores.

De otro lado, la Comunidad de Madrid cuenta en la actualidad con una Brigada del Juego de la Policía Nacional, con quien el Gobierno regional mantiene suscrito un convenio de colaboración en materia de inspección y control del juego.

Para Rollán, preguntado por el parque de salones de juegos y apuestas no estamos ante niveles de saturación alarmantes, desde su punto de vista, quien ha reconocido que en los últimos años se ha producido un incremento de estos establecimientos hasta alcanzar los 385 que actualmente existen en la región.