PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La NBA sanciona con un año de suspensión y 500.000 dólares de multa a un directivo de los Warriors

Mark Stevens, accionista minoritario de Golden State Warriors, empujó e insultó a Kyle Lowry, jugador de Toronto Raptors, en el tercer partido de las Finales de la NBAMomento en el que Mark Stevens empuja a Kyle Lowry./YouTube
|

La NBA ha sancionado a Mark Stevens, inversor y miembro de la junta directiva de Warriors, por empujar a Kyle Lowry (Toronto Raptors) en pleno partido y dirigirse a él con lenguaje obsceno.

Lowry trató de salvar un balón que se perdía por la línea lateral y acabó chocando con el público que había sentado en primera fila. Tras la acción del base de los Raptors, Stevens le dio un empujón injustificado y le profirió unas “palabras vulgares”.

PUBLICIDAD

 

PUBLICIDAD

Esta acción ocurrió en el tercer partido de las finales de la NBA, que están disputando Toronto Raptors y Golden State Warriors.

Tras el encuentro, la NBA no tardó en reaccionar y, una vez más, impuso una sanción ejemplar: 500.000 dólares de multa y prohibición de un año para asistir a partidos de la NBA y participar en eventos de los Warriors.

PUBLICIDAD

Stevens, uno de los hombres más ricos del mundo

Según Forbes, Mark Stevens figura entre los mil hombres más ricos del mundo. Concretamente en el puesto 962, con un patrimonio estimado de 2.400 millones de dólares.

Así, no parece que vaya a suponerle un gran esfuerzo pagar 500.000 dólares, pero tendrá que estar un año alejado de sus Warriors.

Stevens era socio de Sequoia Capital cuando la firma invirtió en Google, PayPal o Linkedin, por lo que sus ganancias se dispararon. Esta empresa de capital riesgo lleva desde 1972 invirtiendo en las compañías tecnológicas más exitosas del mundo.

Lowry y los Warriors condenaron la acción de Stevens

Tras el partido, los Warriors emitieron un comunicado en el que manifestaban su decepción por el comportamiento de Stevens y pedían disculpas a Kyle Lowry y a los Toronto Raptors por su desafortunada conducta: “El comportamiento del señor Stevens no representa el alto nivel que queremos reflejar como organización. No hay lugar para este tipo de comportamiento entre aficionados y los jugadores de la NBA”.

El propio Lowry se mostraba contrariado al final del partido y afirmó que no puede haber lugar para este tipo de conductas en el baloncesto, por lo que espera que Stevens no vuelva nunca a un partido de la NBA.

PUBLICIDAD

Finalmente, fue el propio Stevens el que pidió perdón por su conducta en un comunicado, acatando la sanción de la NBA: “Asumo toda responsabilidad por mi acción y estoy avergonzado por lo que ocurrió, no hay excusas, pido perdón a Lowry”.

La NBA, estricta a la hora de imponer sanciones

No es la primera vez que la NBA impone duras sanciones esta temporada.

En octubre de 2018, varios jugadores de Lakers y Rockets se enzarzaron en una discusión y acabaron soltando varios puñetazos.

La oficina disciplinaria de la NBA sancionó a Brandon Ingram (Lakers) con 4 partidos de suspensión y 160.000 dólares de multa, a Rajon Rondo (Lakers) con 3 partidos y 190.000 dólares y a Chris Paul (Rockets) con 2 partidos y 500.000 dólares.

Y, más recientemente, en marzo de este año, la NBA sancionó al español Serge Ibaka, jugador de Toronto Raptors, por protagonizar una bochornosa pelea con Marquese Chriss (Cleveland Cavaliers).

En este caso, la sanción fue de 3 partidos y 450.000 dólares.