PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Un juez de Sevilla perdona casi dos millones de euros a un empresario con la Ley de la Segunda Oportunidad

La Ley de la Segunda Oportunidad permite exonerar a particulares y autónomos del pago de deuda
|

El Juzgado de Primera Instancia 14 de Sevilla ha exonerado a un empresario sevillano, de 60 años de edad, de abonar una deuda total de 1.926.594 euros al considerar que reúne los requisitos que recoge la Ley de la Segunda Oportunidad para considerarle «deudor de buena fe» y librarle de la deuda que contraía.

De acuerdo con el bufete de abogados ‘Repara tu deuda’, este empresario acudió a la Ley de la Segunda Oportunidad porque había sufrido «un concurso de acreedores fortuito», ya que «nunca» había sido condenado por delitos económicos e «incluso intentó un acuerdo con los acreedores».

PUBLICIDAD

En este sentido, el bufete de abogados ha indicado que a este empresario, «con un trabajo y un sueldo normal», unas inversiones inmobiliarias «le endeudaron y más de la mitad de su nómina quedó embargada».

PUBLICIDAD

«Algo que le puede pasar a cualquiera en una situación de crisis», ha afirmado el bufete.

En esa línea, Repara tu deuda ha asegurado que aunque todavía existe «mucho desconocimiento» sobre esta legislación, que entró en vigor en España en 2015, cada vez son «más» las personas que ante una situación de sobre endeudamiento acuden a los profesionales en busca de ayuda para poner en marcha el proceso.

PUBLICIDAD

La Ley de la Segunda Oportunidad permite exonerar a particulares y autónomos del pago de deuda a acreedores siempre que se demuestre que previamente han actuado de buena fe e intentado un acuerdo con los acreedores para aplazar la deuda.

También fijar un calendario de pago inferior a diez años o pagarla mediante la cesión de bienes, ha explicado el bufete al tiempo que ha detallado que si no se logra dicho acuerdo, pueden solicitar un concurso de acreedores y solicitar ante el tribunal la exoneración de la deuda.

Cabe apuntar que en países europeos como Italia, Alemania o Francia, en los que existen mecanismos de segunda oportunidad desde hace más de siete años, se están realizando aproximadamente entre 100.000 y 180.000 casos al año.

PUBLICIDAD

Ley de Segunda Oportunidad: ¿quién se puede acoger a ella y quién se beneficia?

«Realmente no es una ley en sí misma, es una modificación de la ley concursal de 2015. Regula las consecuencias que tiene cuando se acaba un proceso concursal de una persona física, porque ya sabemos cómo acababan las empresas».

«Antes de 2015 no pasaba nada, te quedabas igual, tus deudas subsistían y seguías debiendo prácticamente todo«, explica Javier Álvarez, abogado de Pérez-Álvarez Abogados, a propósito de la llamada Ley de Segunda Oportunidad.

PUBLICIDAD

El nombre oficial es Ley de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social.

Álvarez indica, sin embargo, que ahora «si se cumplen una serie de requisitos te sometes a un proceso concursal, se intenta llegar a un acuerdo, pero si no se consigue, a partir de esta modificación lo que se hace es que se da el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho. Es una forma de extinguir obligaciones de pago».

«Interesa a aquellos deudores, personas físicas, que están sobreendeudadas, que tienen más deudas que activos, o a aquellos que tienen solo deudas».

«Hasta 2015 los concursos de personas físicas en este sentido eran algo totalmente residual, y a partir de ahí los concursos de segunda oportunidad a lo mejor tenemos entre 10 y 20 procesos todos los meses. Ha habido un aumento exponencial, es verdad que todavía se conoce poco y la gente tiene miedo. Pero llevamos casi cuatro años y tenemos bastantes autos de exoneración».

PUBLICIDAD