PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Los «boabdiles» o una vía rápida para que un partido se suicide

A todos, el profesor y consultor Valbuena los describe como "los boabdiles". Son, de izquierda a derecha, fila superior: Alfonso Alonso (PP), Iñaki Ormazábal (PP), Arantxa Quiroga (PP), Javier Maroto (PP), Jorge Fernández Díaz (PP), Alicia Sánchez-Camacho (PP), Andrea Lèvy (PP), Albert Rivera (C's), Inés Arrimadas (C's) y Patxi López (PSOE).
|

Empecé a escribir sobre este fenómeno en 2012. En los años siguientes, volví  sobre el mismo asunto. Los hechos apoyan lo que resumo en el título de la columna. Y en las dos últimas elecciones se han cumplido, de la cruz a la raya, las peores predicciones.

Véanse los casos del PP en la Comunidad Autónoma Vasca y en Cataluña.

PUBLICIDAD

Y lo que es peor: cuando los partidos han conformado sus estrategias y tácticas al designar a boabdiles para puestos importantes, creo que se ha cerrado el círculo.

PUBLICIDAD

O dicho en lenguaje coloquial: Los partidos que favorecen a los boabdiles están pisando verdín y solo es cuestión de fechas en que se peguen un gran toñazo.

San Pablo sacó conclusiones de su caída del caballo.

PUBLICIDAD

Compruebo que algunos partidos no son capaces de mirarse al espejo. Bueno, pues a pesar de que se empeñen en cambiar unos errores por otros, habrá que poner el espejo una y otra vez. Y lo que es peor: Sin esperanza alguna de que cambien.

Como decía el gran consultor Eugene Emerson Jennings, lo malo del estrés no es el gran error que el sujeto o el grupo comete. Lo malo es que cometen cada vez más errores.

¿QUÉ ES EL «SÍNDROME DE BOABDIL?

El «síndrome de Boabdil» es el que padecen algunos políticos vascos y catalanes y que reúne los siguientes síntomas:

PUBLICIDAD

a) Han tenido algún tipo de conflicto o frustración dentro de su propio partido (como Boabdil, movido por su madre, intrigó contra su padre);

b) No han tenido el coraje suficiente para ver la realidad política del entorno en que vivían y resistir frente a sus adversarios políticos (aquí es donde la leyenda de Boabdil recoge los reproches de su madre por su falta de valentía).

PUBLICIDAD

c) Buscan un lugar tranquilo, protegidos por los responsables máximos de sus partidos (como Boabdil pidió a los Reyes Católicos que le protegieran de sus enemigos durante su exilio en Fez).

Los políticos de los dos grandes partidos – y ahora a Ciudadanos le está pasando lo mismo-, cada vez van perdiendo más influencia en la Comunidad Autónoma Vasca y en la catalana y los importantes se refugian en Madrid. Lo cual constituye un auténtico drama político, en todos los sentidos.

Me voy a centrar en algunos de esos políticos.

UN CASO DE LIBRO: ALFONSO ALONSO

¿Hubiera perdido influencia en Álava el Partido Popular si Alfonso Alonso hubiera seguido en la brecha en Vitoria?

Probablemente, no.

PUBLICIDAD

Él ha sido un gran responsable de sus derrotas, por no aceptar que era mucho más importante su presencia en Vitoria que en Madrid.

No he visto que haya hecho autocrítica.

Con lo fácil que es que dijese: «Sí, me vine de Vitoria a Madrid porque no aguanté más la crispación continua. Y ya en Madrid, fui lo suficientemente hábil como para posicionarme como portavoz y como ministro de Sanidad».

«Ahora reconozco que es mucho más importante estar en Vitoria que en Madrid. Lo que me falta es pararme a pensar y tener más valentía. Dejo el Parlamento y regreso a Vitoria. A ver si logro que el PP vuelva a la primera posición, puesto que yo me siento responsable de haberle hecho descender hasta la cuarta».

Escribí esto en 2012.

Lo único que he añadido es lo de ser ministro.

¿Y qué hizo Alonso en Madrid?

Ser un rajoyista. Es decir, un candidato a perdedor.

Alfonso Alonso es el primer ejemplo de «boabdilismo». El profesor Valbuena le hace responsable de las derrotas del PP en el País Vasco por su deseo de estar más tiempo en Madrid. Foto: Wikipedia.

Regresó al parlamento de Vitoria, pero los votantes se habían dado cuenta de que no era resistente, como Ramón Rabanera.

Y le pagaron votando mucho menos al PP.

Como tipo humano, Alonso evoca al Pachi de los chistes sobre vascos. Habla como un bilbaino y no se detiene a pensar qué tontería decir.

Además del Pachi de los chistes, tiene rasgos típicos de algunos argentinos.

Éstos a) viven en un país que es un paraíso terrenal, por la gran belleza de su suelo y la enorme riqueza de su subsuelo; b) tienen a su nación en una situación “un poco pésima”, como dirían los andaluces; c) están deseando salir de su tierra; d)…para decir a quienes los reciben en cualquier país, cómo deben llevar sus asuntos públicos.

En Madrid, se permitía opinar sobre la política de otras autonomías.

Emitía juicios sobre Esperanza Aguirre.

Pero ¿quién se creía Alonso que era? ¡Y algunos llegaron a hablar de él como sucesor de Rajoy!

IÑAKI ORMAZÁBAL

¿Cómo el PP vasco ha llegado a dar tanta importancia a Iñaki Ormazábal, un hombre sin formación y un contumaz perdedor?

Y nada menos que, y esto sí que no falla, se lo trajeron a Madrid como secretario de Justicia, Derechos y Libertades del PP, un puesto en el que estaba protegido como en una campana neumática.

Pues porque era de la cuadrilla de Alfonso Alonso Aranegui.

Ni más ni menos.

¿Y a qué se ha dedicado Ormazábal en el PP? Pues a crear problemas donde ha estado.

Más le hubiera valido al PP que Alonso y Ormazábal se hubieran quedado en la Comunicad Autónoma Vasca y haber pensado en un Proyecto serio para relazanzar al PP.

Porque la política consiste en planes y programas. Claro que pedirle a esos dos alaveses que tengan un plan y llevarlo a cabo es como pedir peras al olmo.

Sobre estas líneas, Iñaki Ormazábal, del que Valbuena dice que se ha dedicado a crear problemas donde ha estado. Foto: Wikipedia.

¿Cómo es que el PP no se da cuenta de que mantener a Alonso y a Ormazábal es un desastre garantizado? Los dos se distinguen por no reconocer sus derrotas y echar la culpa a los demás.

Que si hay que ser de centro, que si hay que refundarse…

¿Refundarse estos boabdiles? ¿Qué tienen que ver estos boabdiles con el sensato y valiente Ramón Rabanera, que aguantó que le quemaran su autoescuela varias veces? ¿Qué tienen que ver con María San Gil, que tanto mantuvo el tipo en los años más duros?

Ormazábal, el protegido de Alonso, se dedicó a desprestigiar a María San Gil y a forzar la dimisión de Arantxa Quiroga.

No se dio cuenta de que la falta de sentido de la realidad política que padece Oyarazábal es veneno para la taquilla, como decían en Hollywood de algunos actores.

Con personas como Iñaki Oyarzábal, ¿para qué necesita el PP enemigos?. Siempre ha mostrado más interés en atacar a un sector del PP vasco que a otros partidos.

No podemos olvidar que, durante una noche electoral, en una conexión con la sede del PP, estaba Ormazábal hablando y detrás de él, un pequeño letrero decía que estaban estaba ya escrutado el 85% de los votos.

Y él hablaba de que, para el PP, lo importante no era lo que dijeran las encuestas, sino el resultado final; y que éste iba a ser favorable.

Creo que en las clases de Comunicación Política, los profesores deberían rescatar ese momento para mostrar la conducta ciega de este político inútil.

ARANTXA QUIROGA

Sí, fue una víctima de la intriga palaciega a la que tanto se ha dedicado Iñaki Ormazábal, pero realmente en su despedida demostró que estaba enteramente ayuna de ideas.

Declaró que, si no el PP no cambiaba de relato, las cosas iban a ir mal.

Y que los populares estaban como perdidos.

¿Había hecho algo ella para remediarlo?

Un profesor muy bien documentado me escribió: “El mundo de ETA y la izquierda abertzale saben que lo audiovisual tiene más impacto social que los libros y la historia académica. Están volcando grandes esfuerzos en producir películas y documentales”.

Para darse cuenta de cómo están las cosas, recomiendo leer “Creadores de sombras. ETA y el nacionalismo vasco a través del cine”, de Santiago de Pablo.

Un libro excelente, de 2017, que publicó Anaya.

Arantxa Quiroga, de quien dice Valbuena que fue víctima de Ormazábal; una mujer que, sin embargo, esta «ayuna» de ideas. Foto: Wikipedia.

¿Qué están promoviendo los Alonso y compañía?

Al menos, COVITE (Colectivo de Víctimas de Euzkadi) tuvo una idea muy original: Interesarse por los más de 300 asesinatos de la ETA que quedan por resolver.

Y a raíz del libro de Juanfer F. Calderín, el bilbaino Iñaki Arteta rodó un documental excelente –“Contra la impunidad” (2016)– basado en el libro de Calderín.

Durante el mandato de Mariano Rajoy y de Soraya Saénz de Santamaría, su gran incultura e, incluso, su rechazo a pensar que les caracterizaba, culturalmente no impulsaron algo digno de mención.

Los politicos vascos no tenían que estar esperando qué les iban a sugerir esa pareja que creía que la politica consistía nada más que en hablar bien.

Tenían que haber sido ellos, y todavía están a tiempo, de impulsar un Proyecto en los próximos años.

JAVIER MAROTO

También apareció en Madrid, hace unos años, y ahora sí que para bien, Javier Maroto. Es una persona muy competente y habla muy bien.

Valía más que cualquier ministro de Rajoy.

Hace años escribí: “Si no se deja influir por la perjudicial criatura Arriola-Rajoy, tiene un gran futuro porque es un triunfador”.

No fue así.

Y toda su dedicación a la política nacional le hizo abandonar la atención de sus potenciales votantes alaveses.

Ni hizo triunfar al PP en las elecciones generales recientes ni logró que le eligieran en Álava.

Javier Maroto cometió el mismo pecado de Alonso: se dedicó a la política nacional cuando tenía que haber permanecido en Euskadi. Foto: Wikipedia.

Casado le humilló, quitándole la dirección de las campañas en las elecciones autonómicas y europeas.

Y después, le pusieron de nuevo a dirigir la política de pactos.

Lo mejor que podría hacer Maroto es volver a la Comunidad Autónoma Vasca y tener un plan para reconstruir el PP.

La política de otros países está llena de ejemplos de políticos que fueron derrotados, incluso estuvieron casi desaparecidos, y luego remontaron la corriente y llegaron a la cima con planes y programas que beneficiaron, y mucho a sus países.

Él ya ha comprobado lo despiadada que es la política. A partir de ahora, “O César o cesar”.

JORGE FERNÁNDEZ DÍAZ, EL AUSENTE CONSTANTE DE CATALUÑA

Para entender a Jorge Fernández Díaz, exministro del Interior, lo mejor es preguntarnos de dónde procedía.

La respuesta fácil es: Del PP de Barcelona.

Sí, pero ¿qué hizo Fernández Díaz en alrededor de 30 años dentro del PP de Barcelona?

Y la respuesta es: Nada digno de mención.

Bueno, sí, que allí era un peso mosca de la política catalana y que estaba muy cercano a Convergencia, de manera que le llamaban «criptoconvergente». Quienes así le denominaban acertaron plenamente.

El mismo Fernández Díaz lo ha demostrado hace unos meses cuando declaró que en Cataluña no había conflicto lingüístico.

El caso es que él prefirió ser diputado al Congreso nada menos que en 1989.

¿Y qué ha hecho en el Congreso?

Pues lo que en Barcelona: Nada digno de mención.

Ha sido un miembro más de la privilegiada clase política.

Se pegó a Mariano Rajoy como una lapa y así le acompañó en todas sus andanzas ministeriales.

¿Qué hizo Fernández Díaz con Rajoy como ministro? Pues lo mismo que Rajoy: nada digno de mención. Sobre todo, no dar la cara a favor de los castellanoparlantes en Cataluña

Creó problemas al Partido Popular y encima, sacando pecho.

El caso Bolinaga fue cosa suya. Y es de los de «defendella y no enmendalla», como les ocurre a muchos acomplejados.

No hablemos de cómo dejó a la Policía en los choques de Valencia, porque le falta esa sensatez y valentía que tienen los auténticos líderes. Él no lo es. Sencillamente, fue uno de los que huyó a Madrid.

También, Rajoy, Soraya y él llevaron una política indigna en el tratamiento del final de ETA.

Jorge Fernández Díaz, ministro de Interior con el gobierno de Mariano Rajoy, no hizo nada por Cataluña ni por los castellano-parlantes, según Valbuena. Foto: Wikipedia.

Quien desee informarse sobre cómo gestionaron el asunto del fin del terrorismo y las políticas siguientes, recomiendo que lea “La derrota del vencedor” (Alianza Editorial, 2018), del gran profesor y extraordinario investigador Rogelio Alonso.

Ahí podrán comprobar los lectores los abismos de indignidad a los que lleva no hacer nada.

Capítulo 5: “Un final sucio” (sobre todo, del tándem Rajoy- Fernández); Capítulo 6: “Consensos aplacadores: Crímenes amortizados. Impunidad y Memoria”. Éste es un libro que deberían leer los políticos del PP, para que luego no saquen a pasear a Rajoy como en las últimas elecciones.

¿Es Fernández-Díaz un personaje a olvidar?

Todo lo contrario. Es la muestra saturada de cómo no actuar en política. Lo mismo que Rajoy, que hasta su último día en el Parlamento demostró lo que da de sí la indignidad, la omisión, la ceguera y no hacerse cargo de las consecuencias de su política.

Y ahora se ha crecido y propone la política que han de seguir otros partidos.

Mientras que de Jorge Fernández-Díaz podemos tener una opinión muy desfavorable, su hermano Alberto ha sabido defender posiciones justas en un ambiente hostil dentro del Ayuntamiento de Barcelona.

Se ha retirado de la política, pero es un ejemplo al que otros políticos pueden referirse para encontrar razones y fuerzas para que el PP recupere posiciones en Cataluña.

ALICIA SÁNCHEZ-CAMACHO

En Cataluña, no hizo nada digno de mención a favor del PP. Fue más conocida por el escándalo de la grabación en el Restaurante La Camarga.

Y aquí es donde nos encontramos con que Pablo Casado mantiene con hechos que el PP es el nombre de una ONG.

Y ha puesto a Sánchez-Camacho en un puesto “seguro” dentro de la lista de aspirantes a estar cuatro años en la Asamblea de Madrid.

Las preguntas posibles son varias:

a) ¿qué conoce Sánchez-Camacho de la Comunidad de Madrid? Usted ha acertado: siendo benignos, muy poco;

y b) cómo encuadrar la decision de Casado dentro de las contradicciones Ética-Moral-Política?

Si nos atenemos a las 12 contradicciones que distingue Silverio Sánchez-Coredra, creo que es la E( M) (se lee ´M` depende de ´E`): relaciones entre aspectos éticos y morales, de tal forma que los morales se dan dependientemente de los éticos.

Ejemplo: las ideas políticas (como fuerzas ideológicas morales que son en una sociedad) cuando pasan de padres a hijos no porque hayan sido transmitidas críticamente (es decir, con la posibilidad de elegir otras opciones), sino porque se han dado a través de un moldeamiento doméstico en el que han intervenido los lazos afectivos.

Alicia Sánchez-Camacho en Cataluña no hizo nada digno de mención a favor del PP, afirma Valbuena. Foto: Wikipedia.

Ejemplo: que un partido político decida secundar a su presidente en función del liderazgo que dimana de su personalidad, pero no en virtud de la validez de sus ideas. (Si se le defiende por sus ideas entonces se está operando en el campo propio de lo que el grupo tiene de moral, pero si se le defiende en virtud de un seguimiento incondicional a su persona, a pesar de que este fenómeno se da en un marco moral –la jerarquía dentro del grupo político–, las relaciones pasarían a ser más bien éticas (obediencia a un líder similar a la que los hijos deben a sus padres, etc.).

Lo arriesgado de la decision de Casado es que ha elegido a Sánchez-Camacho porque ella ha debido de demostrar un seguimiento incondicional a su persona y él reconoce que esos lazos afectivos son más valiosos que la competencia de esa política.

Muy mal camino para elegir a los políticos.

La prueba ha estado en Rajoy y en cómo los del PP se han comportado con una sumisión al líder que los ha llevado al desastre.

Voy a recomendar a los del PP que lean otro libro: “Groupthink” (Mentalidad de grupo), de Irving Janis. Lo publicó en 1972 y grandes empresas multinacionales incluyen una sesión sobre este libro en sus cursos de dirección.

ANDREA LÈVY

Ha sido la apuesta de Pablo Casado, para las Elecciones Generales y, a la vez, de José Luis Martínez-Almeida, como nº 2, es decir, como su mano derecha, para el Ayuntamiento de Madrid.

Al igual que hemos querido enterarnos, durante años, de por qué Zapatero fue a visitar a Fernández-Díaz y qué trataron durante tres horas, ahora queremos enterarnos de qué maravillas han visto Casado y Almeida para decidir que Andrea Lèvy debía ser la joya de la corona de estas elecciones.

Hasta ahora, no nos hemos podido enterar de qué trataron Zapatero y Fernández-Díaz.

¿Será posible que, alguien, algún día, nos explique el conjunto de cualidades y preparación que Lèvy atesora?

Su currículum es vulgar.

De ser el número 39 en la lista encabezada por Miguel Arias-Cañete en las elecciones europeas de 2014, al nº 2 en 2015 al Parlamento Catalán. D

Después, salta a la política nacional en 2015, como vicesecretaria de Estudios y Programas del PP, para «renovar la cara y el discurso del partido».

Andrea Lèvy, número dos del Ayuntamiento de Madrid, adolece de cualidades, en opinión de Valbuena. Foto: Wikipedia.

En cuatro años, ¿qué aspectos ha renovado de este PP que ha obtenido los peores resultados de su Historia?

Creo que constituye el ejemplo más claro de boabdilismo en la etapa de Casado. Y por la poca calidad de su curriculum, da la impression de ser una trepa.

Al parecer, ha sido apoyada por Jorge Moragas, exdirector del gabinete de Mariano Rajoy y, últimanente, miembro del Jurado de “Miss Universo”.

Andrea Lèvy ha abandonado la política catalana porque quiere estar más cómoda en Madrid. No quiere oír el “¿Por quién doblan las campanas en el PP de Cataluña?”.

Xavier García Albiol sí que ha querido quedarse, resistir y hacer presente la fuerza que el PP puede tener en Cataluña.

Su número 2, no.

Ha preferido desertar.

Que, además, su deserción y cobardía sean recompensadas con, nada menos, que la potente concejalía de Cultura y Deportes, nos pone a esperar humorísticamente cuáles serán los “lobbies” de la cultura que Lèvy va a elegir.

Como no creo que ni Casado ni Almeida nos expliquen alguna vez este disparate, el aspecto del alcalde Almeida que más nos interesa a muchos es si, de una vez por todas, un abogado del Estado, como es Almeida, va a hacer cosas valiosas en política.

Ni Soraya Sáenz de Santamaría ni María Dolores de Cospedal ni Leopoldo González-Echenique ni Laura de Rivera García de Leániz, presidente y secretaria General de RTVE en tiempos de Rajoy han demostrado algo digno de mención.

Por tanto, la gran esperanza blanca de los abogados del Estado metidos a políticos es si, por fín, hay uno, Almeida, que tenga una buena trayectoria en política.

ALBERT RIVERA E INÉS ARRIMADAS

A raíz de los debates de 2015, escribí un extenso artículo, en una Revista científica, sobre la comunicación no verbal de Rivera.

Examinando fotografías de Rivera en distintos momentos del debate, llegué a la conclusion de que es un Sísifo de la política española. Cuando tiene todo a su favor, y parece que va a coronar la cumbre, se autoderrota.

No he cambiado de parecer sino que cada día que pasa, la conducta de Rivera confirma más mi diagnóstico. Es un especialista en crear incertidumbre por las medidas que toma y cómo elige a las personas.

En 2019 está peor que en 2015.

Albert Rivera e Inés Arrimadas, los dos líderes de Ciudadanos; de los dos dice Valbuena que han abandonado su papel en Cataluña.

La última vez que intervino abiertamente en Barcelona fue en una manifestación de hace un año de los policías que pedían la equiparación retributiva con los Mossos.

Desde entonces, ha abandonado su papel en Cataluña. Por qué lo hace es algo que no nos extraña a quienes hemos estudiado a Rivera. Cualquier motivo: El caso es autoderrotarse.

Y lo peor es que parece que él no se da cuenta.

En varias ocasiones ha contado que la tienda de sus padres ha sido atacada una y otra vez, pero él casi no aparece por Cataluña.

Y los resultados de las últimas elecciones lo confirman.

Aquí es donde entra Inés Arrimadas. Mejor dicho, sale del Parlament de Cataluña, como Andrea Lèvy.

Otra politica a la que le tiemblan las piernas.

Mientras no había desertado de Cataluña, mientras se batía el cobre con Torra en el Parlament, los españoles la admiraban.

Y realmente había muchos miles de andaluces que la votaban a ella, no al insulso Marín.

Ahora, los periódicos han recogido que sus compañeros del Parlament están convencidos de que los han abandonado.

Rivera calculó que, dejando a Manuel Valls en Barcelona, Arrimadas podía venir a territorio amigo.

Pues bien, todo ha sido un fiasco. No hace falta ser una Sibila para predecir que el futuro politico de Arrimadas en Cataluña es de color cárdeno.

PATXI LÓPEZ

He dejado para el final al politico que primero representó el boabdilismo.

Acaba de hundir a su partido en la Comunidad Autónoma Vasca y es posible que busque refugio en Madrid. Ya están hablando de él como sucesor de Rubalcaba. Viendo algunas de sus actuaciones en la reciente campaña electoral, me di cuenta de que es una de las cabezas más huecas de la política española.

Su gran problema es que da toda la impresión de que no sabe quién es y su salida habitual es huir hacia adelante. En algunos momentos, podemos creer que utiliza el mecanismo de defensa que Sigmund Freud denominaba «identificación con el agresor temido».

El acabóse es cuando se opuso al censo de votantes que habían salido de la Comunidad Autónoma Vasca por la amenaza terrorista.

Sobre estas líneas, Patxi López, exlehendakari vasco y expresidente del Congreso de los Diputados. «Es un vendedor de humo», dice Valbuena. Foto: PSOE.

Le falta leer, pensar y abandonar la agitación contra el PP.

De los agitadores no salen grandes políticos.

Creo que ahora está racionalizando y creyendo que con él- y por él- ha llegado la pacificación. Ya decía Freud que «dos de las ilusiones que padecen muchas personas es creer que son irresistibles y omnipotentes».

Lo escribí hace años. Y mi previsión se ha confirmado: Se refugió en Madrid para no decir más que gansadas. Incluso, se creyó con méritos para ser secretario general del PSOE y se presentó contra Sánchez y Susana Díaz.

Los estudiantes de Comunicación Política deberían reunir en un documento la mayor parte de las declaraciones de este vendedor de humo. Por cierto, ¿es capaz Patxi López de ganarse la vida fuera de la política?

CONCLUSIÓN

He procurado presenter pruebas de lo que, a mi entender, representa el mayor riesgo de que algunos partidos importantes desaparezcan de la Comunidad Autónoma Vasca y de Cataluña. Volviendo a la filosofía de Parménides, representan la vía del no-ser.

Hay personas que dejan notas de suicidio. Lo peor de quienes rigen esos partidos es que parecen no darse cuenta de la que se les puede venir encima en las próximas elecciones.

Y por tanto, no dejan una nota sobre el desastre que les puede sobrevenir.

Y por acabar con un tono positivo, recomiendo a los “boabdiles” que, si quieren dejar de serlo y ponerse de verdad unas pilas inagotables, si quieren hinchar sus ruedas, tan pinchadas en la actualidad, lean la autobiografía de Amy Harris, conocida como Mamma Jones.

Ahí van a ver a una mujer que, en medio de todas sus desgracias personales –se le murieron sus cuatro niños y su marido por la “fiebre amarilla”–, supo levantarse y convertirse en la organizadora de los obreros explotados y de los niños esclavizados en las factorías.

Nació en 1830, en Cork, Irlanda, y murió… en 1930.

No está mal dedicar toda una vida a luchar contra la opresión y verse premiada con 100 años.