PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La «casta» dice basta: El banco ve fraudulento pagar las costas que no veía así cuando las cobraba

Dionisio Moreno es abogado experto en derecho procesal hipotecario.
|

Me han llegado noticias de que una entidad bancaria ha interpuesto una demanda contra un significativo (por el número de colegiados) Colegio de Abogados.

Y todo porque ese Colegio de Abogados, en temas relacionados con reclamaciones de consumidores,  están reconociendo costas a los abogados de éstos, cuando son beneficiados excepcionalmente con esa restitución del gasto de un pleito por su cliente contra una entidad bancaria como la que ha puesto la demanda.

PUBLICIDAD

Y esa entidad bancaria se queja de que ese Colegio de Abogados favorece a los abogados de los consumidores.

PUBLICIDAD

Hasta hace bien poco, esa entidad bancaria, fruto de una fusión de otras entidades bancarias, interponía a todo trapo y sin ninguna consideración, demandas en masa ante los tribunales contra consumidores en situación de insolvencia imprevista, irremediable e involuntaria, y esa entidad bancaria no tenía entonces el más mínimo reparo ni descaro en cobrar esas mismas costas procesales ratificadas por Colegios de Abogados como el que ha sido demandado, que los tribunales siempre les concedían en los mismos términos que ahora reconocen de forma excepcional, en los mismos importes que se les imponen a esas mismas entidades bancarias a favor de los consumidores cuando éstos ganan.

UNA ENTIDAD FINANCIERA RESCATADA CON DINERO PÚBLICO

Resulta curioso que esa entidad financiera, rescatada con mucho dinero público, se queje cuando pierde, cuando durante muchos años, ganando sin oposición, se ha beneficiado de ese dinero que supuestamente le costaba un pleito en el que no había ningún trabajo por la desprotección del consumidor (indefenso ante un sistema procesal y una tendencia judicial que le dejaba en inferioridad), donde simplemente había presentado una demanda de “copia y pega” y una documentación que le pedía la norma, para luego sentarse a esperar que la trituradora procesal le diera el producto envasado y el cliente se quedara endeudado para siempre pagando “la cuenta”

PUBLICIDAD

Sin trabajar, esa entidad bancaria, suma de otras entidades bancarias, estaban beneficiándose de unas costas procesales que no se merecían.

Y nadie les puso una demanda por ello.

¿Dónde estaban las organizaciones de consumidores para defender ese atropello; los criterios equidad de los jueces para evitar ese abuso o los propios Colegios de Abogados para limitar esos honorarios?.

PUBLICIDAD

Nadie defendió al consumidor que vio incrementada una deuda con unos honorarios que nadie le discutió a la entidad bancaria.

Pero ahora que la tortilla ha cambiado de plato, resulta que la entidad bancaria considera un abuso lo que antes era un “derecho legítimo”, simplemente, porque lo que antes era un ingreso ahora es un gasto que se mide por el mismo rasero que antes.

PUBLICIDAD

La tortilla es la misma, pero la entidad bancaria siempre se la comía toda y ahora empieza a quedarse sin ella.

Para esa entidad financiera solo hay un plato donde comerse la tortilla, el suyo.

Para los abogados de los consumidores sólo pueden haber migas.

Pero la tortilla es la misma.

Y ahora esa entidad bancaria demanda a quien en cierta forma ha sido legitimador de sus atropellos pasados por criterios establecidos que le han venido bien durante años para su abuso porque considera que aplicarle lo mismo a ella lo es y vulnera su derecho a la tutela judicial efectiva.

PUBLICIDAD

El paso del tiempo tiene cierta forma de cinismo en poner las cosas en su sitio.

Aquí esa entidad bancaria ¿qué razón, jurídica o moral puede alegar para este disparate de demanda que puede tener consecuencias muy graves, tanto en la judicialización contra otros Colegios de Abogados, o en que sigan otras entidades bancarias con esa iniciativa, con la afectación al derecho de defensa de los ciudadanos que en los Tribunales sólo tienen a sus abogados para hacerlo?

¿Qué legitimación tiene para demandar a un Colegio de Abogados por las costas cuando sigue echando a la calle a personas indefensas de aquéllo en lo que durante años ha venido abusando?

Hay que tener la cara muy dura, y la conciencia muy pequeña, para hacer esto. En el casino de la bolsa, resulta que la banca ya no gana, y sus cotizaciones bajan.

Supongo que un Colegio de Abogados como ése, con tanto letrado y algunos de gran prestigio, sabrá poner en su sitio a esa entidad bancaria.

Pero aquí todos han olvidado una circunstancia importantísima: ahora los ciudadanos, los consumidores, saben defenderse y nadie les llama a este pleito cuando realmente lo que va a resultar de todo esto es una afectación de sus derechos de defensa o reclamación contra entidades como esa.

El juzgado que conozca de esa demanda sabrá valorar qué tiene de abusiva y atentaroria al derecho de defensa de los ciudadanos por el peligro que, de prosperar, genere un efecto extensivo a otros como esa entidad bancaria y utilice esos argumentos que el Tribunal Supremo es tan dado a hacer “obiter dicta” sobre la afectación a la economía o a la estabilidad del sistema judicial.

Y los tribunales ya tienen bastante con asimilar que las cosas están cambiando.