PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El Reino Unido pide disculpas dos veces, en 72 horas, por no haber tramitado de inmediato la euroorden contra Ponsatí

Dos disculpas de SIRENE UK en el espacio de 72 horas es un hecho sin precedentes; la euroorden del magistrado Pablo Llarena para la entrega de la prófuga Clara Ponsati era correcta y ahora está siendo tramitada.
|

La primera vez fue el pasado miércoles. Una vez que las autoridades británicas recibieron la Euroorden, emitida por el magistrado instructor del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, el pasado martes, pidiendo la entrega a España de la prófuga Clara Ponsatí, ex consejera de Educación del gobierno autonómico de Carles Puigdemont, los responsables del  Servicio Nacional SIRENE del Reino Unido –el sistema a través del cual los países de la Unión Europea se comunican las euroórdenes– contestaron afirmando que era «desproporcionada».

Y, por lo tanto, negándola.

PUBLICIDAD

Sin embargo, horas después, al filo de la media noche, rectificaron, pidiendo disculpas. 

PUBLICIDAD

PRIMERA DISCULPA

«En nuestro mensaje anterior nuestra respuesta es incorrecta al declarar que la orden era desproporcionada. No es desproporcionada, actualmente carece de información esencial. Pedimos disculpas por esta falta de comunicación», decía un segundo documento que tenía el mismo remitente: el Servicio Nacional SIRENE del Reino Unido. 

En este segundo documento indicaban algunas deficiencias de las que adolecía la euroorden y pedían que se solucionaran.

PUBLICIDAD

«La solicitud no proporciona suficientes detalles de la naturaleza del delito; también carece de una descripción de la hora y el lugar en el que fue cometido. La solicitud también debe mostrar una conexión clara entre el delito y el individuo nombrado», decía el documento.  

Una vez que España facilitase todos los detalles requeridos y que fueran certificados por la Agencia Nacional contra la Delincuencia (NCA en sus siglas en inglés), el organismo nacional encargado de la aplicación de la ley en el Reino Unido, ordenaría la detención de Ponsati y se enviará la solicitud de entrega a las autoridades judiciales británicas por su supuesta responsabilidad en el «procés». 

LA SEGUNDA DISCULPA

La segunda disculpa británica ha llegado hoy, después de que las autoridades españoles les enviaran la información requerida y ellos validaran la legitimación de la OEDE.

PUBLICIDAD

«Muchas gracias por su continuada asistencia en este caso. Les informamos que tras haber recibido la información adicional y el formulario M hemos podido validar su alerta del Artículo 26 y hemos certificado la validez de su OEDE con respecto a la legislación del Reino Unido», dice el texto de SIRENE del Reino Unido.

«La OEDE validada va a ser ahora enviada a los compañeros de la Policía de Escocia para que la estudien y tomen las medidas oportunas», añaden.

PUBLICIDAD

«Una vez más, disculpen los malentendidos de las comunicaciones anteriores». Firmado: Sirene UK. 

SIN PRECEDENTES

Las dobles disculpas del Reino Unido y su rectificación –un hecho sin precedentes–, supone una victoria para el poder judicial de España y un reforzamiento de la posición española ante la propia Europa.

«La actitud del Reino Unido  nos retrotrae a la época de Felipe II e Isabel I en el celebre asunto de Antonio Pérez, el secreto prófugo del emperador que había huido por un delito de asesinato y corrupción», explica Nicolás González-Cuéllar, abogado y catedrático de derecho procesal.

«Es de celebrar que la rectificación del Reino Unido, si es sincera, porque evita la necesidad de que el Gobierno de España y su poder judicial adopten las medidas de reciprocidad que, en otro caso, serían exigibles en defensa de nuestra Constitución», añade.

«A partir de ahora, ante denegaciones de solicitudes de detenciones y entrega de prófugos, tanto el poder judicial como el poder ejecutivo, de forma especial, deberían tomarse en serio el principio de reciprocidad al que la Constitución liga la entrega de fugitivos a estados extranjeros. Y específicamente a los estados que nos han colaborado con España en la entrega de estos sospechosos: Bélgica, Alemania y Gran Bretaña», concluye.

PUBLICIDAD