PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Detenido por denunciar que sufrió fractura de cráneo por un robo cuando en realidad se cayó por ir borracho y perdió el móvil

Ha sido arrestado como presunto autor de una simulación de delito Otro caso similiar tuvo lugar en julio en la localidad madrileña de Coslado, donde otro hombre simuló ser víctima de una estafa para recuperar el dinero que había gastado en más de 100 compras realizadas por él mismo a través de Internet, ha informado también la Policía.
|

La Policía Nacional ha detenido a un hombre en Madrid que denunció haber sufrido una fractura de cráneo a raíz de un robo con violencia a manos de cinco individuos en las proximidades de un local de ocio nocturno.

Según ha informado la Jefatura Superior de Policía de Madrid en un comunicado, tras varias investigaciones, los policías comprobaron que lo que en realidad había ocurrido es que el hombre se cayó dado su estado de embriaguez perdiendo el teléfono móvil en ese momento.

PUBLICIDAD

El pasado jueves fue arrestado en el distrito madrileño de Centro como presunto autor de una simulación de delito y ha pasado a disposición judicial.

PUBLICIDAD

‘DENUNCIA FALSA’

La investigación se inició a mediados de noviembre cuando el arrestado denunció haber sufrido una fractura craneal a raíz de un robo con violencia en las inmediaciones de un local de ocio nocturno por parte de cinco hombres.

Aseguró que le golpearon en varias ocasiones hasta conseguir su teléfono móvil.

PUBLICIDAD

Fruto de la fractura craneal tuvo que ser intervenido quirúrgicamente y permaneció ingresado durante cinco días.

OTRO HOMBRE RECLAMÓ CASI 2.500 EUROS DE COMPRAS QUE ÉL MISMO HABÍA HECHO

La Jefatura Superior de Policía de Madrid informa que otro hecho similar sucedió el pasado julio en la localidad madrileña de Coslada, donde un hombre simuló ser víctima de una estafa para recuperar el dinero que se había gastado en más de 100 compras que él mismo había realizado a través de Internet.

Denunció que le habían estafado casi 2.400 euros en más de 100 compras.

PUBLICIDAD

Tras las investigaciones, los agentes comprobaron que el propio denunciante era el que las había realizado y que todos los pedidos y paquetes habían sido entregados en su domicilio o en su lugar de trabajo.

Los investigadores le imputaron una simulación de delito.

PUBLICIDAD