PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Ábalos plantea como ejes prioritarios de su gestión una Ley de Vivienda Estatal y una estrategia de movilidad nacional

José Luis Ábalos, ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.
|

Cambio de nombre y orientación al Ministerio de Fomento, un área de trabajo donde se engloba algo más del 20% del PIB, el que presentó su titular, José Luis Ábalos en la tarde de este lunes ante medios de comunicación y operadores del sector.

Según apuntó, este Ministerio es el responsable de alrededor del 80% de la inversión pública civil de Gobierno de la Nación.

El 42% del gasto de las familias españolas se destina, precisamente, a vivienda (30%) y a transporte (12%). Más del 50% del consumo de energía final en España procede del transporte o de la edificación.

En su intervención su titular, Jose Luis Ábalos recordaba que tras ocho meses trabajando en funciones, “hoy tenemos Gobierno. Y tenemos Ministerio: Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana”. Luego entró en detalle de los cambios que va a liderar.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

En cuanto a las prioridades comentó que “vamos a dar un impulso decisivo y la prioridad es aprobar la Estrategia Movilidad Sostenible, Segura y Conectada, como nuestro marco general para hacer avanzar las políticas de movilidad en la línea de la reorientación de este Ministerio”.

“La implantación de esta Estrategia de Movilidad requerirá la aprobación de la que será la gran Ley de Movilidad que el sector y España nos reclama desde hace décadas”, comentó a continuación.

Desde este marco normativo se busca “establecer normas y procedimientos claros para seleccionar inversiones, fijar la financiación del transporte público, resolver las inconsistencias del modelo viario, profundizar en la normativa de seguridad, fijar principios y responsabilidades de colaboración entre administraciones y avanzar en la sostenibilidad financiera de las infraestructuras de transporte, entre otros aspectos”.

PUBLICIDAD

A su juicio “esta nueva normativa debería resultar de un acuerdo muy amplio a nivel parlamentario. Hablamos ya en todo este tiempo de un Pacto de Estado al que no que queremos renunciar, porque les interesa a los españoles”.

Vivienda, prioritario

Junto a esta prioridad recordó que hay que seguir trabajando “para dar contenido real en el derecho de las personas a una vivienda digna y acabar con el cóctel de precariedad laboral y alquileres desorbitados que impide a nuestros jóvenes emanciparse en tiempo y condiciones”.

A su juicio es el momento de reorientar “los programas del Plan Estatal desarrollando dos Planes diferenciados: uno de rehabilitación y otro de acceso a la vivienda, configurar un auténtico parque público de vivienda para el alquiler asequible como otros países europeos”.

PUBLICIDAD

También señaló que su departamento va a desarrollar iniciativas que den seguridad jurídica a la gestión urbanística, y una Ley de Vivienda estatal que también es una reivindicación histórica de diferentes colectivos. “Completaremos la política de vivienda con un enfoque más amplio”.

PUBLICIDAD

En su exposición habló que quiere convertir su gestión en impulsar un “auténtico Ministerio de las Ciudades y avanzar en la línea de la Agenda Urbana Española como política palanca de la Agenda 2030”.

Otra idea que lanzó fue la de promover “el uso racional de suelo, una planificación que minimice las necesidades de movilidad, que entienda la vivienda como un bien básico de los ciudadanos, la arquitectura y su relación con entorno, la cohesión social y la equidad, la economía circular, las nuevas tecnologías y la innovación”.

Al mismo tiempo subrayó que hemos mantenido “el Departamento el título de Transportes como una forma de poner en valor la actividad económica que desarrollan los transportistas y que puedan ver en este Ministerio un órgano de gestión próximo que empatice con su actividad”.

Ábalos resaltó que este reconvertido Departamento ya no se dedicará a «llenar mapas con promesas de construcción de más y más nuevas infraestructuras».

PUBLICIDAD

A partir de ahora, las infraestructuras de transporte no serán el fin en sí mismo del Departamento, sino el medio para lograr su nuevo objetivo, el diseño de una Estrategia de Movilidad, Sostenible, Segura y Conectada que derivará en una Ley de Movilidad.

Asimismo, indicó que, para atender a los «desafíos de la movilidad», tendrá como «pilares» las Cercanías ferroviarias, la intermodalidad entre transportes y la digitalización e innovación tecnológica.

Recuperar el tiempo perdido

También resaltó que este Ejecutivo tiene “la oportunidad de comenzar los años 20 recuperando el tiempo que se ha perdido en la pasada década por la crisis económica, en ocasiones también por la indolencia de los gobiernos conservadores y la inestabilidad política”.

Para Ábalos, este nuevo Ministerio que el gestiona es clave para los propósitos que se marcó el Gobierno “el combate a la pobreza, la desigualdad y la exclusión, la modernización de la economía, la lucha contra el cambio climático y el impulso a la transformación digital”.

Tenemos encomendadas dos grandes áreas políticas: la movilidad y la vivienda desde un punto de vista transversal “que incide, en la competitividad del turismo, en el sector exterior y en el sector industrial o en la seguridad vial, entre otras cuestiones”.

En este sentido destacó los nuevos tiempos para este Ministerio que cambiaba de nombre al actual de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana “marcados por los desafíos de nuestro país donde habrá que luchar contra la desigualdad».

«Los desafíos de la desigualdad y la exclusión social o territorial, que afectan y, a veces, angustian a muchos compatriotas”.

A este respecto recordó que el transporte y la edificación son responsables del 36% de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en España «y tenemos que reducirlos en aproximadamente un tercio en 2030 y eliminarlos en 2050».

«Acertar en esas políticas en vital. Tenemos que hacer una transición ecológica justa y rápida».

También cito la transformación digital. Ahí indicó que “el sector del transporte está viviendo una revolución tecnológica».

«Fenómenos como el vehículo autónomo, los vehículos compartidos, las plataformas digitales de movilidad o la electrificación del automóvil son realidades sobres las que tenemos que trabajar ya”.