PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Multada con 720 euros una mujer que se fue a comprar a 20 kilómetros de su casa y llamó ‘zampabollos’ a los policías

Ha sido condenada por desobediencia a la autoridad También ha sido condenado por ese delito con la misma pena un individuo que fue sorprendido por la policía deambulando sin motivo por la calle y cuando fue requerido por la policía para acatar sus instrucciones se dio a la fuga; tras ser interceptado forcejeó con los agentes y se opuso “de forma activa” a su detención.
|

El Juzgado de Instrucción número 3 de Telde (Las Palmas) ha condenado a 720 euros de multa por desobediencia a la autoridad a una vecina de Las Palmas de Gran Canaria, de 36 años, que desoyó la orden de confinamiento por el coronavirus y fue a un centro comercial Alcampo de Telde situado a unos 20 kilómetros de donde vive.

Cuando fue requerida por policías y guardias de seguridad para regresar a su domicilio, se negó a acatar estas instrucciones, amenazándoles e insultándoles con expresiones como “zampabollos” o “hijos de puta”.

Esta sentencia está fechada a 21 de marzo y la firma la magistrada Virginia Peña Hernández.

La dictó “in voce” tras un juicio rápido de conformidad.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Es firme ya que las partes manifestaron que no la recurrirían.

La Fiscalía pidió en sus conclusiones provisionales que fuera condenada por un delito de desobediencia de autoridades o funcionarios del los del artículo 556 del Código Penal a una pena de 6 meses de multa con una cuota diaria de seis euros.

La condenada prestó conformidad con los hechos relatados y con la pena solicitada para beneficiarse de una rebaja en la condena, que ha quedado en cuatro meses de multa con una cuota diaria de seis euros.

PUBLICIDAD

Por conformidad de las partes, se declara probado que el pasado 20 de marzo, sobre las 16.30 horas, la condenada, con antecedentes penales que por su fecha deben entenderse susceptibles de cancelación, cuando se hallaba en el centro comercial Alcampo, “con ánimo de menoscabar el principio de autoridad, se negó en reiteradas ocasiones a acatar las instrucciones dadas por los agentes del Cuerpo Nacional de Policía”, quienes habían sido requeridos para acudir al lugar ante el incumplimiento por parte de la mujer de las disposiciones relativas al estado de alarma en vigor.

Ésta “profirió a los mismos y a los vigilantes de seguridad” del establecimiento “expresiones vejatorias e intimidatorias” tales como “zampabollos, hijo de puta” o “si me tocas te meto un puñetazo que te reviento”.

La condenada pasó dos días en el calabozos

PUBLICIDAD

Esta magistrada también impuso el pasado 23 de marzo una multa de 720 euros a un vecino de Telde que el pasado 22 de marzo fue sorprendido por la Policía Nacional deambulando sin motivo por la calle Guayasent, “se negó en reiteradas ocasiones a acatar las instrucciones dadas por los agentes” y emprendió la huida.

PUBLICIDAD

Cuando fue interceptado, forcejeó con los policías y se opuso “de forma activa” a su detención.

Esta sentencia derivada de juicio rápido de conformidad también es firme.

PUBLICIDAD