PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Julián Sánchez Melgar, magistrado de la Sala Segunda del Supremo y exfiscal general, se postula como presidente de la Sala Quinta

Opta también a la Presidencia el magistrado de la Sala de lo Militar Jacobo Barja de Quiroga López Sánchez Melgar ocupa plaza en la Sala de lo Penal del Supremo desde enero del 2000; entre diciembre de 2017 y junio de 2018 desempeñó el cargo de fiscal general del Estado. Foto: Carlos Berbell
|

El magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Supremo y exfiscal general del Estado Julián Sánchez Melgar y el magistrado de la Quinta del Supremo Jacobo Barja de Quiroga López optan a la presidencia de la Sala de lo Militar del Alto Tribunal,vacante desde el pasado 12 de junio por la jubilación de su titular, Ángel Calderón Cerezo.

Julián Sánchez Melgar (Palencia, 1955) tiene a sus espaldas 37 años de servicio ininterrumpido en la Carrera Judicial, y en la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo lleva ya 20 años, desde enero del 2000.

No está afiliado a ninguna asociación judicial.

Es licenciado en Derecho por la Universidad de Valladolid (1973-1978), y Doctor en Derecho por la Universidad de La Coruña (2012), con premio extraordinario.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Sánchez Melgar ingresó en la Carrera Judicial en 1983.

Su primer destino como juez fue Reinosa, al que siguieron Miranda de Ebro y Mataró.

En 1987 ascendió a magistrado, mediante pruebas selectivas de ascenso, en las que fue el número 2 de su promoción, y fue destinado a la Sala Segunda de lo Civil de la entonces Audiencia Territorial de Barcelona (de enero de 1987 a febrero de 1988).

Después sirvió en Juzgados de Santander, donde fue juez decano por elección de sus compañeros, también en la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria y como presidente de la Audiencia Provincial de Ávila, donde sucedió en el cargo al magistrado Juan Agustín Moro Benito.

PUBLICIDAD

El 15 de diciembre de 1999 el pleno del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) lo nombró magistrado del Tribunal Supremo, y el 19 de enero del 2000, con 45 años, tomó posesión como magistrado de la Sala Segunda del Alto Tribunal.

Ocupó la vacante producida por la elección de Luis Román Puerta Luis como presidente de esa misma Sala.

Sánchez Melgar, junto a su padrino, el teniente fiscal del Tribunal Supremo, Luis Navajas, tras haberle impuesto éste la placa y la medalla. Foto: Poder Judicial

El 11 de diciembre de 2017 Julián Sánchez Melgar juró ante el Rey como nuevo fiscal general del Estado, sucediendo al frente del Ministerio Fiscal a su compañero José Manuel Maza.

PUBLICIDAD

Sánchez Melgar desempeñó el cargo de fiscal general del Estado durante seis meses, hasta el 22 de junio de 2018.

Julián Sánchez Melgar, en la Fiscalía General del Estado, donde actuó bajo este lema: “Todo lo que vamos a hacer, lo vamos a explicar”.

Su mandato era de cuatro años, pero como establece el artículo 31.e del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal, el fiscal general del Estado cesa “cuando cese el Gobierno que lo hubiera propuesto”, por lo que tras la moción de censura de Pedro Sánchez a Mariano Rajoy el 1 de junio de 2018, el fiscal puso el cargo a disposición de la entonces ministra de Justicia, Dolores Delgado, actual fiscal general del Estado.

PUBLICIDAD
Sánchez Melgar también ha sido vocal del Consejo Rector de la Escuela Judicial, magistrado suplente de control del CNI y miembro nato del Consejo de Estado mientras ejerció las funciones de fiscal general del Estado.
Ha colaborado con diversas universidades en materia docente y cuenta con numerosas publicaciones científicas en revistas especializadas y obras conjuntas.

En sus 37 años de servicio ha recibido numerosas distinciones honoríficas en reconocimiento a su labor.

Desde 1992 está en posesión de la Cruz Distinguida de Primera Clase de la Orden de San Raimundo de Peñafort, a petición de los colegios profesionales de Santander, y desde junio de 2019 está en posesión de la Gran Cruz de San Raimundo de Peñafort.

Está en posesión de la Cruz al Mérito Militar.

PUBLICIDAD

En noviembre de 2019 le fue entregado el premio Soledad Cazorla, concedido por el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del CGPJ.

También le ha sido concedida la Insignia de Oro del Colegio de Abogados de Palencia, en conmemoración de su 175 Aniversario.

Ha sido, además, distinguido por asociaciones por su labor en la lucha contra el Alzhéimer.

El magistrado Jacobo Barja de Quiroga (Cádiz, 1955) es doctor en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, tras defender su tesis sobre ‘Las escuchas telefónicas y la prueba ilegalmente obtenida’ en marzo de 1989.

Tiene 39 años de servicio en la Carrera Judicial. Ingresó en enero de 1981.

Jacobo López Barja de Quiroga durante su toma de posesión como magistrado de la Sala Quinta del Supremo el 7 de julio de 2014. Foto: Poder Judicial

Sus primeros destinos fueron los juzgados de primera instancia e instrucción 1 de Zafra y de Medina del Campo, desde donde promocionó a la categoría de magistrado, siendo destinado al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Mataró.

En octubre de 1983 pasó a ocupar el Juzgado de Instrucción 15 de Madrid.

En 1989 obtuvo plaza en la Audiencia Provincial de Madrid.

Ese mismo año, y por concurso de traslado, fue destinado al Gabinete Técnico del Tribunal Supremo, siendo adscrito a la Sala de lo Penal.

Jacobo Barja de Quiroga fue vocal del órgano de gobierno de los jueces en el cuarto mandato de la institución entre 1996 y 2001.

Se reincorporó tras el cese de su mandato al citado gabinete técnico del Tribunal Supremo.

Desde febrero de 2012 ocupó el cargo de magistrado jefe del gabinete Técnico del Tribunal Supremo compatibilizándolo con el de director del gabinete de la Presidencia del CGPJ.

El 29 de mayo de 2014, el Pleno del CGPJ lo nombró nuevo magistrado de la Sala de lo Militar del Supremo, en la que ocupa la plaza vacante por la jubilación de José Luis Calvo Cabello.

Ha sido profesor de Derecho Penal en el Centro de Estudios Judiciales, en el Centro de Estudios Universitarios, en la Universidad San Pablo, en la Complutense y en el Centro de Estudios Colex, adscrito a la Universidad de Salamanca.

También ha sido tutor de alumnos de la Escuela Judicial, tanto en la selección como en la formación de los miembros de la Carrera Judicial, y es autor de 27 publicaciones editadas por el Centro de Documentación Judicial (CENDOJ).

El CGPJ todavía no ha fijado fecha para decisión del nombramiento.