PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El CGPJ autoriza al presidente de la Sala de lo Contencioso del Supremo a dar clase en la universidad de la banca

Sobre estas líneas, Luis María Díez-Picazo Giménez, al que la Comisión Permanente ha vuelto a autorizar dar clase en CUNEF, como ya hizo entre 2015 y 2017.
|

La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha autorizado a Luis María Díez-Picazo Giménez, presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo, a dar clases el próximo curso académico 2020/2021 en el Centro Universitario de Estudios Financieros (CUNEF), propiedad de la Fundación de la Asociación Española de la Banca, la patronal de los bancos.

El acuerdo se produjo el 16 de julio pasado y contó con un voto en contra, el del vocal progresista Álvaro Cuesta Martínez.

De acuerdo con Cuesta, existen “dudas sobre la conveniencia de que magistrados de lo Civil o Contencioso-aAdministrativo del Tribunal Supremo u otros órganos jurisdiccionales tengan relación laboral de colaboración temporal con CUNEF”.

Dicho de otro modo, la presencia de Díez-Picazo compromete la apariencia de imparcialidad del magistrado, que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos considera tan importante como la imparcialidad misma. 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
El vocal del CGPJ Álvaro Cuesta votó en contra de permitir que Díez-Picazo de clases en CUNEF porque no ve conveniente que ningún magistrado tenga relación laboral de colaboración temporal con una institución financiada por entidades que de forma muy frecuente se ven demandadas ante el Supremo. Foto: EP.

El Centro Universitario de Estudios Financieros fue creado por la patronal bancaria en 1973 y ya está reconocido como universidad privada.

En el otoño de 2018, Díez-Picazo, como presidente de la Sala Tercera, fue el protagonista de todos los titulares de apertura de todo tipo de medios -digitales, papel, radio y televisión– cuando convocó un Pleno de dicha Sala para dar la vuelta a dos sentencias de la Sección Segunda que obligaba a los bancos a asumir el pago del Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (IAJD). 

Dichas sentencias dieron un giro jurisprudencial de 180 grados al tema.  Porque hasta ese momento el IAJD lo pagaba el cliente.

PUBLICIDAD

En dicho Pleno, de 6 de noviembre de 2018, Díez-Picazo consiguió, por 15 votos –incluyendo el suyo– a 13, regresar a la jurisprudencia anterior, favorable a las entidades bancarias, “corrigiendo” dicha decisión.

Volvía a pagarlo el cliente.

Sin embargo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, corrigió a su vez al Pleno al día siguiente de esa votación anunciando un Real Decreto-ley que daba por bueno que el IAJD lo pagara la banca, al considerar que con esa decisión se había generado una situación de inseguridad jurídica que afectaba al mercado hipotecario en su conjunto.

PUBLICIDAD

Esta misma Comisión Permanente había autorizado a Díez-Picazo a dar clase en CUNEF en los dos cursos precedentes, 2015/2016 y 2016/2017. 

PUBLICIDAD

PERMISO CON LA CONDICIÓN DE QUE NO COMPROMETA  “SU IMPARCIALIDAD Y SU INDEPENDENCIA”

La Comisión Permanente ha condicionado la autorización a Díez-Picazo, quien ha renunciado a presentarse a la reelección de presidente de la Sala Tercera después de un quinquenio no muy brillante, “siempre que la docencia se imparta en horario de tarde, a partir de las 15 horas, que esta no impida el cumplimiento de sus deberes judiciales y de los objetivos de rendimiento establecidos por el Consejo, ni comprometa su imparcialidad e independencia“.

Se informará “al interesado que de acuerdo con lo dispuesto en los artículos 332 y 342 del Reglamento 2/2011, de 28 de abril, de la Carrera Judicial, la autorización de compatibilidad deberá renovarse en cada año académico, con carácter previo al inicio de la actividad”, dice el acuerdo.