PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Calvente ratifica la “relación sentimental” entre la abogada y el fiscal y Gloria Elizo tira balones fuera: ¿Quién dice la verdad?

El excoordinador del equipo legal de Podemos, José Manuel Calvente, y la exjefa de ese mismo equipo, Gloria Elizo, diputada por la formación verde y vicepresidenta tercera del Congreso de los Diputados; los dos presentan relatos contradictorios sobre las relaciones íntimas de la abogada del partido, Marta Flor, y el fiscal anticorrupción, Ignacio Stampa. Foto: Confilegal.
|

El excoordinador del equipo legal de Podemos, José Manuel Calvente, ratificó, en su, denuncia ante la Guardia Civil de diciembre de 2019, lo que escribió en el burofax que envió tres meses antes, en octubre, al diputado de Podemos, Alberto Rodríguez: existió una “relación íntima” entre la abogada Marta Flor, contratada por el partido y sirviendo a sus órdenes, y el fiscal anticorrupción Ignacio Stampa.

“Relación íntima” y también “relación sentimental”, de acuerdo con esa denuncia que ahora está siendo investigada por el magistrado titular del Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid, Juan José Escalonilla, ante el cual Calvente declarará mañana, 28 de julio.

Flor desatendió los sabios consejos de la responsable del Equipo Legal [Gloria Elizo] y del resto de los compañeros, que le indicaban que era incompatible mantener una relación sentimental con el Fiscal anticorrupción”, afirma Calvente. 

El abogado, que fue despedido en diciembre de 2019 por Podemos, añade que la abogada Flor puso “en riesgo la intervención procesal y la estrategia legal de Podemos como acusación popular en un importante asunto de anticorrupción policial tramitada en la Audiencia Nacional, porque esta letrada del caso Villarejo había reconocido ante el equipo y ante varios trabajadores del partido y terceras personas, que mantenía una relación íntima con uno de los Fiscales Anticorrupción del citado asunto, anteponiendo su interés personal al de su trabajo como abogada del partido”.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

En consecuencia “Flor fue separada del Equipo Legal de Podemos por diversas conductas inadecuadas e incompatibles con su puesto de abogada en los procesos judiciales del partido”, precisa en su denuncia contra un número de miembros de Podemos por organización criminal, blanqueo de capitales y financiación ilegal de partidos.

ELIZO LLAMADA A DECLARAR TAMBIÉN

La vicepresidenta tercera del Congreso de los Diputados por Podemos, Gloria Elizo, la cual fue jefa de Calvente, también ha sido citada a declarar, pero será el 15 de septiembre.

Elizo contradice la afirmación de Calvente de que Flor y Stampa mantuvieron una relación íntima y sentimental. 

PUBLICIDAD

Cuando empezó a decir que el fiscal la perseguía me pareció que lo más conveniente era acabar con ese tema de raíz. Marta Flor contaba mil historias de mil relaciones”, declaró a diario El País recientemente.

“Eran chascarrillos a los que nadie nunca hizo mucho caso. Yo estoy segura de que no hubo nunca nada. Pero decidimos apartarla por prudencia. Más que por proteger la causa por protegerla a ella”, añadió.

Elizo, en esa entrevista, calificó a Calvente de “abogado extraordinario” y “persona de la máxima honestidad que se ha llevado la peor parte en una lucha interna que no iba con él”.

PUBLICIDAD

Luego tiró balones fuera poniendo en tela de juicio las propias palabras del abogado: “Hasta donde yo sé, todo el mundo dice que Calvente dice, y en realidad yo no veo que diga nada”.

PUBLICIDAD

Llegados a este punto, emergen serias dudas. ¿Desconocía Elizo la denuncia, y su contenido, que su exsubordinado Calvente presentó ante la Guardia Civil en diciembre de 2019? ¿Informó el abogado a su jefa de las supuestas irregularidades económicas que estaban sucediendo dentro de Podemos?

EN LA DENUNCIA DE 45 PÁGINAS CALVENTE LO CUENTA TODO

En dicha denuncia Calvente escribe de su puño y letra que le indicaron “a Marta Flor que era incompatible mantener una relación sentimental con el Fiscal Stampa, su relación íntima podría generar un conflicto de intereses, comprometería nuestra integridad procesal y pondría en duda nuestra imparcialidad en el proceso y el desempeño objetivo de nuestro trabajo”.

“Por esta razón, junto a otras faltas profesionales que venía acumulando, tuvo que ser apartada del asunto judicial indicado y finalmente separada paulatinamente del Equipo Legal entre marzo y junio de 2019”, asevera Calvente

La abogada Flor salió del equipo legal de Podemos, por esta causa, y fue recolocada con la gerente, Rocío Val, donde se convirtió en su persona de confianza y en su asesora legal en sus actuaciones. 

PUBLICIDAD

De acuerdo con Calvente, la abogada Flor maniobró dentro del Partido para conseguir que lo despidieran en venganza por su salida del equipo legal que actuaba como acción popular en el “caso Tándem”, la investigación sobre el comisario jubilado en prisión preventiva, José Manuel Villarejo, troceado en 25 piezas diferentes, en el que ejerce la acción pública, junto con un compañero, Stampa.

De la lectura de la denuncia de Calvente, podría deducirse que Elizo era plena conocedora de la relación abogada-fiscal, pero dejó todo el peso de la situación finalmente a Calvente y Mónica Carmona, –responsable de cumplimiento normativo dentro dela formación morada–, los cuales acabaron despedidos por el partido, mientras Elizo continuó con su trayectoria política sin interponer denuncia por estos hechos.

INVESTIGACIÓN EN LA FISCALÍA SUPERIOR DE LA COMUNIDAD DE MADRID

Actualmente el teniente fiscal de la Comunidad de Madrid, Carlos Ruiz de Alegría Madariaga, a instancias de la Fiscalía General del Estado, ha incoado unas de diligencias de investigación penal al fiscal anticorrupción Stampa con el objetivo de determinar si ha existido revelación de secretos como consecuencia de esa “relación íntima” con la abogada de Podemos, Marta Flor, en el “caso Tándem”.

Anteriormente el fiscal jefe inspector de la Fiscalía General del Estado, Fausto Cartagena Pastor, cerró el expediente abierto al fiscal anticorrupción sobre la existencia de esa “amistad íntima”, que ahora se ha extendido, con esta denuncia a “relación sentimental”, con la abogada de Podemos porque no es asimilable al matrimonio ni a una unión de hecho.

De haber existido esa situación podría haberse apreciado causa de abstención en el fiscal. Es decir, la relación “con derecho a roce” –intenso y regular, incluso de varias veces al día o a la semana– si no está enmarcada en un matrimonio o en una cohabitación de al menos de un año, no significa nada.