PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El Supremo confirma la condena de 25.000 euros al periodista Chavanel por intromisión al honor del fiscal Stampa

El caso tiene su origen en las opiniones e informaciones vertidas por el periodista canario, Francisco Javier Chanel, en su programa de radio "El Espejo Canario", sobre la instrucción de los casos Unión y Strats, llevadas a cabo en Lanzarote, donde entonces estaba destinado el actual fiscal anticorrupción Ignacio Stampa.
|

La Sala de lo Civil, del Tribunal Supremo ha confirmado la condena al periodista Francisco Javier Chavanel Seoane a indemnizar con 25.000 euros al fiscal Ignacio Stampa Fuente por intromisión ilegítima en su derecho al honor en intervenciones en la radio y en artículos de prensa, en el año 2014, donde comentó la actuación del citado fiscal en los casos conocidos como ‘Unión’ y ‘Stratus’.

El Supremo ratifica, en su sentencia 474/2020 de 21 de septiembre, que las informaciones transmitidas por el periodista no fueron veraces.

El tribunal, formado por los magistrados Ignacio Sancho Gargallo, Rafael Sarazá Jimena, Pedro José Vela Torres y Juan María Díaz Fraile, estima que la cuantía de la indemnización de 25.000 euros que impuso la Audiencia Provincial de Las Palmas es proporcionada, por lo que no atiende la reclamación de elevarla realizada por el fiscal Stampa, que la consideraba escasa, ni la de rebajarla por excesiva, que pedía el periodista.

El Juzgado de Primera Instancia de Arrecife, que vio el caso inicialmente, cifró la indemnización en 50.000 euros, posteriormente rebajada por la Audiencia de Las Palmas.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

En su sentencia, el alto tribunal rechaza el recurso del periodista y expone que en sus artículos y programas de radio “ha expresado opiniones y valoraciones personales, pero también ha transmitido información y ha propagado simples rumores insidiosos. Y mientras que a las primeras no se les puede aplicar el canon de veracidad, cuando se transmite información sí es exigible el requisito de la veracidad, en los términos en que ha sido configurado por el Tribunal Constitucional”.

Francisco Chavanel, el primero por la izquierda, y el fiscal Ignacio Stampa, el primero por la derecha, en una instantánea del juicio de primera instancia que absolvió al informador. Foto: Diario de Lanzarote.

Añade que “ese requisito, que la información transmitida sea veraz, ha sido incumplido por el señor Chavanel puesto que, de acuerdo con lo fijado en la instancia, las informaciones transmitidas respecto del demandante se han revelado falsas y no existe prueba de que el recurrente hubiera intentado comprobarlas conforme a cánones de diligencia profesional”.

“Se trató, por tanto, –indican los magistrados– de la difusión de rumores e infundios sobre la actuación del demandante como fiscal. De las manifestaciones del periodista demandado se desprende que el demandante habría obtenido favores (no cobrarle el alquiler del piso, facilitarle un vehículo de alta gama, enchufar a su exesposa en el Ayuntamiento de Arrecife) de una determinada persona contra la que no había dirigido acusación pese a estar implicada en tramas corruptas. Asimismo, el citado periodista se hizo eco de un supuesto rumor según el cual el bufete en el que trabajaba la pareja del fiscal tenía un altísimo porcentaje de eficacia en la consecución de la libertad condicional de los investigados en asuntos de inmigración y tráfico de drogas”.

Las emisiones se sucedieron en el programa de radio “El espejo canario” entre mayo y septiembre de 2014 y, de forma especial, en las emisiones de dicho programa de los días 20 y 21 de mayo y en las emisiones de los días 22 de mayo, 2 y 4 de junio, 16 y 18 de julio y 10 de septiembre de 2014.

PUBLICIDAD

Para el Supremo, son hechos que “suponían un grave desprestigio para el demandante, que cuestionaban su integridad moral y su rectitud profesional, y le atribuían la comisión de hechos ilícitos, cuando no directamente delitos y, por tanto, constituían una intromisión en su derecho al honor”.

Al no ser veraces, puesto que “no consta que el demandado actuara diligentemente para comprobar que sus afirmaciones se correspondían con la realidad, la intromisión en el honor del demandante es ilegítima”.

El alto tribunal solo varía un aspecto de la sentencia del caso dictada por el tribunal de la Sección Cuarta de la Audiencia de Las Palmas de Gran Canaria, y es que la responsabilidad solidaria de la productora del programa de radio donde hizo sus comentarios el periodista, “El Espejo Canario”, será respecto a 20.000 euros de la indemnización, mientras que Informaciones Canarias, SA, editora de ‘Canarias 7’, el periódico que publicó los artículos, será responsable solidaria del pago de los restantes 5.000 euros.

PUBLICIDAD

Ello porque la intromisión más grave se produjo en la radio.

PUBLICIDAD