PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Cartas desde Londres: El exjuez del Tribunal Supremo, Lord Sumption, le da leña a Boris Johnson por las medidas antiCOVID

Josep Gálvez cuenta, en su columna, el caso del exjuez del Tribunal del Reino Unido, Lord Sumption, que tiene en jaque a Boris Johnson y a su Gobierno a cuenta de las medidas antiCOVID, que critica de una forma muy inteligente, dejando en ridículo al Ejecutivo.
|

Con motivo de su última novela y poco antes del importante sarao provocado por el COVID-19, el célebre escrito y exespía del MI5 John le Carré, recordaba durante una entrevista de la BBC a finales de 2019 que “a los políticos les encanta el caos, les otorga autoridad y poder, con la idea que están ahí para solucionarlo”.

Al parecer bajo esa misma premisa, el exjuez del Tribunal Supremo del Reino Unido, Lord Sumption, se ha erigido durante esta pandemia como el auténtico azote de las medidas legales del gobierno británico.

Y es que, a pesar de haberse jubilado ya, este especialista en la Guerra de los 100 años sigue estando muy activo, para desesperación del premier británico y su Gobierno.

Curiosamente, Jonathan Sumption –un tipo educado en las exclusivas universidades de Eton y Oxford–, inició su actividad profesional como historiador y profesor de Historia Medieval antes de emprender su asombrosa carrera como “barrister” en el “Innner Temple” en 1975.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

LORD DENNING LE ACONSEJÓ QUE SIGUIERA SU CARRERA DE HISTORIADOR

Para ello, descartó antes la recomendación de nada menos que Lord Denning, uno de los más influyentes y prestigiosos jueces británicos, aconsejándole que “siguiera con su carrera como historiador”, ya que hacerse abogado de tribunales “sería un gran error”.

De esta manera tan particular, y aunque fue rechazado por algunas “chambers”, Sumption inició a partir de entonces una de las carreras más fulgurantes como “barrister” en el área de litigios mercantiles.

Llega a ser, a la temprana edad de 38 años, uno de los QCs; además, este tipo con pinta de sabio despistado y mal peinado ha sido uno de los abogados más solicitados durante años, merecedor de todo tipo de elogios por su admirable destreza e inteligencia en los interrogatorios (“cross-examination”). Elogios como el de tener “el cerebro del tamaño de un planeta” o  ser “el cerebro del Reino Unido”.

UN “BARRISTER” DE ELITE

Miembro del muy selecto club “millón por año”, de su meteórica carrera como “barrister” resuenan sus casos más mediáticos y exitosos, por ejemplo la defensa del oligarca ruso Roman Abramovich en un complejo pleito contra su rival Boris Berezovsky, la defensa del entonces gobierno de Tony Blair por la misteriosa muerte del experto en armas biológicas David Kelly tras la intervención del Reino Unido en Irak o, incluso, a él mismo, desafiando aquél viejo aforismo inglés según el cual, “un abogado que se representa a sí mismo tiene a un necio por cliente”.

PUBLICIDAD

Cuando lo usual es haber ejercido un mínimo de 15 años en tribunales inferiores a tiempo completo, en 2011 y por medio de un salto inaudito, Sumption fue nombrado directamente juez (“justice”) del Tribunal Supremo del Reino Unido, una institución recientemente creada en 2009, asumiendo para ello las funciones jurisdiccionales atribuidas hasta entonces a la Cámara de los Lores (“House of Lords”).

UN “JUBILADO” LIBERAL ACÉRRIMO Y MUY POLÉMICO

Aunque siempre ha sido especialmente polémico en sus opiniones (y en sus corbatas) durante su etapa como “justice” del más alto tribunal inglés, ha sido tras su jubilación en 2018 cuando Lord Sumption se ha destacado en el centro del debate mediático del país por sus declaraciones en contra de las decisiones tomadas por el gobierno, siendo apoyado por personajes tan distantes como Elon Musk de Tesla.

Ya en 2019 y tras ser invitado a impartir las célebres “Reith Lectures” (una serie de conferencias radiofónicas anuales de la BBC iniciadas en 1948 en honor a Lord Reith e impartidas por importantes personalidades como Bertrand Russell o Stephen Hawking, entre otros), Sumption optó por un tema de lo más polémico: “El Derecho y el declive de la política” (convertido además en el muy recomendable volumen “Juicios de Estado”) dejando clara su postura más liberal.

PUBLICIDAD

En estas conferencias Lord Sumption se posicionaba abiertamente, por ejemplo, en contra del proyecto de ley sobre muerte asistida (“Assisted Dying Bill), tramitándose actualmente en el Parlamento británico.

A su entender, la actual ley que penaliza la asistencia al suicidio y la eutanasia desde 1961 (“Suicide Act”) es una norma adecuada ya que, entre otros motivos, previene desde entonces los abusos ya que otorga “una protección de peso a las personas vulnerables, desincentiva a aquellos que la explotarían y, sin embargo, ofrece compasión y humanidad a aquellos en circunstancias verdaderamente excepcionales”.

PUBLICIDAD

Igualmente crítico se ha mostrado con el papel político que han venido adoptando los tribunales, incluidos sus antiguos colegas del Tribunal Supremo.

Así, Sumption entiende que incluso el Tribunal Europeo de Derechos Humanos se excede en sus funciones al adentrarse en áreas que deberían ser competencia política y no judicial, sugiriendo por ello la salida del Reino Unido de la Convención.

VITRIÓLICO CON EL GOBIERNO CON MOTIVO DEL COVID-19

Más recientemente y debido a las diversas medidas adoptadas por el gobierno británico por la pandemia de COVID-19, el ex “justice” se ha prodigado en sus intervenciones públicas para darle de lo lindo a Boris Johnson, dejando titulares para la posteridad y disfrute de los “tabloids”.

PUBLICIDAD

Sirvan como ejemplo, Esta gente no tiene ni idea de lo que está haciendo”, “Así es un estado policial”,  “Boris Johnson está proponiendo ideas que son esencialmente las de un fanático” o “Libérennos del confinamiento, ministros, y dejen de cubrirse las espaldas”.

Por si no fuera suficiente, el pasado mes de julio, durante una polémica entrevista con el periodista y QC honorífico, Joshua Rozenberg a través de Zoom, dejaba entrever que él mismo había infringido dichas normas “por haber alcanzado niveles de absurdidad, o más recientemente calificando la actuación del gobierno británico como “intimidación arrogante y autoritaria del número 10” (en referencia a la sede del primer ministro en el número 10 de Downing Street).

Como ven, ahí es nada para todo un exjuez del Tribunal Supremo.

Y las que vendrán.

por Josep Gálvez.

Letrado en Del Canto Chambers (Londres) y socio director de la firma GALVEZ PASCUAL (Barcelona), Josep Galvez es un abogado especializado en litigios complejos y arbitrajes internacionales. Desempeñó una gran parte de su carrera como Magistrado-Juez y compatibiliza su práctica profesional con la docencia en la Universidad de Barcelona y en ISDE. Es igualmente miembro de la Honourable Society of Lincoln’s Inn, la International Bar Association y de los Ilustres Colegios de Abogados de Madrid y Barcelona.
Para comentar, suscríbete
Si ya eres suscriptor, Inicia sesión