PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

[Opinión] Interior costea la manutención de los inmigrantes irregulares en Arguineguín, Gran Canaria

Inmigrantes en el muelle de Arguineguín, Gran Canaria, sobre los que trata la columna de María Montero. Foto: Telecinco.
| | Actualizado: 19/11/2020 21:45

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska se hizo un “trabalenguas” con el muelle de Arguineguín, en la isla de Gran Canaria,  cuando fue cuestionado por la oposición, en sede parlamentaria, debido a su gestión sobre la crisis migratoria que atraviesa Canarias en las últimas semanas.

Arguineguín, no es tan difícil de pronunciar, pero pareciera que a Marlaska, se le ha atragantado este puerto a pesar de visitar, recientemente, este punto caliente que recibe de media alrededor de 1.000 inmigrantes irregulares a diario.

Un total de 17.000 personas, procedentes de Marruecos y Mauritania fundamentalmente, gestionados por mafias desde África, -reconocidas las mafias por Marlaska-, se encuentran en el Archipiélago en situación irregular, pendientes de ser repatriados, sí aplicáramos un mandato judicial europeo que prevé expedientes de expulsión en supuestos de ilegalidad migratoria, que el gobierno español debería cumplir.

Y no solo de la Unión Europea. Precisamente hoy el Tribunal Constitucional ha avanzado el sentido de su sentencia sobre la llamada «Ley Mordaza», por la que considera válidas, y constitucionales, las llamadas devoluciones «en caliente» de inmigrantes que hayan entrado ilegalmente en Melilla y Ceuta.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Supuestos que podrían aplicarse también a este tipo de circunstancias.

 

De momento las repatriaciones de inmigrantes irregulares son muy escasas. Son enfrentamientos en el Aeropuerto de Gran Canaria, cuando algunos marroquíes sin documentación intentan embarcar y se les prohíbe el acceso a los aviones rumbo a la península por parte de las compañías aéreas y retenciones de la policía.

Grande-Marlaska ha dicho en el Congreso que “no va a dimitir”. Pero lo que no ha contado este ministro a los españoles son varias cuestiones cruciales respecto a esta “crisis de las pateras” en el Archipiélago:

PUBLICIDAD

Primero, Interior costea la manutención de los inmigrantes irregulares en Arguineguín con dotaciones de alimentación de supervivencia policiales que envía a diario desde la península,-información a la que ha accedido en exclusiva La Ventana indiscreta-.

Segundo, el muelle de Arguineguín es de gestión privada y el Estado no tiene competencia directa sobre este puerto.

Y tercero, Cruz Roja tuvo que desmantelar, en agosto pasado, un campamento de 200.000 metros cuadrados con equipamiento preparado en el municipio de Agüimes para acoger a inmigrantes, muy cercano al Puerto estatal de Arinaga. Porque el presidente del Cabildo de Gran Canaria, y bajo la competencia del alcalde del citado municipio, denegaron unos permisos, con la connivencia del PSOE en Canarias.

PUBLICIDAD

Agüimes era el enclave ideal para la acogida de los inmigrantes irregulares, dada su cercanía al Puerto de Arinaga, gestionado por el Estado, para la re-ubicación de los magrebíes y subsaharianos a su llegada en pateras.

Sin causar este impacto social que se vive en Arguineguín.

PUBLICIDAD

Pero, el PSOE se abstuvo en el Ayuntamiento de Agüimes, cuando el partido nacionalista Nueva Canarias (NC) se posicionó a favor de rechazar este campamento de Cruz Roja, con instalaciones recién construidas bajo una gran inversión en este municipio por parte de esta ONG, con permiso del Ministerio del Interior, en un terreno propiedad de la Autoridad Portuaria de Las Palmas.

HAY UN ENCUBRIMIENTO POLÍTICO DE UNA NEFASTA GESTIÓN MIGRATORIA

Los socialistas fueron “cómplices políticos” de esta decisión, al parecer, en un pleno del consistorio de Agüimes, al alegar fuertes vientos y alta exposición solar, e incluso aceptando parte de la desmantelación de este campamento para devolver materiales a la península, pues necesitan a NC como socio de gobierno en el ejecutivo regional de Canarias.

Lo que resulta incomprensible, es que el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, de NC, reniegue del ministro Grande-Marlaska, cuándo ignoró la necesidad de este campamento de Cruz Roja en Agüimes, y depende del PSOE en el pacto de gobierno que mantiene con los socialistas y Podemos en la corporación insular.

PUBLICIDAD

A su vez, Coalición Canaria (CC) y Nueva Canarias se utilizan políticamente a conveniencia ya que concurrieron juntos a las última elecciones generales en 2019.

Podemos y NC son socios de gobierno con el PSOE en el gobierno autonómico, el Cabildo de Gran Canaria, y el Ayuntamiento de las Palmas. Y aunque entre todos se disputen la pedida de dimisión de Grande-Marlaska, junto al PP en la oposición, lo cierto es que me refiero a una política rancia y trasnochada, en la que todos estos partidos saben fehacientemente lo que aquí relato: un encubrimiento político de su nefasta gestión migratoria.

En otro aspecto, cabría destacar la relación política paupérrima que están demostrando PSOE-NC-Podemos hacia la alcaldesa de Mogán, Onalia Bueno (CIUCA), respecto a la saturación que sufre el muelle de Arguneguín con la avalancha de pateras.

Esta regidora dado un “zasca” al equipo de gobierno, enviando 235 inmigrantes irregulares a Las Palmas en autobús días atrás, al dejarlos “sueltos” bajo un informe jurídico de Interior por la masificación en Arguineguín. Pro especialmente en el ámbito político, tras la trifulca entre el presidente socialista del gobierno canario, Ángel Víctor Torres, increpando al ministro socialista, Fernando Grande-Marlaska por “su equivocación” con la crisis migratoria.

¿Cabría una trama política contra al alcaldesa de Mogan, para saturar “a sabiendas” el muelle de Arguineguín, cuando se podrían haber alojado inmigrantes en Agüimes tras recepcionarlos en el Puerto de Arinaga?

Quizá, la inminente visita a Arguineguín del ministro de Fomento, José Luis Ábalos, pudiera abrir la vía a una derivación de los inmigrantes magrebíes y subsaharianos hacia el Puerto de Arinaga, que hubiera sido lo más lógico desde el principio de esta crisis migratoria.

¿POR QUÉ SE TRANSPORTA A LOS INMIGRANTES AL MUELLE DE AGUINEGUÍN?

Pero aquí se suscita otra cuestión, ¿por qué las embarcaciones de Salvamento Marítimo arrastran a las pateras al muelle de Arguineguín? Este punto caliente resulta que es un puerto deportivo con gestión privatizada, tras un expediente de concesión auspiciado en el mandato del expresidente autonómico, Fernando Clavijo (CC), perteneciente al grupo nacionalista.

¿La empresa privada concesionaria del muelle de Arguineguín, recibe fondos públicos por albergar a miles de inmigrantes irregulares a diario?

Siendo un puerto deportivo, ¿por qué recibe pateras, en lugar de realizar esta función los Puertos del Estado?

Pero volvamos al ministro del Interior.

La manutención que fleta este Ministerio a través de la compañía Transaher llega en unas cajas de alimentos denominadas “raciones de sostenimiento”.

La empresa fabricante de estos lotes alimentarios es Alonso Hipercas, S.A, sita en Alcorcón en Madrid, entidad que distribuye miles de menús a diario a Canarias, para proporcionar unos menús completos a los inmigrantes irregulares, según hemos averiguado desde «La ventana indiscreta».

Este grupo empresarial fundado en 2002, -según su página Web-, se dedica a “la fabricación y distribución de raciones de Previsión y Supervivencia, raciones de combate para los Ejércitos, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, lotes de alimentos e higiene para ayuda humanitaria, y exportación a cualquier parte del mundo”.

Fuentes cercanas al Ministerio del Interior, explican que “estas cajas de menús se distribuyen a diario en Canarias”, pero a veces, “los inmigrantes irregulares rechazan esta alimentación, porque esperan a alojarse en los hoteles de cuatro estrellas”, señalan.

“Los menús enviados por el Ministerio del Interior, necesitan ser calentados en microondas, por lo que los policías que se encargan de la supervisión, tienen que hacer las veces de camareros de los inmigrantes”, en una nave situada en Las Palmas, dónde atienden a los inmigrantes que van derivando desde Arguineguín.

¿Cuántos fondos públicos destina el Ministerio del Interior en estos momentos para alimentar a los inmigrantes irregulares?

¿Por qué se usa el catering de una empresa privada destinada a alimentación de personal de la policía para inmigrantes irregulares en lugar de realizar un concurso público para este menester por parte del gobierno?

¿Existe una adjudicación pública que permita a esta empresa abastecer de alimentos a los magrebíes y subsaharianos bajo el paraguas de ayuda humanitaria?

Estas preguntas son para el ministro Marlaska.

Por otra parte, quiénes viven de cerca esta crisis migratoria, corroboran que “la mascarilla sanitaria para  protección contra el Covid-19 que entregan a los inmigrantes al llegar de las pateras, es usada durante días, sin recambio”, por lo que estas personas, además de este virus, podrían transportar otras enfermedades.

Las condiciones insalubres en el Muelle de Arguineguín y en el campamento de Barranco Seco, por la escasa higiene a la que acceden los inmigrantes, además de peleas y robos entre ellos, genera aún mayor tensión. Esta es la triste realidad.

El hastío policial de esta situación por falta de recursos, se encuentra bajo la lupa de los sindicatos ASP, CEP, UFP, SUP desde Canarias, quienes defienden la gestión de sus compañeros, y exigen refuerzos, dada la necesidad de dotaciones policiales para seguridad ciudadana y antidisturbios, para reforzar la seguridad del Archipiélago.

Recordamos la preocupación de la policía por la incursión en las Islas de terroristas yihadistas, es una alerta permanente en nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, sin obviar la tensión reciente política-militar entre Marruecos y el Sáhara, así como la rivalidad política marroquí hacia el gobierno español con el desafío de las aguas internacionales canarias.

¿»INVASIÓN MIGRATORIA»?

En cuanto a la cuestión humanitaria de Cruz Roja en Canarias, respecto al reparto que realizan de una tarjeta de “contacto familiar” a los magrebíes y subsaharianos que arriban en pateras a Arguineguín, es importante señalar, que la tarjeta se ciñe a situaciones de “conflicto, desastre natural o migración”, tres supuestos concretos que no concurren en la crisis migratoria que vivimos en las Islas en la actualidad.

Sin ambages, nuestro gobierno debería destapar, sí estuviese hubiere así programada, algún tipo de “invasión migratoria” a través de mafias organizadas en acuerdo incluso, quizás, con algún establecimiento hotelero como denuncian algunos perfiles en redes sociales, o reconocer abiertamente, que algunos de los inmigrantes magrebíes, portan en su piel, tatuajes de Unidades Especiales del Ejército de Marruecos, por lo que este conflicto migratorio, cobraría entidad de una alerta para nuestra seguridad nacional.

Por el momento, me sumo a la campaña iniciada por «La ventana indiscreta», para dar visibilidad a esta crisis de pateras: #YoSoyCanarias.