Firmas

Las familias numerosas, discriminadas en el Real Decreto-ley para la reducción de la brecha de género

María Menéndez de Zubillaga
Las familias numerosas, discriminadas en el Real Decreto-ley para la reducción de la brecha de género
María Menéndez de Zubillaga, presidenta de la Asociacion de Familias Numerosas de Madrid, es la autora de esta columna.
06/2/2021 06:46
|
Actualizado: 10/5/2021 10:38
|

Vaya gol nos han metido a las familias numerosas con el Real Decreto-ley 3/2021, de 2 de febrero, por el que se adoptan medidas para la reducción de la brecha de género y otras materias en los ámbitos de la Seguridad Social y económico.

Parece que nos consideran, pero en realidad nos manipulan para que aplaudamos una medida que nos penaliza, nos discrimina y nos castiga al rincón, como si fuéramos malos estudiantes, cuando las familias numerosas con más hijos somos los alumnos aventajados.

Las familias numerosas con tres hijos o más son las que más aportan a la sociedad en hijos futuros cotizantes y de forma indispensable por este momento de invierno demográfico que estamos viviendo o sufriendo.

Indispensables por su vital contribución a la sociedad con el capital humano necesario e imprescindible para sacar a flote a la sociedad envejecida en la que estamos inmersos.

Precisamente los que más aportan, son los más penalizados y olvidados. Incluso se atreven a decidir el número de hijos con el que «premiarnos», un máximo de cuatro. Los siguientes no cuentan, son invisibles.

Sin contar a todas aquellas familias que, por tener numerosos hijos, uno de los dos cónyuges ha tenido que dedicarse exclusivamente al cuidado del hogar y de los hijos, durante un periodo determinado de tiempo, dejando a un lado el trabajo profesional y por ende, la cotización de cara a la pensión.

Ejemplos

– Madre de cuatro hijos con pensión de 2.000 euros, en 2016 el complemento sería del 15%, 4.200 euros. Con este Real Decreto de 2021, el complemento se queda en 1.512 euros.

– Madre de cuatro hijos con pensión de 1.100 euros, le restan 600 euros al mes.

– Madre de tres hijos con pensión de 1.100 euros, le restan 1,8% (el doble que la subida de las pensiones de este año).

Si de verdad los políticos y los organismos públicos pensaran en el bien común, en la pervivencia de la sociedad, en el progreso económico para beneficio de todos, en proteger y cuidar a la familia con hijos que no solo son la célula básica de la sociedad, sino que son la garantía del relevo generacional. Si pensaran en que las pensiones no salen del aire, sino que se pagan con los impuestos de la siguiente generación.

Crear unas condiciones favorables a la conciliación

Si de verdad quisieran, existe una Resolución del Parlamento Europeo, de 13 de septiembre de 2016, sobre la creación de unas condiciones en el mercado laboral favorables para la conciliación.

Son unas recomendaciones a los países miembros de la Unión Europea para la creación de unas condiciones en el mercado laboral favorables para la conciliación de vida privada y vida profesional.

Habla, ya en 2016, de una brecha salarial de género que afecta sobre todo a las mujeres que tienen hijos. También habla de una política proactiva y de inversión para apoyar a mujeres y hombres, es decir, a los padres, para entrar, regresar, permanecer y avanzar en el mercado laboral después de un permiso familiar o de prestación de cuidados.

Precisamente, en el punto 34, habla de unos créditos por cuidados, «a través de legislación en materia laboral y de seguridad social, para ambos sexos en forma de periodos equivalentes durante los que se puedan acumular derechos de pensión, a fin de proteger a quienes hayan dejado temporalmente el mercado laboral para dispensar de manera informal cuidados no remunerados a personas dependientes o miembros de la familia y que reconozcan el valor que representa el trabajo de estos cuidadores para la sociedad en su conjunto; anima a los Estados miembros a intercambiar mejores prácticas en este ámbito».

Formar una familia y tener hijos es la empresa más fiable y rentable y competitiva que puede desear cualquier sociedad para avanzar de forma notablemente positiva en todos los ámbitos: en lo social, cultural, económico, etc.

Si la familia cotizara en bolsa, otro gallo nos cantaría, porque se darían cuenta del diamante en bruto que suponen familias fuertes, estables y con hijos para la buena marcha de la sociedad, de la economía y del país. Del tesoro que enriquece a todos por unos cuantos que han decidido tener hijos.

Además, este tesoro no es solo para gastar en el corto plazo, sino que supone una inversión para las siguientes generaciones.

Pero satisfacer a la mayoría, aunque ésta solo demande aportando poco es una prioridad presente en los objetivos de todo gobierno democrático y progresista que se precie, ironía claro.

Cesión del 20% de la cuota a la Seguridad Social que cada hijo pague cuando sea un trabajador cotizante

Volviendo a la Resolución de la Unión Europa, ¿por qué no la han tomado en consideración en vez de dorar la píldora para los que reciben más de lo que dan? Así el cuerpo del Estado acaba desfalleciendo por inanición. No se alimenta de forma sensata y como vemos, cae sin fuerzas decrece, no avanza.

Se habla de invierno demográfico, de suicidio demográfico, incluso se propone el reto demográfico. Sin embargo, lo que hay es un decrecimiento porque falta lo que hace crecer a una sociedad, los niños.

Todo esto causa vergüenza y bochorno. Cómo el Gobierno ha aprobado un Real Decreto para modificar el complemento o plus por maternidad en la pensión de jubilación, retirando a las familias numerosas derechos adquiridos en Seguridad Social consolidados.

Limitando el complemento por maternidad a cuatro hijos; no considerando los periodos de tiempo de dedicación exclusiva al cuidado del hogar y de la familia; restando complemento a las familias que más hijos tienen; y distribuyendo el dinero recaudado fruto del trabajo, del esfuerzo personal de cada contribuyente, de una forma arbitraria, injusta, restrictiva para los que más hijos aportan, estafando y malversando dicha recaudación.

No obstante, las familias numerosas no solo queremos protestar. También aportamos propuestas, no solo hijos.

Nuestra propuesta es la cesión del 20% de la cuota a la Seguridad Social que cada hijo pague, cuando sea un trabajador cotizante. Así una madre con cinco hijos tendría una pensión completa, aunque no hubiera cotizado por haberse dedicado a la crianza y cuidado de los hijos. Y una madre con diez hijos cobraría el doble. Algo totalmente justo, equitativo y retributivo, no distributivo.

Otras Columnas por María Menéndez de Zubillaga:
Últimas Firmas