PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Una veintena de asociaciones constitucionalistas de Cataluña se concentran en Barcelona en rechazo a los indultos del ‘procés’

Integradas en La Mesa Cívica Constitucionalista, piden al Gobierno que escuche sus reivindicacionesMesa Cívica Constitucionalista rDestacan que el desafío del secesionismo catalán "no se soluciona con la estrategia del apaciguamiento a los desleales" y reclaman formar parte de la solución; en la imagen, José Domingo, presidente de Impulso Ciudadano, durante su intervención.
| | Actualizado: 09/06/2021 13:21

Una veintena de entidades constitucionalistas de Cataluña se concentraron ayer por la tarde ante la Delegación del Gobierno en Barcelona para manifestar su rechazo a los indultos a los líderes del proceso independentista condenados y pedir al Gobierno que escuche sus reivindicaciones.

En el acto se ha presentado en sociedad la Mesa Cívica Constitucionalista, recién gestada, que integra a una veintena de asociaciones que reivindican que en las negociaciones entre el Gobierno central y el ejecutivo de Cataluña «se tengan en consideración las reivindicaciones de los catalanes que siempre han permanecido leales al orden constitucional».

Antes de la concentración, una representación de la Mesa Cívica Constitucionalista hizo entrega a la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, del manifiesto ‘Desde la lealtad hacia la convivencia’.

En la concentración, Fernando Sánchez Costa y José Domingo, presidentes de ‘Societat Civil Catalana’ e Impulso Ciudadano, respectivamente, en representación de la Mesa Cívica Constitucionalista, han subrayado la «firme voluntad» de todas las entidades que la integran de contribuir a la recuperación de la convivencia en Cataluña, para lo que consideran «imprescindible» que «desde el poder nacionalista se respeten los derechos y libertades de todos los catalanes».

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Han destacado que los líderes separatistas «no ofrecen actualmente garantías de lealtad que justifiquen la concesión de los indultos».

Asimismo, han informado que han pedido a Cunillera que transmita al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, su interés por que les reciba antes de adoptar una posición sobre este tema.

Fernando Sánchez Costa, presidente de ‘Societat Civil Catalana’.

El presidente de ‘Societat Civil Catalana’ (SCC), Fernando Sánchez Costa, ha pedido respeto a la legalidad, a las instituciones judiciales y a los constitucionalistas, y ha acusado al Gobierno de condenarlos «a un nuevo papel subalterno».

«Hay un nuevo romance entre las élites catalanas y de Madrid. En este amor ciego, hay algunos que van a volver a ser invisibilizados, los constitucionalistas, que muchas veces hemos tragado en silencio; pero no más. Pedimos que se nos escuche porque el futuro en concordia depende también de nosotros y nuestras exigencias», ha añadido.

PUBLICIDAD

El presidente de Impulso Ciudadano, José Domingo, reivindicó la lealtad como eje de la actuación política y reclamó del Gobierno de España y de la Generalidad de Cataluña un compromiso con los catalanes y el conjunto de los españoles que permita asegurar un futuro en común.

La presentación del manifiesto ha girado en torno al concepto de lealtad, palabra que figuraba en los carteles que portaban los representantes de las diferentes entidades integrantes de la Mesa, y en el propio título del manifiesto.

Por el momento, las entidades que lo integran son Aixeca’t, Cataluña Somos Todos, Asociación por la Tolerancia, Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB), LaSilenciosaCat, Centro Libre de Arte y Cultura (CLAC), Impulso Ciudadano, Societat Civil Catalana, S’ha Acabat, Plataforma de Policías Locales Represaliados por el Odio Nacionalista (PPL-RON), Catalunya por España (ACPE), Catalunya Peuple d’Espagne (CPDE), Brigada de Limpieza Els Segadors del Maresme, Foro de Profesores, Politeia, Empresaris de Catalunya, Profesores por el Bilingüismo, Alternativa Ciudadana Progresista, Acció Civil Catalunya Sempre Espanyola, Acción para la Mejora de la Enseñanza Secundaria (AMES) y Estudiants pel Canvi.

PUBLICIDAD

La puerta de esta plataforma está abierta a la integración de otras entidades.

El manifiesto fue leído por Ana Losada (en la imagen), de la Asamblea por una Escuela Bilingüe, Andrea Llopart, de S’ha Acabat, y Paula Añó, del Centro Libre de Arte y Cultura.

EL MANIFIESTO ‘DESDE LA LEALTAD HACIA LA CONVIVENCIA’

En el manifiesto ‘Desde la lealtad hacia la convivencia’ señalan que Cataluña es una sociedad profundamente dividida, con «catalanes que desean romper con el resto de España y otros que defendemos reforzar la España constitucional».

PUBLICIDAD

«La fractura puede ser definitiva cuando algunos de nuestros vecinos, para imponer su proyecto político rupturista, se sitúan al margen de la Ley, se apropian de las instituciones y privan de derechos al resto de sus conciudadanos», exponen.

Esta veintena de entidades denuncia que el nacionalismo secesionista se ha mostrado «profundamente desleal con la Constitución y con los que la respetamos».

«Muchos catalanes todavía no nos hemos recuperado del sufrimiento generado por los hechos de septiembre y octubre de 2017 y vemos con recelo y profunda desconfianza que las instituciones autonómicas siguen trabajando de forma sectaria para constituir la pretendida república catalana, en vez de servir al interés general», indican.

PUBLICIDAD

Estas entidades constitucionalistas hacen hincapié en que los dirigentes «rupturistas y desleales con los valores de la democracia constitucional» les hicieron mucho daño: «Amenazaron nuestros proyectos vitales y nos enseñaron la antesala de una secesión que nos convertía directamente en extranjeros».

Y advierten: «Todavía siguen acosándonos».

Exponen que quienes respetan, entonces y ahora, el orden constitucional no son responsables de la tensión social, que la convivencia en Cataluña no puede reconstruirse sobre «la impunidad de unos y la invisibilidad de otros».

«El camino no es olvidar los delitos cometidos por los desleales, enjuiciados con todas las garantías procesales, y marginar y silenciar a las víctimas de aquellas acciones. No podemos legitimar la desobediencia ni premiar el recalcitrante incumplimiento de la ley», subrayan.

Advierten que no van a «sonreír» a los que despojan los edificios públicos de nuestros símbolos constitucionales, que no van a «complacer» a los que «eliminan la coexistencia lingüística de las instituciones y de la educación»; que no van a dejar de denunciar a los medios públicos de comunicación que «hacen propaganda y sirven a la desinformación»; que no vamos a «disculpar» a los que pretenden destruir «nuestra Nación democrática de ciudadanos libres e iguales»; ni tampoco van a desistir de enfrentarse a los que nos empobrecen.

Están convencidos de que hay que dar pasos para conseguir la concordia e «invitar a los rupturistas a que trabajen en la senda de la reconstrucción». «Hasta ahora no lo han hecho y, además, se jactan de ello», apuntan.

Así, hacen afirman que «en esas condiciones la concesión del indulto colectivo que promueve el Gobierno de la Nación no es útil para la sociedad», sino «una decisión con graves consecuencias para la justicia y la democracia».

«Ensancha la herida que queremos cerrar», avisan.

Estas entidades recuerdan que desde hace años trabajan para «derribar las tapias de la intolerancia» y para que se pueda ver la realidad «compleja y plural» de Cataluña.

Insisten en que el Gobierno de la nación y las instituciones catalanas han de asumir que en Cataluña hay secesionistas, pero también muchos catalanes que defienden la España constitucional y pretenden que se reconozcan sus derechos, y reclaman «el acatamiento y respeto a la ley constitucional, el cumplimiento de las resoluciones judiciales y la garantía de los derechos de todos».

Afirman que no habrá avances significativos en Cataluña si no se asume, de una vez por todas, que los constitucionalistas en Cataluña llevan siendo «invisibilizados política y socialmente durante demasiado tiempo» y que tienen una agenda de demandas y exigencias, «históricamente desatendidas por los gobiernos autonómico y estatal».

Subrayan que el desafío del secesionismo catalán «no se soluciona con la estrategia del apaciguamiento a los desleales, sino con el empoderamiento de aquellos que defendemos la democracia constitucional».

«Sin lealtad no hay solución, sin rectificación no son procedentes gestos de acercamiento», insisten.

Desde la parte de la sociedad catalana que representan quieren dejar muy claro que «la reconstrucción de la convivencia no pasa por poner en marcha un mecanismo destinado para perpetuar nuestro sometimiento al falso dogma de que a Cataluña sólo la representa el nacionalismo secesionista».

Concluyen el manifiesto señalando que el diálogo entre catalanes es imposible si quienes están al frente de las instituciones autonómicas no aceptan la existencia de los constitucionalistas como ciudadanos con derechos y se niegan sistemáticamente a atender sus demandas.

«También fracasará si el Gobierno de España no se compromete a trabajar para un futuro común en el que quepamos todos los españoles, un futuro que tiene que ser respetuoso con el Estado de Derecho y el pluralismo político inherente a cualquier democracia consolidada», advierten.

«Representantes de 20 asociaciones cívicas escenificamos ayer ante la Delegación del Gobierno nuestra oposición radical a que se indulte a los golpistas. Exigimos lealtad del Gobierno de la Nación hacia los catalanes respetuosos de la Ley. Y castigo al supremacismo golpista», ha destacado el profesor Francisco Oya, promotor de la ‘Plataforma Las Termópilas’ -en alusión a los 300 espartanos que hicieron frente al poderoso ejército persa-, integrada por profesores, ‘mossos d’esquadra’, policías locales y personal administrativo, todos ellos funcionarios no independentistas que se han unido para luchar contra el “acoso laboral” que, según denuncian, sufren en sus puestos de trabajo.

EL MANIFIESTO DE LA MESA CÍVICA CONSTITUCIONALISTA PARA DESCARGAR

En este vídeo de ‘Sociedad Barcelona’ puede ver el acto: