PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Cristina Ferrando: «Quiero que se escuche la voz de los jueces de Barcelona»

Cristina FerrandoLa magistrada del Juzgado de Instrucción 14 de Barcelona, Cristina Ferrando, se postula a juez decana de los Juzgados de la Ciudad Condal. En la imagen, en la puerta de los órganos judiciales.
| | Actualizado: 14/06/2021 11:14

Tiene 52 años y es la titular del Juzgado de Instrucción número 14 de Barcelona. Además, María Cristina Ferrando Montalvá, de 52 años y 24 años de carrera a sus espaldas, es una de las tres candidatas a juez decana de los Juzgados de la Ciudad Condal y miembro de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), en las elecciones que se celebrarán mañana lunes.

Sus contrincantes son su compañera Eva María Atarés García, de 52 años, titular del Juzgado de Primera Instancia 52, con 23 años de antigüedad administrando justicia y miembro de la Asociación Judicial Francisco de Vitoria (AJFV), y María Antonia Coscollola Feixa, de 53 años, con destino en el Juzgado de Instrucción 24, quien cuenta, también, con 23 años de carrera.

Las tres han dado un paso al frente después de que Mercè Caso, miembro de Juezas y Jueces para la Democracia (JJpD), tomara la decisión de no presentarse por tercera vez a la contienda.

«Estas elecciones no van tanto de asociaciones judiciales como de personas», explica Ferrando. «Estas elecciones van de que se escuche la voz de los jueces de Barcelona. Que se escuchen nuestras voces de una forma alta y clara». 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La candidata explica que hay que asumir una actitud proactiva.

«Hay que abandonar la complacencia. Hay que exigir lo que hay que exigir, como defender las necesidades de los jueces. Y también a la propia justifica. Estos han sido tiempos muy duros. Se ha tratado de deslegitimar a los jueces, y a la Justicia, en Cataluña, donde hemos sufrido ataques a las sedes judiciales. Sin olvidar los efectos de la propia pandemia», subraya.

Ferrando cuenta que se presenta a juez decana de Barcelona en el momento preciso.

«Tengo la experiencia necesaria. Fui juez decana del Prat de Llobregat, donde luchamos por mejorar las condiciones materiales de los Juzgados, y lo conseguimos. He formado parte de la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña durante más de diez años, bajo los Presidencias de María Eugenia Alegret y Miguel Ángel Gimeno. Conozco muy bien lo que es el trabajo gubernativo», precisa.

PUBLICIDAD

Desde su punto de vista, cumple las cuatro condiciones que considera necesarias para suceder a Caso: Firmeza, seriedad institucional, capacidad de relacionarse y experiencia.

En la actualidad, y desde hace varios años, es asesora confidencial –designada por el CGPJ– en materia de acoso en el ámbito judicial y también delegada de Igualdad del órgano de gobierno de los jueces, para Cataluña, cargos ambos voluntarios y no retribuidos.

«Conozco muy bien los problemas que nos aquejan a los juzgados unipersonales, en especial los de Primera Instancia, Penal y Social, los cuales necesitan medidas de refuerzo inmediatas», apunta.

PUBLICIDAD

«También habrá de conseguirse, en cada caso la mejor manera de aprovechar los sistemas de refuerzo y/o de autorrefuerzo actuales y exigir que  se amplíen y prorroguen hasta que se consiga un tiempo de respuesta razonable. O hasta que se modifique o se reestructure la planta judicial, si en el futuro se instauran los Tribunales de Instancia. También exigiremos la ampliación del número de JATS para Barcelona que es inferior al de Madrid proporcionalmente y teniendo en cuenta el problema de vacantes en Cataluña».

«Tenemos, repito, que hacer valer nuestra voz, para hacer realidad los acuerdos que se tomen en las Juntas de Jueces, y que sean aprobados por la Sala de Gobierno del TSJCat y el Consejo General del Poder Judicial», relata la candidata.

PUBLICIDAD

«Nos jugamos mucho», remacha.

El censo electoral de los jueces de Barcelona está formado por 187 magistrados, todos destinados en órganos unipersonales; en los juzgados de instrucción, de lo penal, de primera instancia, de lo social y de lo contencioso-administrativo.