Todo lo que necesita saber sobre redes sociales y sobre lo que no encuentra respuestas comprensibles
Laura Davara, autora de El libro definitivo sobre Redes Sociales: claves para padres y educadores" es una de las especialistas españolas en el Derecho TIC y en protección de datos. Este libro, escrito en tono divulgativo, responde a todas las dudas de padres y educadores para ayudar a sus hijos y alumnos a navegar con seguridad por Internet.

Todo lo que necesita saber sobre redes sociales y sobre lo que no encuentra respuestas comprensibles

Un libro escrito por una abogada especialista en derecho de las tecnologías de la información en un lenguaje y un nivel divulgativo, pedagógico y asequible
|
21/11/2021 06:48
|
Actualizado: 20/11/2021 23:25
|

Laura Davara, abogada, doctora en derecho, socia de la firma Davara & Davara, el primer despacho dedicado en exclusiva al Derecho de las Tecnologías de la Información (TIC), y una de las grandes especialistas españoles en protección de datos y en derecho y comunicación en redes sociales, acaba de publicar «El libro definitivo sobre Redes Sociales. Claves para padres y educadores».

Es un libro divulgativo, escrito en clave muy accesible, lo que lo convierte en una obra muy valiosa.

Davara, además de abogada ejerciente, es profesora universitaria, conferenciante y formadora en Derecho TIC. Fue la ganadora del Premiio de Investigación de la Agencia Española de Protección de Datos por un trabajo sobre menroes y redes sociales y quedó finalista en el Premio CEF con su propuesta sobre educación digital.

Este es el tercer libro sobre redes sociales que ha publicado. También el más completo. Porque en ello aúna todos sus vastos conocimientos sobre el terreno y su indudable capacidad de comunicación personal. Es un libro que podría haberse titulado «Todo lo que necesita saber sobre redes sociales y sobre lo que no encuentra respuestas comprensibles». Porque es lo que es este libro: Un foco de claridad y de conocimiento en un universo de ruido contradictorio.

¿Por qué, Laura, este título, “El libro definitivo sobre Redes Sociales: claves para padres y educadores”?

La verdad es que fue muy difícil dar con el título. Hay varios libros publicados sobre Redes Sociales pero, en su mayoría, hablan solo de la parte más negativa y no queríamos confundir al lector.

Al principio, hicimos una tormenta de ideas -en la que conté con mi familia y amigos más cercanos, haciendo incluso una votación, e incluimos “juegos de palabras”, frases sobre Redes Sociales, siglas-, pero enseguida vimos que, quizás los menos familiarizados con las Redes Sociales, no lo iban a entender.

Al plantear el título que finalmente lleva el libro ¡la votación fue casi unánime. A todo el mundo le gustó más el título más “evidente”, incluyendo el subtítulo de claves para padres y educadores.

Además, pusimos el calificativo “definitivo” porque, que nosotros sepamos, es el único libro que hay en el mercado que aborda tanto el lado negativo como el lado positivo (cómo sacar provecho a todo el tiempo que invertimos en ellas, cómo configurar privacidad y seguridad, ejemplos de buen uso etc.). Y, además, de una manera totalmente práctica, con ejemplos, ideas y trucos concretos tanto para padres (y, por supuesto, tíos, abuelos…) como para profesores, orientadores, psiquiatras, psicopedagogos, monitores…

«A través del libro puedes comprobar si sufres alguna de las enfermedades relacionadas con un -mal- uso de las redes sociales. Hablo de ‘WhatsAppitis’, de tecnoestrés, de cibercondria, del efecto Google -también conocido como demencia digital-«

¿Y por qué para “padres y educadores”?

Siendo sincera, por petición popular, como se suele decir. Desde hace muchos años imparto mucha formación en colegios a profesores, directores, orientadores tanto sobre protección de datos como sobre redes sociales analizando cuestiones como “¿qué responsabilidad tengo como profesor si conozco un caso de ciberacoso de un alumno de mi clase?”, “¿qué puedo hacer si me suplantan la identidad en Instagram y crean un perfil para meterse conmigo?” o “¿me pueden despedir por subir fotos de mis alumnos a mi estado de WhatsApp?, por comentarte solo algunas de las preguntas que más se repiten.

Y, en una de esas formaciones, un hombre me levantó la mano y me dijo: “Muy interesante y muy bien explicado todo esto que cuentas. Pero si te soy sincero, me interesa mucho más como padre que me digas cómo ayudar a mi hijo. ¿No tenéis un libro o un curso destinado a los padres?”.

Me quedé a cuadros durante unos segundos y le contesté que no lo teníamos pero que lo íbamos a hacer. Porque si, como decía, era fundamental, los padres también tienen derecho a recibir esa formación para poder ayudar a sus hijos en un tema -el uso de las Redes Sociales- que protagoniza totalmente sus vidas.

Aquello dio pie a un Curso online para padres.

Después, cenando con un matrimonio amigo, con hijos ya en edad de tener móvil y redes sociales, me recordaron lo del libro. «No tenemos tiempo para hacer un Curso online no tenemos pero para leer cada noche un capitulillo sí podemos sacar, y el tema nos interesa mucho y lo necesitamos porque no tenemos ni idea ni de por dónde empezar”.

Y justo ahí me llamó la editorial para decirme que le interesaba la idea. La verdad es que lo vi como una señal del cielo.

Tu libro está lleno de datos. Comienzas con uno que llama mucho la atención: “El 60,18% de los padres españoles dedica una hora o menos a educar a sus hijos sobre seguridad y privacidad en Internet”…

No es para menos. ¡Una hora en toda su vida! La primera vez que leí el dato quise pensar que se trataba de un error. Pero lo cierto es que estoy absolutamente convencida de que esa poca educación en materia de privacidad y seguridad en la Red no es por falta de ganas, ni por supuesto, por falta de preocupación de los padres. ¡Es por falta de conocimiento!

Muchas veces, cuando doy formación a los padres, me encuentro con caras descompuestas y comentarios del tipo “Pero si mi hijo me da mil vueltas manejando el TikTok ese…”.

Y siempre respondo lo mismo “tu hijo te da mil vueltas grabando vídeos, utilizando filtros, sabiendo quiénes son los «influencers» del momento…, pero te aseguro que no te da mil vueltas en la madurez necesaria para saber lo importante que es -tanto ahora como para su futuro más inmediato- la privacidad y la ciberseguridad. Así que (que no se me ofenda nadie, por favor) ¡ponte las pilas, déjate de excusas y de ampararte en “en mi época no había nada de todo esto”, fórmate y dedica tiempo a educar a tu hijo…, no solo en ciberseguridad y privacidad sino en valores en la vida digital ¡que seguro que también quieres que los tenga!”.

«En las redes sociales hay problemas, sí, muchos. ¿Todo son problemas? Por supuesto que no. ¿Se pueden prevenir los problemas y se pueden tomar medidas? ¡Claro que sí! En el libro planteo el problema, doy trucos para prevenirlo y pautas para solucionarlo y/o minimizar el impacto»

¿Desde cuándo estás tan centrada en el binomio redes Sociales y menores?

Desde hace muchos años. Ya cuando salió Tuenti (política de privacidad que, creo que es de justicia decirlo, redactó íntegramente -gratis y por puro cariño- mi padre cuando fueron a pedirle ayuda y a contarle la idea al despacho unos alumnos suyos de ICADE) me hice cuenta y lo disfruté. Aunque nunca fui de publicar mucho.

Y, si a eso le sumas, que soy “especialmente amante de los niños” y que elegí hacer el doctorado sobre Redes Sociales, pues es una combinación estupenda.

De verdad que, cada día, aprendo algo nuevo. Es un tema que no deja de crecer, de aparecer cosas nuevas, posibilidades de configurar la privacidad, opciones de las redes sociales, sentencias y resoluciones.

¡No me aburro y cada día me gusta más! También la posibilidad de trabajar mucho con colegios y de conocer su día a día colabora a ser consciente -más si cabe- de la importancia de ayudar a los padres y profesores para que, a su vez, ellos ayuden a los menores-.

Creo que todo ha ido siendo un camino en el que las piezas han ido encajando. Y, siendo justos, también me he ido especializando más gracias a la ayuda y el apoyo -personal y profesional- de mis padres y mi hermana. ¿Y, por qué no decirlo, a mis sobrinos? No sabes cuántas ideas, sin ser ellos conscientes, me han dado para este libro.

No es el primero que publicas sobre esta temática.

No es el primer libro que publico sobre redes sociales pero sí creo que es el mejor. Y, desde luego, el más práctico al que más horas y más cariño le he puesto. Que se lo digan a mi hermana y a mis padres que no dejaban de darme información para incluir en el libro y de comentarme cómo mejorarlo.

Después de leer el capítulo 2 reconozco que te entran ganas de encerrar a tu hijo en casa y de quitar cualquier tipo de acceso a Internet y a las redes sociales

No es la primera vez que me lo dicen. Casi 20 problemas -y algunos muy muy graves- que puede sufrir tu hijo. Pero hay que decir las cosas tal cual son.

Reconozco que es un capítulo duro y que le di muchas vueltas a dónde ponerlo. Por un lado sabía que ponerlo al principio “te iba a quitar las ganas de seguir leyendo” pero, por otro, dejarlo al final te iba a dejar con un sabor de boca que no es el quiero transmitir.

Y es que en las redes sociales hay problemas, sí, muchos. ¿Todo son problemas? Por supuesto que no. ¿Se pueden prevenir los problemas y se pueden tomar medidas? ¡Claro que sí! En el libro planteo el problema, doy trucos para prevenirlo y pautas para solucionarlo y/o minimizar el impacto!

Por no hablar de las enfermedades. Al final del capítulo 2 hay un epígrafe que titulas “¿Estáis enferm@s? ¡Compruébalo!”… ¿Estáis? ¿Por qué no has puesto “está tu hijo/ tu alumno enfermo”?

Todos podemos estar enfermos. Y es que, a pesar de lo que pudiera parecer por el “subtítulo” del libro (-Claves para padres y educadores-), es un libro que se puede leer todo usuario de Internet y de redes sociales.

En este epígrafe puedes comprobar si sufres alguna de las enfermedades relacionadas con un -mal- uso de las redes sociales. Hablo de «WhatsAppitis«, de tecnoestrés, de cibercondria, del efecto Google -también conocido como Demencia digital-.

Creo que, por desgracia, todos en mayor o menor medida, sufrimos varios de los síntomas de varias de las enfermedades que planteo en el libro. El primer paso es ser consciente de que las tienes para ponerle solución.

Más allá de los problemas y de las enfermedades relacionadas con el uso de las redes sociales, me ha encantado -y te reconozco que me ha llamado poderosamente la atención- lo visual que es. Rompes con el tópico de que los abogados solo escriben cosas que ellos entienden y que nunca verás un gráfico, un cuadro o un dibujo en algo escrito por un licenciado en Derecho…

¡Vaya fama tenemos! Pero sí, la primera vez que me hicieron ese comentario en el que, literalmente me dijeron “Está muy bien el libro, no parece escrito por un abogado…”. La verdad es que me hizo gracia. Pero siendo sincera, lo entiendo.

Cierto es que los otros dos libros que ya había publicado sobre redes sociales seguían más esa línea. Este es diferente. Rompe con todo eso. Lo tuve claro desde el primer momento: quería un libro práctico, con trucos, con ideas concretas, con casos reales (anonimizados, por supuesto), con anécdotas, con noticias llamativas…

Y, de paso, aproveché el contenido que habíamos creado para la cuenta de @aprendiendocondavara que tenemos en Instagram donde publicamos en formato totalmente visual trucos de privacidad, pautas en materia de ciberseguridad, noticias…

Y las incorporé al libro. Así que, incluso si no tienes Instagram, en el libro podrás ver el contenido más relevante que hemos subido en la cuenta ¡y que es 100% aplicable -y, en mi opinión- 100% de interés para adultos y niños!

Avanzando en la lectura, te encuentras con el capítulo 3 en el que das muchísimas ideas concretas para que ayudemos a los niños a que esa “vida digital” sea lo más fructífera posible y, por supuesto, lo menos peligrosa…

Sí, por eso, entre otras cosas, merece la pena leerse el capítulo 2, por duro que sea. En ese capítulo 3 doy trucos y pautas prácticas para que, desde el minuto 1, puedas coger tu móvil, sentarte con el menor y ponerlo en práctica.

¿Tendrá tu hijo a mano el IMEI de su móvil? ¿Has hecho «egosurfing» alguna vez? ¿Sabes cómo eliminar un vídeo y/o imagen de tu hijo que le esté causando un daño por ser objeto de burla o extorsión?

Requiere tiempo pero, de verdad, creo que merece muchísimo la pena y que todos los padres deben hacerlo por el bien de sus hijos, aunque pueda parecer lo contrario, en el uso de redes sociales tus hijos te necesitan muchísimo. Y a los profesores también. Son sus referentes fuera de casa.

Al final de ese capítulo incluyes tres epígrafes que, a cada cual, me ha parecido más llamativo.

Sí, por un lado he hecho un listado de frases que hablan sobre el impacto de la tecnología, la importancia de la privacidad, el valor de la belleza en las redes sociales etc., y animo a todos los padres y educadores a dedicar un ratito a leer esa frase en voz alta y ver qué dicen los menores.

Creo que es una oportunidad magnífica para educar en esa vida digital que he comentado varias veces.

Por otro lado, incluyo varias series, películas y documentales que, de manera más o menos directa, hablan del uso y presencia de las Redes Sociales.

Desde “El dilema de las Redes Sociales” a la película “El Círculo” pasando por “Por trece razones” o “Ralph rompe Internet”.

Incluyo muchas, para todas las edades, con todo tipo de mensajes, de duración, de dibujos animados, en formato documental, en película. Y, al igual que con las frases, recomiendo que los padres y los profesores dediquen un tiempo para ver la película en familia –sin el móvil ni la tablet cerca, toda la atención puesta en la televisión– y luego comentarla. Creo que los adultos se llevarán alguna sorpresa con los comentarios de los menores y viceversa.

Y me parece una idea mucho más eficaz que, si me permites la expresión, “la típica chapa” de “No tengas ninguna red social que ahí solo hay gente mala que quiere hacerte daño”. A día de hoy, creo que ese mensaje no va a conseguir el objetivo que buscan los padres-

Por último, hago una lista de muchísimos «influencers» -lista para la que, por supuesto, he pedido consejo a mis sobrinos, a hijos y sobrinos de amigos (de todas las edades, gustos y nacionalidades), y le pregunto a los padres ¿a cuántos conoces? ¿Te has parado alguna vez a ver el contenido que ve tu hijo en redes sociales? Aunque parezca una perogrullada el término “influencers” viene de “influir” ¿y sabes en quién influye? En tu hijo.

«En la pandemia, de hecho, las redes sociales han sido un instrumento buenísimo a la hora de poner en marcha y llevar a la práctica toda la generosidad y la solidaridad de la gente ante una situación tan difícil«

El mensaje, a pesar de todas las advertencias, es positivo.

Sí, esa es la idea. ¡Las redes sociales ofrecen muchísimas cosas. Y muchísimas son buenas. Puedes ayudar, puedes aprender, puedes conocer mundo.

De hecho, quise incluir casos reales de buen uso (quizás, por cariño, el que más me gusta sea el de “Los Reyes Magos de Cuenca” porque me recuerda mucho a mi hermano) porque, afortunadamente, hay muchos, muchísimos! ejemplos de buen uso de las redes sociales.

En la pandemia, de hecho, las redes sociales han sido un instrumento buenísimo a la hora de poner en marcha y llevar a la práctica toda la generosidad y la solidaridad de la gente ante una situación tan difícil. ¿Por qué no hacer -o, al menos, colaborar para ello- que mi hijo sea el que utilice las redes sociales para hacer el bien y no solo para entretenerse?

Y no solo eso, incluyo casos reales de sentencias en las que ya se ha condenado a menores -y a adultos- por mal uso de las Redes Sociales ¡quitémonos -y quitémosles- de la cabeza eso de que “en Internet y en las Redes Sociales no hay Ley”. Hay, hay. Y hay consecuencias en caso de que la incumplas.  

De hecho, incorporas hasta un Capítulo a modo de “Bonus track”, de pista extra, en el que vas guiando sobre cómo configurar la privacidad y la seguridad de WhatsApp, TikTok e Instagram…

He intentado que sea lo más práctico posible y que, como te digo, te puedas sentar con tu móvil e ir viendo paso a paso cómo tienes configuradas las opciones de privacidad y de seguridad en tu móvil, en tu tablet, y, por supuesto, ¡en los de tu hijo!.

Si tuvieses que definir con un único adjetivo tu libro, ¿cuál escogerías?

Uf, quizás la pregunta más difícil que me hayan hecho nunca, o casi. Creo que diría “necesario”. Necesario para los padres y para los profesores, ¡aunque te tengo que decir que, para mi sorpresa, hay padres que lo han comprado y, después de leérselo, me han dicho: «esto se lo tiene que leer mi hijo, se lo voy a dar”. Más de uno, te lo aseguro.

El libro, para el que esté interesado, está disponible en Amazon, en la Casa del libro, en la página web de la editorial, en Dykinson (tanto en tienda como online), en las principales librerías…Y está tanto en papel como en formato «ebook». Pero, si no lo encuentran, ¡que me escriban y les digo dónde!

Si se leen mi libro, estaré encantada de que me envíen un mensaje (a través de redes sociales, por supuesto) y me den su opinión: por Instagram, un mensaje privado a @aprendiendocondavara y por Twitter y LinkedIn, directamente buscando: Laura Davara

¡Ójala pueda haber más ediciones y pueda mejorarlo con los comentarios y sugerencias de los lectores!

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas:
Lo último en Política