Firmas

Por el derecho humano a la unicidad

Jesús Seligrat
Por el derecho humano a la unicidad
El abogado Jesús Seligrat en la Academia de Jurisprudencia y Legislación, donde presentó la propuesta del 'Defensor del Mayor'. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.
25/11/2021 06:46
|
Actualizado: 26/11/2021 12:18
|

Sufrimos un mundo, que, en reiterados acontecimientos de la vida, vulnera el necesario, genuino y vivencial valor de la unicidad.

Valorar, garantizar, respetar la unicidad en los seres humanos, gesta sabiduría, concordia, suma de libertades, suma de bienestar social, suma de diversidad, haciendo futuro de progreso, garantía de triunfo y exponente de éxito.

El derecho humano a la unicidad, debe ser garantizado, respetado, promovido y protegido en todo Estado Social y Democrático de Derecho, defensor en libertades y en derechos humanos, por verdad, por justicia y por inteligencia institucional.

El derecho humano a la unicidad en la Tierra, gesta talento social, cultura institucional, libertad integral en toda mujer, hombre, menores, jóvenes y mayores, cómo desarrollo existencial en el ejercicio de vivir con dignidad, protegiendo la individualidad, como base prioritaria para lograr la necesaria igualdad de oportunidades en la compleja y sabia Escuela Universal de la Vida.

Lograr un mundo donde impére la igualdad en la riqueza, desterrando la errada e injusta igualdad en la pobreza, será logrado eficazmente, respetando el ejercicio de la libertad, al garantizar integralmente el derecho humano a la unicidad, como necesario avance en toda sociedad mundial, defensora de las libertades individuales, personales, económicas en el ejercicio y desarrollo del talento, entrega, servicio y función social de toda mujer, hombre, menores, jóvenes y mayores, sin discriminaciones, sin privilegios, sin mediatizaciones, en transparencia con la verdad.

Resulta evidente, público y notorio que, cada ser humano es único, exclusivo e irrepetible.

Negarlo, constituiría negar la realidad vivencial de cada amanecer en el desarrollo de la vida, con sus hechos reales, sin tergiversaciones mediáticas, ni utopías.

La evidencia en la ciencia y conciencia de la Humanidad, no debe ser inaceptada, tapada, borrada ni ocultada, ya que, de lo contrario, lejos de avanzar en derechos y en libertades, generaría tétrico y escandaloso retroceso, con perjuicio para todas y todos los seres humanos de la Tierra que defendemos el derecho a la libertad de la verdad, el derecho a la unicidad en todo ser humano y el derecho a la libertad individual, económica y vivencial de toda persona con garantía de su libre personalidad.

DERECHO HUMANO A LA PERSONALIDAD

Proteger, garantizar los derechos individuales, las libertades individuales, logran las más progresistas metas y normativas sociales nacionales, comunitarias, internacionales en toda sociedad nacida y desarrollada democráticamente institucionalmente, legalmente, como garante en el derecho humano a la unicidad, en el derecho humano a la personalidad, como exponente máximo de libertad.

Garantizar la igualdad en todos los seres humanos, se logrará eficazmente, respetando el derecho humano a la unicidad, el derecho humano a la personalidad, el derecho humano a la libertad individual y económica de toda persona, sumando derechos y libertades en un marco normativo social de solidaridad internacional, acrecentando la función social del Derecho, como matriz de reconocimiento integral de la cultura de las libertades.

Resultaría inviable todo corazón social, que careciera de latidos, como resultaría ilegítima toda razón legal que no garantizara el derecho humano a la unicidad, el derecho humano a la personalidad, el derecho humano a la libertad individual y económica de todos los seres humanos en la Tierra.

Con supremo respeto y avanzada reflexión social, considero que, la más sólida base para lograr la igualdad en todos los seres humanos, reside en garantizar el derecho humano a la unicidad como talento social, inteligencia institucional y progresiva cultura de las libertades, en aras de obtener un mundo más justo y transparente, sin discriminaciones, sin mediatizaciones y sin falsedad.

¡Si del amor nació la vida en la Humanidad, qué de la suma de derechos y libertades individuales, jamás quiebre en la Tierra la transparencia de la verdad, garantizando el Derecho Humano a la Unicidad!

En esta noticia se habla de:

Otras Columnas por Jesús Seligrat:
Últimas Firmas