Alibaba despide a una empleada que denunció a un compañero de trabajo y a un cliente por una agresión sexual
La empleada había difundido información falsa sobre su agresión y por la ausencia de gestión del caso por parte de la empresa. En China, los temas de acoso y agresión sexual rara vez se planteaban en la esfera pública hasta que el movimiento #MeToo despegó en 2018, cuando una estudiante universitaria de Pekín acusó públicamente a su profesor de acoso sexual.

Alibaba despide a una empleada que denunció a un compañero de trabajo y a un cliente por una agresión sexual

|
13/12/2021 06:47
|
Actualizado: 14/12/2021 12:34
|

El gigante chino del comercio electrónico Alibaba Group Holding ha despedido a una empleada que acusó a un compañero de trabajo y a un cliente de agresión sexual. Un hecho que, al parecer, sucedió a principios de este año, de acuerdo con el periódico gubernamental chino Dahe Daily.

La empleada, entrevistada por el diario, declaró que le comunicaron la rescisión de su contrato a finales de noviembre pasado; ella publicó después una copia de su carta de despido.

En la misma, Alibaba Group Holding afirmaba que la empleada había difundido información falsa sobre su agresión y por la ausencia de gestión del caso por parte de la empresa.

Y añadía que esto «causó una fuerte preocupación social y tuvo un mal impacto en la empresa».

La joven respondió, en declaraciones al Dahe Daily, afirmó que no había cometido ningún error y que presentaría batalla legal.

«No he cometido ningún error, y ciertamente no aceptaré este resultado, y en el futuro utilizaré medios legales para proteger mis derechos e intereses», manifestó.

Alibaba respondió con el silencio.

AFLORÓ EN AGOSTO

El escándalo afloró el pasado mes de agosto, cuando la empleada publicó el relato de lo que le había ocurrido a través de la intranet de la empresa en el que afirmaba haber sido agredida sexualmente por un compañero de trabajo y un cliente durante un viaje de negocios.

Alibaba despidió a esta trabajadora y a otros 10 empleados por hacer público el incidente.

La fiscalía china, que abrió un investigación sobre el asunto el pasado mes de septiembre, ordenó la detención del cliente. Sin embargo, sobre el compañero de la empleada de Alibaba concluyeron que había cometido lo que allí se denomina «indecencia forzada», pero no un delito de agresión sexual.

En China, los temas de acoso y agresión sexual rara vez se planteaban en la esfera pública hasta que el movimiento #MeToo despegó en 2018, cuando una estudiante universitaria de Pekín acusó públicamente a su profesor de acoso sexual.

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas:
Lo último en Tribunales